Los niños también sufren depresión.

¿Sabrías identificar la depresión infantil?riesgo suicidio

La depresión en la infancia tiene síntomas distintos a los del adulto y a menudo pasa desapercibida porque no pensamos en ella o se confunde con otros problemas que pueden ser consecuencia del estado de ánimo.

Para identificar un problema es necesario conocerlo. Y aunque este es un problema de salud mental, también atañe a la neurología infantil ya que se asocia frecuentemente a otros problemas o incluso es origen de ellos.

¿Intentamos conocer un poco mejor la depresión infantil?

¿Qué es la depresión infantil?

La depresión no es estar triste o reaccionar con tristeza a una situación grave. Como los adultos, los niños se sienten profundamente tristes cuando hay cambios que alteran la “normalidad” en su vida. La muerte de un ser querido, el divorcio de sus padres, el diagnóstico de una enfermedad crónica, los problemas económicos de la familia, el fracaso escolar o el rechazo de un amigo…

Es normal y sano que el niño reaccione con tristeza ante la adversidad o la pérdida. Situaciones que ha de aprender a identificar para manejar mejor sus sentimientos. Los padres y la familia deben ayudar al niño en la educación de su vida afectiva y la mayoría de las veces superará estas situaciones en un tiempo prudencial.

Enfermedades como el hipotiroidismo o las enfermedades neuromusculares pueden causar síntomas similares a la depresión. Y otros trastornos como el TDA-H o el autismo causar una alteración grave y prolongada del estado de ánimo. Es muy importante identificar estos problemas para abordarlos adecuadamente, si se hace así, los síntomas de depresión desaparecen con el tratamiento del problema subyacente.

La depresión sin una “causa” subyacente o que no es debida a una reacción normal ante una situación adversa debe de detectarse y tratarse en consecuencia, ya que es una enfermedad grave que puede tener consecuencias nefastas. Se trata de un trastorno crónico del ánimo y a menudo pasa desapercibido o no se le da la importancia debida.

Básicamente los niños pueden padecer tres tipos de trastornos del ánimo:

  • la depresión mayor
  • la distimia –tristeza menos intensa pero de mayor duración–
  • el trastorno bipolar o enfermedad maníaco-depresiva.

Todos ellos requieren la intervención de un psiquiatra infantil que confirme el diagnóstico e inicie el tratamiento. Cuanto antes identifiquemos y aliviemos los síntomas, mejor la respuesta y el pronóstico.

¿Cuando debemos sospechar que un niño sufre depresión?

Para empezar, la depresión en la infancia no es tan rara. Se calcula que hasta el 5% de las personas sufren un episodio depresivo antes de la mayoría de edad.

La causa de la depresión no es conocida pero en muchos casos parece haber un origen genético, ya que es frecuente encontrar antecedentes de depresión en los familiares de primer o segundo grado. Esto se considera un factor de riesgo.

En las familias con antecedentes de depresión, es más frecuente que los niños tengan episodios depresivos ante situaciones altamente estresantes o una ansiedad prolongada; o se desencadene cuando además hay trastornos del aprendizaje escolar –como el TDA-H–, de la conducta o del neurodesarrollo –como la discapacidad intelectual o el autismo–.

En los estados de ánimo el sistema límbico cerebral tiene una gran importancia. Se trata de un conjunto de estructuras muy complejas que forman “un círculo” en la parte más central del cerebro y que separan la corteza cerebral –donde se asienta el pensamiento consciente y las funciones superiores– del hipotálamo –que regula las funciones que garantizan nuestra supervivencia como alimentarnos, dormir o las relaciones sexuales–.

Esto hace más fácil comprender que mucho síntomas y signos de depresión no son “exclusivamente” emocionales.

sistema límbico

Síntomas de depresión en la infancia.

Los síntomas de la depresión en la infancia y en la adolescencia tienen puntos en común con los del adulto, pero también síntomas específicos que pueden manifestarse de forma distinta en cada edad.

Para poder detectar la depresión hay que conocer como es el comportamiento normal del niño. Los que mejor le conocen son sus padres, pero también los maestros y profesores pueden sospechar que padece un trastorno del ánimo, aunque no debemos precipitarnos a sacar conclusiones, creo que es bueno saber cuales son algunos síntomas más frecuentes:

1. síntomas “emocionales”:

  • el niño está triste muy a menudo
  • puede tener episodios de llanto excesivo
  • dice sentirse desesperanzado o vacío
  • está siempre enfadado o irritable
  • puede mostrar ira o agresividad extrema
  • no se valora adecuadamente, su autoestima es baja
  • se siente responsable e incluso culpable de las cosas malas que suceden

2. en cuanto a su actividad o intereses:

  • poco activo
  • se siente falto de energía o manifiesta a menudo que está cansado
  • no se divierte con las cosas que antes le motivaban y eran sus favoritas
  • cuando explica cuentos, dibuja o representa elige finales tristes y colores negros
  • aburrimiento por todo
  • prefiere estar solo y rehuye las conversaciones
  • habla de escaparse de casa
  • tiene pensamientos o habla sobre la muerte
  • expresa deseo de morirse o de matarse

3. hábitos higiénicos:

  • insomnio, tanto porque le cuesta mucho dormirse o porque se despierta a menudo
  • hipersomnia, duerme en exceso
  • disminución del apetito, con o sin ganancia de peso adecuada o incluso pérdida
  • come demasiado y gana peso concesiva facilidad
  • ha perdido interés por su aspecto físico y el cuidado de su persona

4. rendimiento escolar:

  • dificultades para concentrarse y completar sus tareas
  • le cuesta en exceso tomar decisiones
  • siempre está inseguro en sus respuestas, aún cuando están bien
  • muy sensible al fracaso y al rechazo
  • absentismo escolar frecuente
  • peleas con sus compañeros
  • no participa del juego en el patio

5. molestias físicas frecuentes sin causa clara:

  • dolores de cabeza
  • dolores de estómago
  • mareos, náuseas o vómitos
  • refiere cansancio e incluso su actividad física ha disminuido

¿Qué hacer ante la sospecha de depresión?

Lo peor es no hacer nada. Si pensamos que el niño está demasiado triste o incluso deprimido ¡actuemos!

depresión infantilAconsejaría evitar frases como “son cosas de niños”, “ya se le pasará”, “tiene que aprender”… Sin duda es un niño y tiene que aprender, pero ¿qué tal si le ayudamos? Ese es el papel del adulto, la mayoría de las veces no se le va a pasar sin más…

Fundamental: saber que está pasando, hay que hablar con el niño.

Hablar es muy difícil, muchas veces tenemos prisa por dar nuestra opinión y olvidamos lo verdaderamente importante de la conversación: escuchar. Esto es especialmente difícil con el adolescente, pero si no escuchamos realmente lo que le preocupa, ¿cómo vamos a conseguir que nos escuche él a nosotros?

Necesitamos saber cuales son sus sentimientos, preocupaciones, las cosas que pasan en casa o el colegio que le causan malestar. Vamos a abordar una conversación íntima, hagámoslo en un lugar íntimo y prestándole toda nuestra atención. Hay que evitar interrumpirle mientras se explica y también el “interrogatorio acusatorio” o el tono de superioridad. Debe comprender que queremos ayudarle a superar sus dificultades, que no vamos a juzgar ni a castigar. Intentaremos ganarnos nuestra autoridad desde la confianza mutua y el respeto.

Aún cuando creamos que ya hemos entendido lo que le pasa, no nos precipitemos en dar una opinión. Antes reconstruyamos su historia con nuestras propias palabras para que comprenda que realmente queremos entender. Sobre todo en los adolescentes, antes de darles nuestra opinión es bueno preguntarles si quieren oírla.

En ocasiones puede ser bueno buscar el apoyo de otro adulto que aporte al niño otras perspectivas válidas para nosotros.

Si tras escuchar estamos preocupados por su salud, debemos acudir al pediatra. Muchos síntomas de los que hemos visto más arriba pueden estar causados por un problema médico. Y además en muchas ocasiones también puede ser necesaria la atención psicológica o la prescripción de algún fármaco. Los adultos debemos superar los miedos y tabúes sobre los problemas de salud mental. Ignorarlos o banalizarlos no los hará desaparecer, muchas veces los hará empeorar.

La palabra muerte o suicidio debe activar todas nuestras alarmas, no la dejes pasar, considéralo una emergencia real y pide ayuda siempre.

Resumen final.

Vemos que la depresión en la infancia es más frecuente de lo que podríamos pensar, que los niños sufren y que puede tener consecuencias graves, tanto para su desarrollo como persona como para su salud física y mental.

Los síntomas y signos de depresión pueden ser debidos a otros problemas o, por el contrario, otros problemas acabar causando una depresión.

Ante la duda es bueno escuchar atentamente al niño y ofrecerle un clima de confianza y seguridad que sin duda está necesitando.

Seamos conscientes de que la depresión no es pues un asunto marginal ni leve en la infancia. Debemos tomárnosla muy en serio, alejar nuestros propios temores y consultar con el pediatra ante la menor duda y exprésale de forma clara tus sospechas y temores usando la palabra depresión.

↬  2015 ©  mj mas

_________________________[sobre esta información]

Gráficos: “riesgo suicidio”, sistema límbico” y “depresión infantil” por ©mj mas

Relacionados:

 

Acerca de mj mas

Neuropediatra · Ejerzo la Medicina con Ciencia y humanidad. Aquí divulgo sobre el imperfecto cerebro humano.

»

  1. agarcia2012 dice:

    Muy bien explicado y documentado. Felicidades, Maria José. 😉

Si comentas, todos aprendemos. ¡Gracias!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s