Feliz Año Nuevo 2023

Alcanzada una edad los años vuelan. La percepción de cómo pasa el tiempo se acelera, todo parece haber sucedido ayer y sin embargo ¡hace ya un lustro de aquello! No te das cuenta y empiezas a contar cosas de hace cinco, diez años, luego veinte, ¡¡treinta!! 

Sin embargo, la forma en que contamos el tiempo es invariable desde hace milenios y su duración también. Y es que, aunque no lo apreciemos, un año da para mucho.

Tantas horas del año que se consumen en rutinas, esenciales o de poca importancia, no nos detenemos a pensar demasiado en ellas…

Otras en grandes eventos –casarse, tener un hijo, acabar los estudios–, momentos vitales que almacenamos para siempre en la memoria.

En cambio, me atrevería a decir que la mayoría de las horas –no ya del año, sino del día a día–, las ocupan instantes placenteros que nos sacan una sonrisa, incluso en situaciones de máxima preocupación.

Esa charla de los viernes con los amigos al acabar la semana laboral, la hora del baño de tus hijos, un abrazo inesperado que te hacía falta, la mantita y el libro en las tardes de lluvia, el café con leche del desayuno del domingo, una escapada de fin de semana, las olas de la playa en un día de mucho calor, ese esfuerzo para acabar los 5Km de carrera…

Como ya me ha alcanzado esa edad del «tiempo volador», mi propósito del año nuevo va a ser hacer conscientes esos ratos de pequeñas satisfacciones, para que no se me escape ninguno. Aunque luego los olvide, por irrelevantes, nadie podrá arrebatarme las humildes delicias que hilvanan la vida.

Y eso os deseo a vosotros también. Un deseo modesto, pero sincero, de verdadera

felicidad para el 2023.

2022 © MJ Mas


Si te parece interesante o informativo, te pido que lo compartas en tus redes sociales favoritas o por whatsapp. Muchas gracias por leer neuronas en crecimiento.

Para no perderte ninguna entrada te sugiero que te suscribas al blog.

O sígueme en redes sociales:

4 Comentarios

  1. Buen año.
    Efectivamente el tacto es uno de los órganos de los sentidos que más “sensibilidad” despierta desde el nacimiento.
    Pero uno de los sentidos que menos atención recibe es el olfato, activo desde los primeros momentos de la vida. Recuerdo el ejercicio, ya algo antiguo, de colocar una prenda u otra pieza de ropa íntima de la madre en un rincón de una incubadora y obervar como un prematurillo reptaba hasta llegar a alcanzarla.
    Hay que recordar que la mayor parte de lo que comunmente llamamos gusto (un sentido que apenas tiene cuatro o cinco percepciones) son, en realidad, olores.
    Maria José, tendrás que dedicarle un espacio, que ya sabes cómo 🙂
    Salud.
    XA

    1. Muchas gracias, Xavier.
      Siempre con aportes interesantes. Ya me has dado trabajo para el año nuevo… 😊 Que deseo sea muy feliz para ti y tu familia.
      Un abrazo.

Si comentas, todos aprendemos. ¡Gracias!

He leído y acepto la Política de Privacidad

He leído y acepto las

A %d blogueros les gusta esto: