Hablemos de neurodesarrollo – #100NDES

El neurodesarrollo es uno de los temas principales de este blog y la base de los conocimientos de la neuropediatría.

Normal que tenga especial interés en explicarlo y divulgarlo para que todo el mundo pueda conocer mejor como sucede este proceso que nos ha traído a todos a la edad adulta.

Además, como sabéis bien los lectores del blog, el neurodesarrollo es el protagonista de mi libro «La aventura de tu cerebro». Por cierto, si lo has leído te agradecería mucho una reseña en Amazon. ¡Mil gracias!

Pues bien, este mes de agosto he decidido escribir un monográfico sobre neurodesarrollo. Para eso estoy utilizando mis cuentas de  Twitter y de Instagram. ¿Cómo lo hago? Publicando 100 tuits seguidos y unidos en un hilo de Twitter, que después dejo en un momento, y 100 posts en las historias de Instagram, que también quedarán recogidos en destacados. Además, cada semana publicaré un resumen con la información de ambas redes en este blog.

Se me ha ocurrido que podría ser una buena manera de repasar y presentar más ordenadas las entradas del blog que tratan sobre neurodesarrollo, y de ampliarlas con información de otras fuentes. Si os apetece os invito a uniros 😉

Definiendo que es el neurodesarrollo

Empezamos definiendo qué es el neurodesarrollo:
es el proceso de crecimiento anatómico y capacitación funcional del sistema nervioso que se inicia en la concepción –cigoto– y termina con la madurez –edad adulta–. Es un proceso largo y costoso.

Tienen cerebro los seres vivos complejos con capacidad de movimiento. Al desplazarse necesitan poder recoger la información del entorno para adecuar sus funciones corporales y su conducta.
Si tuviéramos que usar una sola palabra para describir la función del cerebro, yo escogería adaptación. El cerebro sirve para adaptarnos y nos permite habitar toda la extensión de nuestro planeta.

El cerebro humano es tan complejo que aún desconocemos muchas cosas sobre su anatomía y función.
Para estudiarlo, podemos intentr hacer un mapa, como nos explica en este vídeo el Dr Allan Jones.

Nuestro cerebro posee unos 86000 millones de neuronas, que suponen sólo el 20% del total de las células cerebrales, la mayoría son células gliales que dan soporte a las neuronas y son fundamentales en el metabolismo cerebral. Por eso toda esta complejidad ha de estar perfectamente organizada. Cada célula en su sitio, conectada a las adecuadas, formando circuitos que se activan para regir la conducta… Y todo esto sucede gracias a los genes. Aunque sólo conocemos algunos, ¡su número impresiona!

Mientras los genes definen las capacidades humanas (QUÉ), el entorno modelará su expresión (CÓMO) y será gracias a la plasticidad cerebral, pues nacemos con la capacidad de aprender, pero los aprendizajes no se heredan. Así lo expliqué en «Las ventajas de un cerebro sin terminar», artículo publicado en la revista Principia.

El neurodesarrollo es pues el producto de la interacción de factores biológicos y culturales que influyen en la herencia genética y en el ambiente de forma intrincada. La genética forma las sinapsis y la cultura las modifica, pero importan tanto los genes como la cultura.

Todos somos el resultado de nuestra doble herencia, genética y cultural. La interacción entre ambas resulta en nuestro fenotipo y en este interesante artículo de National Geographic nos invitan a reflexionar sobre ello.

Por otra parte, los concepto de hijo, maternidad y paternidad son palabras de significado y valor cambiante a lo largo de la historia. Siguen evolucionando, porque tener un hijo implica una enorme inversión de energía, tiempo y recursos, quizá sean estas las claves para la baja natalidad actual.

Podemos decir que la maternidad comienza con el embarazo, porque las hormonas que se producen en el estado grávido refuerzan los circuitos del vínculo y los cuidados en el cerebro de la madre. Quizá los progenitores no gestantes están en desventaja al principio, pero si se entrena, todos podemos tener un cerebro maternal.

Objetivo de este proyecto

Para mí, dar a conocer el neurodesarrollo tiene al menos dos objetivos. Por un lado aumenta el disfrute de criar a un hijo al comprender lo qué sucede y cómo sucede en su cerebro. Por otro, facilita la detección de problemas y por tanto la pronta actuación.

Para hacerlo fácil divido el neurodesarrollo en cuatro etapas:
1️⃣etapa anatómica
2️⃣sensitivo-motora
3️⃣del lenguaje
4️⃣de la identidad

En cada una explicaré los cambios biológicos del cerebro, qué hitos alcanza el niño y nombraré qué patología puede haber.

Etapa anatómica

El fenómeno que predomina en esta etapa es la génesis celular y los primeros «ensamblajes» celulares para construir la anatomía cerebral. El desarrollo es asombroso aquí, pues pasamos de ser una única célula -cigoto- a una persona lista para enfrentarse al mundo. Podemos imaginar que es muy complejo, así que lo explicaremos trimestre a trimestre.

Primer trimestre

Todo empieza con la concepción y hasta acabar el primer trimestre, el fenómeno que predomina es la génesis celular.

En 1900 el instituto Carnegie de EEUU empezó a clasificar los embriones. En las primeras 8 semanas de gestación se distinguen 23 estadíos. Sí, en el breve lapso de 2 meses todos los órganos ya se han formado y están funcionando. Ocho semanas, ¡apenas 2 meses!, y ya estábamos todos en funcionamiento. Muchas mujeres descubren su embarazo cuando ya han pasado tantas cosas, tan complejas… Por eso es muy importante preparar tu embarazo.

Por ejemplo, en este tiempo se habrá formado una cara, y es mucho más complicado de lo que parece, cuantos menos riesgos corramos, mejor.

Durante el 1er trimestre la enorme proliferación celular obliga a plegarse al tubo neural, que va engrosando algunas de sus partes hasta conformar la estructura rudimentaria del sistema nervioso central.

Segundo trimestre

En el segundo trimestre siguen generándose nuevas células, pero ahora el fenómeno predominante es la migración. Cada célula alcanza su destino formando las partes del SNC, que se construye de abajo arriba, de manera que las células más jóvenes serán las más superficiales.

Cada capa cortical está especializada: una maneja entradas de otras áreas SNC, otra procesa la información y otras transmiten lo procesado a otras partes del SNC. Si se producen alteraciones en este complejísimo proceso, cambian la estructura del tejido cerebral e impiden su normal funcionamiento.

A lo largo de este segundo trimestre, las estructuras cerebrales, y de todo el SNC, van diferenciándose. Aunque el cerebro aún no ha adquirido su superficie típicamente arrugada, su células se conectan entre sí mediante sinapsis para formar los rudimentos de los circuitos básicos.

Tercer trimestre

La formación de sinapsis –sinaptogénesis– será el fenómeno que predomine en este trimestre. La sinapsis es la conexión entre una neurona y otra célula (neurona o no) y es la base del funcionamiento del sistema nervioso.

El crecimiento de las dendritas y acciones así como las conexiones que se establecen entre ellos hace aumentar la superficie cerebral. Se forman las circunvoluciones y surcos cerebrales y el cerebro adquiere su aspecto característico.

Los nacimientos prematuros permiten conocer mejor el neurodesarrollo cerebral del tercer trimestre. Tanto el crecimiento anatómico, como la formación y sincronización de estas sinapsis.

Y así se ve el resumen de la etapa anatómica.

Al término del tercer trimestre el cerebro fetal está adaptado al ambiente uterino. Son los circuitos subcorticales los que están al mando de la actividad cerebral. Controlan sobre todo las funciones de supervivencia: la respiración, el latido cardíaco, la tensión arterial, la digestión, los movimientos de supervivencia… Pero nada es voluntario. El control cortical se desarrollará en su nuevo ambiente: el mundo.

La próxima semana te espero con la segunda parte de #100NDES. Gracias por leer el blog y ya sabes que si te ha parecido útil, me gustaría que lo compartieras en tus redes sociales y whatsapp.

____________________________<sobre esta información>

Relacionados:

1 Comentarios

  1. María Elena Peña

    Tenía mucho tiempo navegando en la red y no había podido dar con la información correcta. Qué bueno que la he conseguido. ¡Excelente!

Si comentas, todos aprendemos. ¡Gracias!

He leído y acepto la Política de Privacidad

He leído y acepto las

A %d blogueros les gusta esto: