La epilepsia en verano

diseño: freepik.com

Las vacaciones de verano, ese merecido descanso en nuestra rutina que nos permite desconectar, hacer cosas diferentes y recargar energías.

Pero la epilepsia, como cualquier enfermedad crónica, no hace vacaciones y si queremos ir de viaje nos la tenemos que llevar con nosotros.

¿Es seguro viajar con epilepsia? ¿Tenemos que hacer algo especial? ¿Mejor nos quedamos en casa? Veamos… 

Soy de esos médicos que creen que un paciente crónico no es un enfermo, sino una persona con una enfermedad.

Para mí lo más importante de una persona es su proyecto de vida. En este proyecto influyen las circunstancias de cada uno, entre las cuales está la enfermedad (de la que nadie se libra, por cierto), y esas circunstancias modelan el proyecto, nos obligan a cambiarlo. Se trata de poner a la enfermedad en su sitio, para que tenga la importancia que merece en cada momento de nuestra vida, pero no sea el centro de la misma.

Volviendo sobre la epilepsia y los viajes, los consejos no valen lo mismo para todos y hay una serie de consideraciones que deberíamos tener en cuenta.

Por eso he preparado un

Billete para viajar con epilepsia

viajar con epilepsia  Pero es conveniente leer la letra pequeña y “seguir las instrucciones”…

Consideraciones antes de viajar con epilepsia

Lo primero, las características de la epilepsia:

  1. Tipo de epilepsia
  2. Control de las crisis
    • aunque se trate de una epilepsia grave, si las crisis están bien controladas el viaje será mucho menos problemático.
  3. Tipo de crisis
    • las crisis que causan caída o que pueden ser muy prolongadas, tienen un riesgo mayor de complicaciones
    • mientras que otros tipos de crisis, como las ausencias, no suelen complicarse
  4. Tiempo de evolución de la epilepsia
    • si hace tiempo que se inició la epilepsia, nuestro conocimiento y experiencia sobre sus características y manejo nos darán una mayor seguridad.

Asociación de la epilepsia a otros problemas

sobre ruedas

corto: “sobre ruedas”

La epilepsia puede acompañarse de otros problemas de salud, como dificultades cognitivas o trastornos de movilidad, que habrá que tener en cuenta a la hora de viajar.

 

 

Puede haber problemas familiares, hay niños cuyos progenitores no conviven y pasan el verano “repartido” entre dos sitios. La mayoría de las veces no supone ningún problema, pero en algunos casos he visto situaciones desagradables que además ponen en peligro la salud de los niños.

Es imprescindible que los padres dejen de lado sus diferencias y se pongan de acuerdo para ofrecer los mejores cuidados a sus hijos.

Fruto del desconocimiento de la epilepsia, persiste una percepción social negativa que hay que vencer para evitar la discriminación. Especialmente en las actividades de ocio infantil es necesario encontrar comprensión e informar adecuadamente a los responsables. Organizaciones como Mar de Somnis realizan una excelente labor realizando actividades de ocio específicas y divulgación.

Elegir el destino

Aunque la epilepsia esté bien controlada y sea leve, nunca te puedes fiar. Asegúrate de que encontrarás asistencia médica adecuada en el lugar de vacaciones.

Habla con tu neuropediatra

Antes de viajar comenta con tu neuropediatra los detalles, pídele su opinión sobre la situación médica de tu hijo pero también sobre la conveniencia de las actividades programadas y del lugar de destino. Pídele un informe en el que conste:

  • el diagnóstico y el tipo de epilepsia
  • una descripción de las crisis
  • los fármacos que está tomando, dosis y posología
  • recomendaciones en caso de descompensación

Preparando la maleta

Además del informe reciente que le habrás pedido a tu médico, si se trata de una epilepsia de larga evolución o compleja acompáñalo de un resumen del historial médico. Llévate los originales y varias copias, pero nunca entregues el original.

No olvides los documentos que te permitirán acceder a la atención sanitaria en tu destino. Dependiendo de cual sea necesitarás la tarjeta sanitaria de tu comunidad autónoma, tu número de afiliación a la seguridad social, el seguro médico o la tarjeta europea. Si viajas a países en los que no tienes cubierta la asistencia sanitaria infórmate antes de viajar.

Incluso si no salimos de España, el niño debe llevar consigo toda la medicación que va a necesitar para el tiempo que esté fuera de casa. Sin la receta médica adecuada es posible que no le puedan vender la medicación en la farmacia, y en el extranjero es posible que el fármaco que toma no esté comercializado o lo esté con otro nombre o formulación. Si la medicación se acompaña de un informe médico, no tendremos ningún problema en los controles del aeropuerto ni en las aduanas.

Destino: pasarlo bien

Las vacaciones se prestan a alterar nuestras rutinas y esto puede entrañar riesgos y descompensación de la epilepsia. El objetivo es conocer los riesgos para pasarlo bien y evitar que nada estropee nuestras vacaciones.

Evitar riesgos

viajar con neuronas en crecimientoLos buenos hábitos alimentarios y de sueño así como los horarios de la toma de la medicación deben mantenerse.

No es necesario seguir un horario a rajatabla, pero sí evitar dormir pocas horas o saltarnos comidas ya que un cerebro mal descansado y mal alimentado es más susceptible a convulsionar.

Si viajamos tan lejos como para cambiar de huso horario, adaptaremos las horas de tomar la medicación a las del lugar de destino. Después de las comidas (normalmente desayuno o cena) es una buena forma de evitar despistes.

Responsabilidad, sensatez y prudencia

Los adolescentes, y especialmente los que viajan solos, deben ser responsables de su enfermedad y de su medicación.

Debe conocer los riesgos que entraña para su salud probar alcohol o drogas cuando se está tomando fármacos antiepilépticos (es una mezcla letal y está absolutamente prohibida).

Además, la legalidad cambia según los países y puede verse involucrado en problemas graves con serias consecuencias.

 Sobre todo, ¡no te olvides de disfrutar de tu viaje!

¿Comentarios? ¡Seguro que sí! compártelos por favor, todos aprendemos si comentas.

↬  2014 © mj mas

_________________________<sobre esta información>

Gráfico: viajar con epilepsia. © mj mas (si lo usas cítame).
Corto: “sobre ruedas”, interpretado por Gema Hassen-Bey y dirigido por Chus Gil; en Youtube
Gráficos decorativos: freepik.com

Relacionados:

Sobre epilepsia en el blog

Enlaces de interés: Mar de somnis

Acerca de mj mas

Neuropediatra · Ejerzo la Medicina con Ciencia y humanidad. Aquí divulgo sobre el imperfecto cerebro humano.

»

  1. […] Reblogueo esto en ¡A tu salud! […]

  2. Alba dice:

    Excelente y optimista el artículo, MJ! Es otra manera distinta de ver una enfermedad crónica sin dejar de lado la precaución. Me ha gustado la imagen del billete.
    Feliz verano!

  3. 1vin dice:

    Gran entrada sí señor. Se ve que vas dominando el tema de las imágenes personalizadas (muy buenas e ilustrativas!). El párrafo sobre el enfermo crónico y su enfermedad; maravilloso

  4. Esther dice:

    Muchas gracias por el artículo MJ, me ha servido de mucha ayuda para saber más cosas de las que ya sabía.
    Un saludo.

  5. Silvina Caggia dice:

    Artículo Alentador! ayuda mucho a las mamás! Gracias

  6. Carmen Nieto dice:

    Interesante información, pero quiero saber loa riesgos para viajar en avión por cinco horas para una joven con síndrome down y epilepsia refractaria,

    • mj mas dice:

      Hola Carmen, esos detalles debes preguntárselos al médico que le atiende.
      Gracias por leer y por tu interés en Neuronas en Crecimiento.

Si comentas, todos aprendemos. ¡Gracias!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s