En defensa del juego

¿Por qué los insectos no juegan?

He vuelto a participar en una conversación con mis amigos, el Dr. Javier Rascón y el Dr. José Luis Palomares, del podcast Productividad y salud –Gestiona tu vida sin estrés–.

En esta ocasión hemos hablado de por qué el juego es tan importante en la infancia y qué aporta a los aprendizajes y al neurodesarrollo.

En el blog he hablado en múltiples ocasiones del juego, pero este formato de tertulia me ha gustado especialmente porque aporta más puntos de vista. José Luis nos habla de la ludificación -mejor que gamificación– como herramienta de aprendizaje, y Javier lo relaciona con las emociones que nos motivan a jugar y a aprender jugando. ¿Realmente el juego favorece el aprendizaje? ¿Cómo lo hace?

Además la charla estuvo tan entretenida como de costumbre y hablamos de muchas otras cosas, pero mejor os invito a escuchar.

De nuevo os agradezco vuestra hospitalidad, Javier y José Luis, y la simpatía. Gracias a vosotros, lectores, por escuchar.


Para no perderte ninguno de los post, puedes suscribirte al blog.

O sígueme en redes sociales:

El neurodesarrollo del juego

Seguimos con las entradas que recogen mi colaboración en la edición estival del programa de RNE 1 «No es un día cualquiera», presentado en verano por Irene Vaquero.

El programa del 16 de agosto de 2020 lo dedicamos a hablar de la importancia que tiene el juego para el neurodesarrollo.

«Jugar es un asunto muy serio»

A veces el ritmo trepidante del día a día no nos deja tiempo libre ni a niños ni a adultos para estar juntos, disfrutar del juego y divertirnos.

Además, no siempre se comprende lo importante que es jugar para el desarrollo de las habilidades personales, de las relaciones con los otros, para aprender a trabajar en equipo o a resolver conflictos. De esto estuvimos hablando Irene y yo y aquí os dejo el audio de esta semana de la sección «Neuronas en crecimiento».

Read More

La importancia del juego

¿Qué hacemos con todos esos juguetes? ¡Es la hora de jugar!

Jugar es el “trabajo” de los niños

Derecho a jugar - derechos del niñoCon o sin juguetes los niños juegan todo el rato, para ellos todo es un juego. Incluso las situaciones que para un adulto deberían ser serias y formales, como cuando les riñes, son un motivo de juego.

Esto es porque el juego es esencial para su neurodesarrollo. Jugando los niños adquieren habilidades físicas, cognitivas, emocionales y sociales que luego serán fundamentales en su vida adulta.

Si no juegas con tus hijos te estás perdiendo una oportunidad única para conocerlos mejor y conseguir su respeto.

El juego es la mejor herramienta educativa que existe.

Es verdad que nuestro ritmo de vida hace difícil encontrar momentos para el juego. Pero si acabo de decirte que para ellos todo es un juego… ¿quizá encuentres la forma de compaginar actividades?

sigue...

Juguetes, lenguaje, autismo y déficit de atención

El trabajo de los niños es jugar, así que la herramienta ideal para trabajar con ellos es un juguete. Por eso los pediatras los utilizamos para valorar el neurodesarrollo de un niño y por eso los centros de atención temprana están llenos de juguetes.

A través del juego podemos observar la motricidad postural, la manipulación y las habilidades comunicativas y sociales, en una actividad que es natural para el niño.

Cada edad requiere un tipo de juguete, pero el más adecuado es siempre el que le guste al niño.

Cuando has dedicado mucho tiempo al estudio del neurodesarrollo, te reafirmas en lo mucho que el juego espontáneo te revela de cada niño.

Juguetes en la atención temprana

A través de un juguete podemos conocer los intereses de un niño e incluso intentar comprender algunos de sus procesos mentales

Esto que os cuento me pasó de verdad. Fue una mañana, en el Centro de Desarrollo y Atención Precoz (CDIAP), en la que atendí tres visitas consecutivas para una primera valoración por retraso del lenguaje (el motivo de consulta más frecuente con diferencia). Me gusta empezar las entrevistas ofreciendo al niño que escoja entre varios juguetes, ese día coincidió que los tres niños prefirieron lo mismo: el parking de la foto que ilustra el post.

Sigue...

Año nuevo 2022

El día que empieza el año es un día arbitrario.

La Tierra gira sin descanso alrededor de nuestro sol. Sin escape posible al mecanismo celeste, completa sus órbitas sin pausa, fuera de nuestro control, ajena a nuestros cálculos del tiempo que sólo importan a la mente humana.

Jano, el dios de las puertas de la mitología romana. Simbolizaba los inicios y los finales, dio nombre al primer mes del año.

En occidente, nos regimos por el calendario solar gregoriano y, siguiendo la tradición romana, decidimos que el 1 de enero es el día de Año Nuevo.

Sin embargo, la cultura hebraica y la china utilizan un calendario lunisolar, que marca el tiempo teniendo en cuenta las fases del Sol y las de la Luna, pero no por eso su día de año nuevo coincide. Mientras que para los judíos el año en curso comenzó el 7 de septiembre de 2021 –1 Tishrei, 5782, es decir, 5782 años después de que Dios creara a Adán y Eva–, para los chinos empezará el 1 de febrero –4720 zhēng yuè, el día con luna nueva más próximo al equinoccio de primavera una vez pasado el solsticio de invierno–. Para los musulmanes el calendario es lunar y empieza a contar con la Hégira, cuando Mahoma huyó de la Meca a Medina, el día de año nuevo, 1 muharram 1444, corresponderá al 30 de julio de nuestro calendario gregoriano.

Pura arbitrariedad. Elegimos las fechas, según tradiciones y gustos, para marcar el inicio de un proceso cíclico que resulta infinito visto desde la perspectiva de nuestra limitada existencia.

Sigue...
A %d blogueros les gusta esto: