En el día internacional para erradicar la pobreza

no puedo dejar que pase sin compartir con vosotros la importancia que los factores culturales, sociales, medioambientales y económicos tienen en el neurodesarrollo.

Neurodesarrollo factores

Este gráfico lo habréis visto ya varias veces en el blog (y volveréis a verlo). Lo he adaptado de una genialidad del Dr. Natalio Fejerman que permite explicar de forma gráfica los factores que influyen en el neurodesarrollo.

A veces tendemos a pensar en el neurodesarrollo como un proceso exclusivamente biológico, pero en absoluto es así. El cerebro en desarrollo es muy sensible a las situaciones de pobreza, al nivel socioeconómico de las familias, a su capacidad de afecto o al tiempo de calidad que los hijos dedican a sus padres.

El gráfico permite explicar como muchos factores ambientales y culturales actúan a través de factores biológicos (y viceversa) modificando así el neurodesarrollo.

Pondré algunos ejemplos, seguro que se os ocurren muchos más.

Factores sociales y herencia genética.

Ciertas religiones prohíben a sus miembros casarse y tener hijos con personas de otra religión. En algunos lugares del mundo estas religiones son (o han sido) tan minoritarias que sus fieles acababan casándose con miembros de su propia familia o clan. Esto hace que algunas enfermedades neurológicas (y otras que no lo son) sean más frecuentes entre las personas con determinada religión (como la enfermedad de Tay-Sachs entre los judíos asquenazí).

Lo mismo sucede cuando las comunidades viven en zonas aisladas y remotas de las que hasta hace poco era difícil salir o entrar porque las mismas barreras naturales lo impedían.

O en sociedades donde es muy difícil relacionarse con personas de un nivel sociocultural diferente al propio.

Pobreza y desarrollo cerebral.

La pobreza favorece las carencias nutricionales, por ejemplo la anemia infantil. Una dieta pobre en hierro favorece la anemia pero además el hierro es esencial en la síntesis de neurotransmisores –sustancias químicas con las que se comunican las neuronas entre sí–, que cuando son deficientes durante el neurodesarrollo la madurez cerebral se altera.

La falta de educación alimentaria hace que los niños tengan dietas pobres en fruta,  legumbres y verdura –fuente de vitaminas y aminoácidos que solo podemos obtener comiendo estos alimentos– y excesivas en azúcares refinados y grasas. Es más caro comer frutas y verduras que pizza o comida rápida. Así se favorece la obesidad, que causa alteraciones en el hipotálamo –la pequeña región del cerebro que regula entre otras la actividad hormonal– y es más frecuente en niños de bajo nivel socioeconómico.

Cuando el niño está con su padre o su madre, es mucho más probable que reciba atención, que le hable, que le abrace, que le de besos, corrija sus acciones… la relación con sus progenitores favorece la estimulación psicosensorial del niño pequeño más que la relación con cualquier otro adulto. Un bebé que recibe mimos y caricias de sus padres tiene una liberación óptima de hormonas tiroides, esenciales para el crecimiento del cerebro. Las personas con bajos ingresos necesitan trabajar muchas más horas para poder tener un salario que les permita vivir con dignidad. Esto disminuye el tiempo que pueden dedicar a sus hijos. Un claro ejemplo de como los factores sociales (tiempo en casa con los hijos) modifican factores biológicos (secreción de hormona tiroidea).

Muchas otras carencias que sufren las personas en situación de pobreza son determinantes de un buen neurodesarrollo, sobre todo cuando falta una adecuada oportunidad de tener una educación académica y un buen acceso a servicios de salud de calidad.

El mal desarrollo cerebral favorece la pobreza.

Una persona que sufre fracaso escolar, porque por ejemplo padezca TDA-H y nunca haya sido atendido, cuando acabe sus estudios tendrá menos probabilidades de tener un trabajo con alta remuneración. Esto es un factor biológico (TDA-H) que modifica un factor socioeconómico. Lo mismo podemos suponer que sucede a muchas personas con discapacidades diversas, físicas o mentales: PCI, autismo, discapacidad intelectual…

Gracias por compartir conmigo estos minutos de reflexión. 

Seguro que tienes algo que comentar. ¿Lo compartes? Así aprendemos todos.

↬  2015 ©  mj mas
_______________________________<sobre esta información>

Gráficos: “factores del neurodesarrollo” por ©  mj mas.

Relacionados:

Acerca de mj mas

Neuropediatra · Ejerzo la Medicina con Ciencia y humanidad. Aquí divulgo sobre el imperfecto cerebro humano.

»

  1. Mi queridísima Doctora ¡que gran tema! Mi abuela paterna no sé de donde sacaba tantos dichos y refranes, diría: “sobra tela”.
    Debo tener una monografía escrita por un médico mexicano titulada: “Patología de la pobreza”. La escribió hace más de 50 años; cuando a mí lo único que me interesaba era jugar futbol y ya en mi época de estudiante de medicina era una lectura obligada por que en aquellos años no sé si todas las carreras universitarias pero sí la de medicina tenía un gran enfoque social; que pena que el neoliberalismo la haya transformado. Lo relevante era cómo el médico de aquella lejana época podía influir en la comunidad para generar bienestar sociocultural además de salud.
    A los judíos les encanta atesorar el dinero de todo el mundo y tristemente son el grupo étnico con más enfermedades por “atesoramiento” principalmente por las razones que usted comenta. La genética es bárbara, pero más el dinero.
    En TW hago algunos comentarios frívolos o intrascendentes con respecto a las bicicletas en donde la parte visible es mi gusto por ellas y mi modesta colección. El trabajo serio (para mí) de mi afición por las bicis tiene tres vertientes: En relación a su artículo le diré que un grupo de amigos y su servidor estamos concluyendo un trabajo muy interesante sobre cómo influyó el uso de la bicicleta; principalmente en Inglaterra, en donde tan solo en una generación se redujo hasta en un 23% la consanguinidad por el hecho de que los chicos se casaban con chicas que vivían en poblaciones más alejadas entre sí con un radio de más de 60 km. Así es el amor.
    Otra vertiente es toda la expresión artística relacionada con la bicicleta, principalmente en la plástica.
    La otra es la movilidad muy compleja por la gran cantidad de intereses en contra y tan pocos a favor. De esta parte deriva la búsqueda del carácter igualitario que sentimos cuando andamos en bici. Más complejo que el rollo del urbanismo. En este lado del mundo no nos sorprende ver como una persona pobre o al menos con poco dinero; en algún sorteo, lotería etc. se gana sumas millonarias y pasados algunos años esa persona vuelve a estar en su situación económica previa. “El que nace para maceta del corredor no pasa” diría mi abuela. Alguna vez leí que hay algo en la genética. ¿Venimos a este mundo con un gen para ser pobres o para ser ricos? Ya por último; tuve la fortuna de que me cuidaran y mal educaran mi abuela paterna, mi madre, dos tías paternas y una institutriz de origen alemán que además de los mimos; me enseñaron las cosas más importantes de mi vida, ¿qué hubiese sido de mi sin todo su cariño y atención?
    Hay una “rola” de un rockero inglés Brian May que dice: Too much love will kyll you.
    Siempre es un gusto leerla.

    rb

    • mj mas dice:

      ¡Qué interesantes cosas me cuenta Doctor!
      Ojalá el médico no hubiera abandonado nunca su labor social. Pero la mayoría de médicos hoy en día trabajan para un tercero, que en España suele ser un servicio de salud pública, a ese tercero no suele importarle nada la faceta social del paciente.
      No creo que haya un gen de ser pobres, creo que la educación que recibe una persona en su infancia es fundamental. Si te educan para generar y atesorar riqueza difícilmente lapidarás tu patrimonio, si te educan (o no hay más remedio) en vivir al día y para gastar de lo que dispones (porquero hay más) resulta difícil comprender que cuando tienes mucho y notases nada con ello también puedes perderlo… Por eso lo que comenta de lotería tiene mucho que ver con lo que expongo en la entrada.
      Tengo dos peticiones para usted:
      1. ¿donde podría encontrar esa monografía “patología de la pobreza”?
      2. me gustará mucho conocer el resultado del trabajo sobre las bicis, ¿se acordará de mí y me lo hará llegar?
      Muchas gracias por el aporte, interesantísimo sin duda.

      • Doctora María José buenos días.
        Muchas gracias por dar contestación a mis comentarios. Con gusto le hago llegar lo que encuentre en relación al ensayo del Dr. Celis que originalmente tituló “Patología de la Miseria”. Y que dio origen a más ensayos por los estudiosos del tema.
        Respecto a las bicis y su movilidad con gusto la tengo al tanto de los resultados que se obtengan. Sobre las bicis se escribe todos los días temas que si no conocemos, no es difícil imaginar: salud, medio ambiente, economía etc. Nosotros buscamos cosas diferentes en donde pareciese que la bici nada tiene que ver.
        Cuando las personas que dirigen la seguridad social de su país o del mío quieren hacer bien su trabajo, las cosas funcionan, le comento muy rápido un solo ejemplo. En las décadas de los 60s y 70s del siglo pasado, en mi país y tengo entendido que en otros sucedió lo mismo, se implementó un programa cuyo objetivo general era reducir la elevada tasa de mortalidad infantil. Contemplaba tres acciones muy sencillas en la teoría y en la práctica.
        1).- Control de la fertilidad.
        2).-Lactancia materna.
        3).- Hidratación oral
        y 4).-Programa nacional de vacunación.
        Con todos los recursos del estado estas acciones sencillas dieron resultados increíbles. La seguridad social funcionaba económicamente con una aportación tripartita (trabajador, empresa y estado). Las instituciones de salud manejaban su presupuesto. Los tres niveles de atención funcionaban bastante bien. En algún momento perdimos el rumbo.
        Con todo el avance tecnológico las cosas debería estar mejor. Algo estamos haciendo mal.
        Siempre es un gusto leerla.

      • mj mas dice:

        Gracias Doctor, verdaderamente en algún momento perdimos el rumbo. Espero que volvamos pronto a la senda correcta.
        Un afectuoso saludo.

  2. Yolanda dice:

    Querría añadir que a su vez, cuando se da un problema de neurodesarrollo el nivel económico de la familia baja unos cuantos peldaños. Ni la sanidad ni la educación pública cubren las necesidades terapeúticas de los niños y los padres se ven obligados a gastar cantidades desorbitadas en terapias en el sector privado. Como consecuencia los recursos familiares disminuyen, empeora la dieta, aumenta el estrés y el aislamiento social. Así que, en cierta medida, es la pescadilla que se muerde la cola.
    PD: A mi hijo con autismo le han dado el alta en neurología pediatrica de la red vasca de salud con 3 años porque dicen que no pueden hacer nada por él. ¿Un neuropediatra privado me hubiera dicho lo mismo? Lo dudo.

    • mj mas dice:

      Has explicado mejor que yo el quid de la cuestión, Yolanda.
      Yo no creo en la Sanidad Pública actual precisamente por eso que explicas, no dedica recursos suficientes a personas con problemas crónicos. Yo creo que la sociedad debería volcar sus esfuerzos en las personas con problemas crónicos y que necesitan mucho esfuerzo económico para poder mejorar su situación.

      Si con este blog consigo dar un poco más de visibilidad a las personas con patologías discapacitantes y sus problemas reales, me daré por satisfecha.
      Un abrazo.

  3. Rosa dice:

    Mi hijo tienen tres años. Diagnosticado, a lo bruto, de TEA. Por una neuróloga que en una visita médica de media hora ya le ha colocado la etiqueta.
    Tiene rasgos de TEA, es verdad, problemas con el lenguaje, rigidez en el juego, con los otros niños
    Por contra cuando enpezamos con problemas de lenguaje y atención, al mismo tiempo empezó con crisis de ausencia ( ¿petit mal?? ) que le duraron cerca de un año. Al final el diagnóstico de estas crisis, ya que han ido desapareciendo con el tiempo es: crisis paroxísticas no epilépticas.
    Nadie ha considerado como estas crisis, que durante meses eran muchas cada día, han podido influir en el neurodesarrollo de mi hijo.

    Yo he dejado de trabajar, para poder estimularlo al máximo, por suerte con el sueldo de mi marido podemos vivir.
    Aquí en Catalunya, la pública tiene unos centros de estimulacion con psicólogos y neurólogos llamados CDIAP, que son fundaciones privadas financiadas con dinero público. En mi zona los CDIAP que hay son un desastre, la estimulación que ha tenido mi hijo en estos centros ha sido nula.
    He tenido que ir a la privada, con el consecuente desembolso económico que esto supone. Ahora mi hijo va avanzando día a día.
    Me da mucha rabia que haya muchos niños que solo pueden ser estimulados en la pública, que en mi zona no funciona. Me consta que otros CDIAPs sí funcionan.
    Mi caso es un ejemplo de como la pobreza influye en el neurodesarrollo. Yo Puedo pagar una estimulación adecuada para mi hijo. Pero quien no tiene recursos económicos, solo le queda el CDIAP.
    No es justo que el futuro de un niño dependa de factores económicos. Porque la Pública no ofrece una estimulación correcta para niños con problemas.
    Gracias.

    • mj mas dice:

      Muchas gracias Rosa por compartir tu experiencia, que aún sin conocerte sé con certeza que es cierta pues es lo que vivo yo también aquí en Cataluña. Tengo la fortuna de trabajar en un CDIAP en el que las cosas se hacen bien, y eso me enorgullece, pero aún así los recursos y esfuerzos destinados desde las administraciones públicas: sanidad, educación y bienestar social, son escasos insuficientes y mal repartidos.
      Creo sinceramente que los responsables no tienen ningún interés real en esto, llevan demasiado tiempo con esta responsabilidad y parece que aún no han comprendido nada puesto que no hacen nada por cambiar ni mejorar las cosas.
      ¿Podemos hacer algo? yo creo que sí. Tenemos que dar más visibilidad a los problemas reales para que tengan una voz más fuerte, y eso es parte de lo que trato de hacer escribiendo este blog, aunque sé que es modesto y poco.
      Un abrazo.

Si comentas, todos aprendemos. ¡Gracias!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s