Descansar, abandonar la actividad habitual para hacer otras cosas y relajarse. Eso son las

vacaciones

Este ha sido un fantástico curso en el que he aprendido muchas cosas, tanto profesionalmente como en el blog y en las redes sociales.

Vacaciones 2016

 

En el nuevo curso me esperan nuevos retos que espero afrontar con las energías necesarias. Para eso es imprescindible descansar. Por eso, por unos días, dejaré de publicar en el blog.

Si os gusta la neuropediatría os invito a leer las entradas ya publicadas que sean de vuestro interés. Como sabéis los temas son muy variados –mirad las categorías en la barra lateral–, así que es posible que encontréis varios de vuestro gusto.

Mantendré una cierta actividad en Facebook –¡Como!, ¿No sabes que tengo página de Facebook? 😉 – donde hablaré sobre vacaciones y descanso y en Twitter –me apetece tuitear sobre neurodesarrollo con la etiqueta #100NeuroDES, por si la queréis seguir–. También compartiré algunas fotos en Instagram, procurando darles un “aire” neurológico, a ver si me sale…

Antes de desearos felices vacaciones os dejo la curiosa historia de la sinfonía número 4 de Joseph Franz Haydn (1732-1809). Que como veréis tiene mucho que ver con el descanso.

Joseph Haydn es el paradigma de la Música Clásica vienesa, con 104 sinfonías compuestas se le conoce como “el padre de la sinfonía” porque dotó a esta forma musical de su estructura definitiva.

La música de Haydn es elegante y amable, se escucha con facilidad. Las melodías de Haydn son ligeras, intuitivas y predecibles. Características del clasicismo, las frases musicales parecen dialogar, como personajes de una reunión social. Llevan al cerebro a la siguiente nota, de manera que agrada seguir la composición porque relaja y ofrece pocas sorpresas.

A la sinfonía número 4 de Haydn también se le llama “la sinfonía de los adioses”.

Resulta que Haydn trabajó durante la mayor parte de su vida, 30 años, para el príncipe Nikolaus Esterházy. En el siglo XVIII los músicos formaban parte de la servidumbre de la nobleza, incluso llevaban librea y comían con el resto de sirvientes. Pero Haydn se sentía afortunado porque el príncipe aprobaba y estaba satisfecho de todos sus trabajos y le dejaba libertad para componer y experimentar.

El príncipe Esterházy veraneaba en el palacio familiar de Süttor, llamado Esterháza, y le acompañaban sus sirvientes que debían dejar a sus familias en Viena durante la época estival. Pero el verano de 1772 fue excepcionalmente suave y el buen tiempo se alargó más de lo esperado, por lo que el príncipe no se decidía a volver a Viena. Los músicos estaban ansiosos por regresar a casa y ver a sus familias, pero ya nos imaginamos que en el siglo XVIII nadie se atrevía ni a sugerir tal cosa, seguro que perdía su empleo.

Haydn se sintió en la obligación moral de hacerle ver a su príncipe que los músicos necesitaban volver a casa, así que compuso esta sinfonía en la que el último movimiento reservaba una sorpresa.

Como muchas tardes, el príncipe se dispone a escuchar uno de los conciertos que amenizan sus veraneos. Haydn toca el violín al mismo tiempo que dirige la orquesta. Nada raro sucede en los tres primeros movimientos, que son del agrado del príncipe, pero al atacar el final la sonata que en ese momento tiene un ritmo presto, inesperadamente se interrumpe para dar paso a otro más lento, a un adagio. Es la señal. A partir de este momento los músicos se van “despidiendo”. Progresivamente dejan de tocar y apagan la vela de su atril, hacen una reverencia y abandonan la estancia… Finalmente solo quedan dos violines –uno de ellos el propio Haydn– que también hacen mutis por el foro

Esta extraña situación hizo reflexionar al príncipe que entendió la sutil indirecta de Haydn y les envió para casa. Lejos de enfadarse, el príncipe contó con los servicios de Haydn hasta su propia muerte. Su sucesor no era amante de la música, por lo que prescindió de sus servicios pero le pagó igualmente el sueldo. Esto permitió a Haydn iniciar una gira por toda Europa que consolidó su fama como compositor.

Os invito a disfrutar de su música.

Felices vacaciones.

Buen descanso.

↬  2016 © mj mas

__________________

Gráfico: “vacaciones” por © mj mas.

Vídeo: Hadyn Abschiedssymphonie: IV. Finale (Neujahrskonzert Wien 2009 Barenboim) en YouTube

Acerca de mj mas

Neuropediatra · Ejerzo la Medicina con Ciencia y humanidad. Aquí divulgo sobre el imperfecto cerebro humano.

»

  1. Pepe Serrano dice:

    Bonita forma de despedirse! A pasar unas vacaciones geniales, las mereces! Un besote!!!

  2. Carlota dice:

    Felices vacaciones y feliz descanso! que bien te lo mereces …
    Gracias por todo lo compartido este año, dentro y fuera del blog. Por que con tu afán de comprender, conocer y compartir siempre un poco más, todos hemos aprendido.

    Hasta pronto!
    Carlota

    • mj mas dice:

      Muchas gracias Carlota.
      Me encanta formar parte de un equipo en el que todos aprendemos de todos. Gracias a ti también por lo que me has enseñado este curso.
      A descansar y retomar el próximo con más energías y nuevos proyectos.
      Un beso!

Si comentas, todos aprendemos. ¡Gracias!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s