Os dejo la última entrega de #100TEA. En esta ocasión la entrada resume los tuits dedicados al «tratamiento» del autismo.

–Entrecomillado, porque el autismo no es una enfermedad y por tanto no buscamos un tratamiento al uso–. 

Los tuits de esta última parte tratan de como mejorar las características nucleares del autismo y de como procurar una mejor inclusión social.

Este es el resumen para los lectores del blog. Os animo a seguirme también en alguna de las redes sociales que utilizo.

Podéis leer todos los tuits sobre #100TEA en Storify.

la atención debe ser individualizada

Como las características nucleares –síntomas– del autismo tienen en cada niño una intensidad variable, la atención deberá ser individualizada.

En cada niño se debe valorar las capacidades de comunicación, las habilidades sociales, su situación emocionaldepresión/ansiedad– y su forma de aprender.

El autismo NO TIENE CURA, por eso hay que huir de los «tratamientos milagro».

Debemos tener siempre presente que las personas con TEA tienen un estilo cognitivo propio, que su cerebro procesa la información de forma diferente.

Por eso, porque su modelo cognitivo es distinto debemos respetarlo, procurar entenderlo y AYUDAR. No les resulta fácil entender el modelo cognitivo de los demás, esto añadido a su poca flexibilidad puede dificultar mucho la atención.

Pero somos nosotros, con nuestra capacidad cognitiva más flexible, los que debemos adaptarnos y no al revés.

Las intervenciones más efectivas en el autismo incluyen atención conductual, educativa y psicológica. Y la efectividad aumenta cuanto más precozmente se inicie la atención. Por eso insisto en la importancia de la detección precoz.

En cuanto se sospeche que un niño pueda tener autismo hay que acudir al centro de atención temprana más cercano. Allí están los profesionales adecuados para atender a los niños con dificultades en el neurodesarrollo y por supuesto con autismo.

tratamiento integral 

Ya hemos dicho que la atención al autismo requiere trabajar en equipo. La familia debe recibir atención médica, conductual y educativa.

Los grupos de padres son una excelente herramienta para mejorar la conducta. Esta revisión Cochrane concluye que:

➡ Los padres desarrollan habilidades que mejoran el comportamiento de sus hijos.

➡ Esta revisión provee evidencia de que los programas parentales basados en grupos mejoran los problemas de comportamiento infantil y las habilidades parentales a corto plazo, al mismo tiempo reducen la ansiedad, el estrés y la depresión de los padres.

➡ No se dispone de pruebas de los efectos a más largo plazo.

➡ Logran buenos resultados a un coste aproximado de 2.217€ por familia. Costes modestos en comparación con los costes sociales, educativos y legales a largo plazo asociados con los problemas de conducta infantil.

Es fundamental que los padres participen, que sean incluídos en el equipo, y que reciban los apoyos necesarios.

pedagogía y autismo

educación del paciente - iconoEducar es dar habilidades y conocimientos para desarrollar la independencia y responsabilidad personal.

Los objetivos educativos en el niño con autismo no difieren de los del niño sin TEA, pero sí deben hacer hincapié en las dificultades que conlleva el autismo:

  • aprendizaje académico
  • socialización
  • habilidades adaptativas
  • comunicación
  • mejorar los comportamientos que interfieren
  • generalizar habilidades en múltiples entornos

Las intervenciones educativas y conductuales son fundamentales en la atención al autismo.

Hemos de tener en cuenta que los programas educativos que se han mostrado eficaces en el autismo se inician desde que aparece la sospecha de TEA y son intensivos –25horas/semana; 12 meses/año–. El ratio profesor-alumno es bajo y se busca minimizar las distracciones haciendo que las rutinas sean predecibles y los horarios visuales, también se facilita la contención física para favorezcer el aprendizaje.

Los objetivos están bien definidos y se diseñan a la medida de cada niño. Teniendo en cuenta que actividades son más adecuadas para él e incluyendo a los padres y hermanos. Se hace un seguimiento de los objetivos y se van modificando según los progresos.

Cuando se propone una interacción con otros niños no TEA, siempre se hace con objetivos educativos definidos.

Lo interesante es que las las habilidades aprendidas se apliquen luego en otros contextos.

El currículo está dirigido a mejorar los síntomas nucleares del autismo. Se buscan métodos apropiados a cada niño y que favorezcan:

  • la comunicación funcional y espontánea
  • las habilidades sociales, a través de la atención compartida, la imitación, la interacción recíproca, la iniciativa y el autocontrol
  • las habilidades adaptativas dirigidas a aumentar la independencia y la responsabilidad y disminuyan las conductas no funcionales
  • habilidades cognitivas
  • habilidades académicas

tratamiento conductual

Como hemos dicho, el niño con autismo tiene un proceso de pensamiento diferente y muchas veces comprender esto mejor es clave para mejorar la conducta.

Puede resultar muy difícil saber si una conducta determinada se produce porque hay una percepción anómala que perturba el análisis del entorno o que incluso hace que resulte desagradable. Las dificultades en la comunicación, tanto en la comprensión como en la expresión, pueden originar frustración y conductas inadecuadas –según la percepción de los demás– al contexto.

Una atención adecuada se dirigirá a mejorar las dificultades comunicativas, la conducta –adecuada en cada circunstancia– y las habilidades sociales.

las dificultades comunicativas

Conseguir una comunicación funcional es primordial, una vez más habrá que tener en cuenta las características individuales del niño. El logopeda es el profesional que mejor podrá dirigir este tratamiento y facilitar en cada niño lo más apropiado.

El objetivo es conseguir que el niño mejore su lenguaje, independientemente de cuales sean las formas de comunicación más apropiadas para él.

Se trata de trabajar el habla, el lenguaje de signos, los pictogramas u otras formas de comunicación aumentativa –dependiendo de sus capacidades– con el fin de mejorar la comunicación.

la conducta difícil

Las personas con autismo tienen dificultades importantes para interpretar su entorno y a las otras personas por lo que su conducta puede verse alterada y ser fuente de problemas.

síntomas autismoLas rabietas son muy frecuentes en los niños con autismo, especialmente cuando las dificultades comunicativas son importantes.

En general podemos decir que la conducta «difícil» tiene tres causas principales: reclamar la atención, quiere o necesita algo o algo le perturba. Hay que intentar comprender porqué ha aparecido esa conducta (lo más difícil) para poder mejorarla (lo más fácil).

el método ABA

ABA son las sílabas en inglés de Applied Behavior Analysis, que significa Análisis de Conducta Aplicada en español.

El método ABA tiene como objetivo mejorar la conducta, esto es, mantener las conductas adaptativas que se hayan mostrado adecuadas y reducir las inadecuadas.

Para ello aplica, de forma intensiva, intervenciones basadas en el aprendizaje y derivadas de principios de comportamiento con base científica. Estas intervenciones deben hacerse tanto en casa, como en el colegio y en general en el entorno social del niño.

Es un método que periódicamente realiza evaluaciones medidas y objetivadas. Esto ha permitido establecer su efectividad para mejorar la cognición, el lenguaje, el rendimiento académico y la conducta social.

Pero aunque se ha probado efectivo, como todo en la atención al autismo, no sirve para todos los niños y hay que valorar su pertinencia en función de las características individuales del niño.

terapia de integración sensorial

Utilizadas por los terapeutas ocupacionales, incluyen actividades que puedan favorecer una mejor organización sensorial. Para ello se proporcionan al niño estímulos auditivos, vestibulares, táctiles y propioceptivos a través de objetos y herramientas específicamente diseñadas para este fin.

Aunque es una aproximación plausible a muchas de las dificultades que presentan los niños con autismo, la verdad es que en estos momentos no disponemos de las pruebas científicas que nos permitan establecer el diagnóstico de trastorno del procesamiento sensorial. Tampoco hay modo de medir la eficacia de estas terapias.

Aunque carecemos de las pruebas suficientes para aconsejar este tratamiento de forma generalizada, es interesante tener en cuenta esta terapia siempre que forme parte de un tratamiento integral que tenga en cuenta el resto de terapias que sí se han mostrado eficaces.

las habilidades sociales

En el autismo, las deficiencias en la reciprocidad social, en la interacción con otros, están siempre presentes como una de las características nucleares que lo definen.

Son múltiples los métodos que tienen como objetivo mejorar estas habilidades sociales, pero ninguno se ha mostrado probadamente eficaz. Por esta razón, y una vez más, hay que tener en cuenta a cada niño y, en el caso de la socialización, su personalidad.

tratamiento médico

médicoLa atención médica de los niños con autismo no difiere en absoluto de la de los niños que no lo tienen. Por eso, los niños con autismo, deben seguir los programas de salud infantil sin excepción, incluyendo la vacunación.
Como todos los niños tiene problemas generales de salud cuyo tratamiento es el mismo. Si bien sabemos que en general, no obligatoriamente, son más propensos a tener ciertos problemas de salud.

trastornos del sueño

Suelen estar relacionados con los hábitos y rutinas del sueño, con el estrés familiar o ser debidos a problemas otorrinolaringológicos: adenoiditis crónica, sinusitis, otitis…

También pueden ser debidos a alteraciones del ritmo circadiano, especialmente en la adolescencia.

dificultades nutricionales

En la mayoría las dificultades en la alimentación están relacionadas con problemas conductuales que muchas veces guardan relación con la hipersensibilidad sensorial gustativa. Algunas texturas les resultan muy desagradables y es posible que luego asocien un color o una forma a esa textura y se nieguen a probar determinados alimentos de esa forma o color.

Puede haber problemas gastrointestinales, como vómitos, diarrea o estreñimiento o dolor abdominal recurrente. En la mayoría de ocasiones también relacionados con la dificultad de establecer rutinas adecuadas o por problemas de hipersensibilidad sensorial. Si una vez descartado esto persisten los problemas debe hacerse un estudio de la causa, como haríamos en cualquier otro niño.

epilepsia

La epilepsia es más frecuente en niños con TEA de lo que lo es en la población general.

Entre el 11 y el 39% de niños con TEA tienen epilepsia, el riesgo aumenta si hay además un déficit cognitivo.

También se han observado alteraciones del EEG que no causan crisis, con mayor frecuencia que en los niños sin TEA.

TDAH

No es infrecuente que el Trastorno por Déficit de Atención Hiperactividad –TDAH– coexista con el TEA. Si esto es así, hay que considerar la conveniencia del tratamiento farmacológico para mejorar los síntomas del TDAH.

trastornos emocionales y conductuales

La ansiedad y la depresión son frecuentes en las personas con TEA. Es muy importante detectarlas y tratarlas convenientemente.

Los fármacos para «mejorar la conducta» –psicofármacos– se han mostrado poco eficaces y deben evitarse en la medida de lo posible.

En general debe evitarse la medicación para tratar el autismo. La medicación puede ser necesaria en casos concretos: depresión, ansiedad, insomnio…

Para medicar deben establecerse objetivos terapéuticos claros y evaluables.

inclusión social

El día a día del autismo es agotador no solo para el niño que lo tiene, sino también para toda su familia.

Uno de cada 68 niños tiene alguna forma de autismo.

No es tan infrecuente. No es solo un asunto personal o familiar, es un asunto social, de todos.

¡IMPLÍCATE! porque «a ti también te pasa».

 

Si te ha gustado y crees que has aprendido algo, por favor, compártelo en tus redes sociales y en WhatsApp.

↬  2017 ©  mj mas

___________________________[sobre esta información]

Gráficos: todos por © mj mas, todos los derechos reservados.

Vídeo: “Un día de Agenda” de Marius Scarlat y Felipe Calle en YouTube.

Relacionados:

Bibliografía:

  • Mairead Furlong et al. Cochrane Review: Behavioural and cognitive-behavioural group-based parenting programmes for early-onset conduct problems in children aged 3 to 12 years (Review). Evidence- Based Child Health, 2013.
  • Richard M. Foxx. Applied Behavior Analysis Treatment of Autism: The State of the Art. Child & Adolescent Psychiatric Clinics 2008.
  • Section on Complementary and Integrative Medicine, Council on Children with Disabilities. Sensory Integration Therapies for Children With Developmental and Behavioral Disorders. Pediatrics, 2012.
  • Cristan Farmer, Audrey Thurm, and Paul Grant. Pharmacotherapy for the Core Symptoms in Autistic Disorder: Current Status of the Research. Drugs, 2014.

Acerca de mj mas

Neuropediatra · Ejerzo la Medicina con Ciencia y humanidad. Aquí divulgo sobre el imperfecto cerebro humano.

»

  1. Fanny dice:

    Un diagnóstico de Autismo es impactante. En mi caso me pregunté que hice o dejé del hacer. Porque mi Bella hija tiene esta condición, todavía lucho con la necesidad de saber porqué?? Gracias por tu publicaciones que ayudan a educarnos mas sobre este tema. 🌷🌈

    • mj mas dice:

      Muy cierto, a quien da el diagnóstico también le resulta difícil y frustrante no poder explicar porqué.
      Un afectuoso saludo y gracias por seguir el blog, Fanny.

Si comentas, todos aprendemos. ¡Gracias!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s