Lateralidad cruzada

🍁 Neurodomingo 2021.39

Las personas cuya mano, ojo, oído o pie preferentes no son todos los de un mismo lado –diestro o zurdo– no tienen una lateralidad homogénea y se dice que tienen una lateralidad cruzada.

Cuando pienso en lateralidad cruzada enseguida me acuerdo de estas Manos dibujando, del genial artista neerlandés Maurits Cornelis Escher (1898-1972). La fama de Escher se debe al asombro que producen sus dibujos y grabados de mundos imposibles, sugerentes y fascinantes, por su precisión y belleza matemática. Estas manos se dibujan la una a la otra con idéntica maestría en un bucle infinito sin principio ni final. No importa si la zurda dibuja a la diestra o viceversa, porque una sin otra no podrían existir.

Como curiosidad, Escher era zurdo , como también lo fueron Miguel Angel, Leonardo, Durero o Holbein. (Absurdo orgullo de zurda 😜).

Esta aparente abundancia de zurdos entre los grandes genios lleva al error de creer que los zurdos son más inteligentes que los diestros, pero resulta que no. La proporción de zurdos entre los maestros de la pintura, las ciencias o la literatura seguramente es la misma que en la población general, aproximadamente 1 de cada 10 personas.

Sin embargo no sucede lo mismo entre las personas con trastornos del neurodesarrollo, como puede ser el autismo, donde sí hay una proporción más elevada de zurdos y, en consecuencia, de lateralidad cruzada.

Resulta entonces tentador pensar que la lateralidad cruzada es un problema nuclear a atender. Pero, ¿es así? ¿Es la lateralidad cruzada la que causa dificultades en el neurodesarrollo? ¿Se puede corregir? ¿Es necesario? En esta entrada voy a intentar dar respuestas.

SIGue

Neurodesarrollo y pobreza

☀️ Neurodomingo 2021.37

Me gusta pensar en Bartolomé Esteban Murillo como un pintor de niños. El genial pintor sevillano del Barroco español (1617-1682) disfrutó de la amistad del comerciante de paños flamenco Nicolás Omazur, lo que le permitió tener clientes burgueses, además de los encargos de la Iglesia, y plasmar temas más mundanos en sus obras.

La Sevilla del siglo XVII, azotada por la peste y los impuestos, se hundía en la miseria. El hijo del próspero barbero –cirujano y sangrador– Gaspar Esteban y de María Pérez Murillo (sí Esteban no es su segundo nombre, sino su primer apellido) no fue un espectador ajeno a las estrecheces de su ciudad. Se interesó por los niños de la calle, pilluelos harapientos y piojosos que se reparten un almuerzo, juegan a los dados o comparten unas uvas y un melón robados.

Su primer cuadro sobre la infancia fue Niño espulgándose (1645-50) que con su ambiente de luces y sombras retrata toda la crudeza de la pobreza, la tristeza y el abandono.

Sí, es un cuadro sin libro, a diferencia de los otros neurodomingos, porque es extraordinario tener libros cuando no hay alimentos ni abrigo y son muy pocos quienes hacen lo contrario

Cuando tengo un poco de dinero compro libros; y si me queda, compro comida y ropa.

Erasmo de Róterdam

La repercusión de la pobreza en el neurodesarrollo es incuestionable y cada vez son más los estudios que ponen de manifiesto no sólo las consecuencias que tiene sobre la salud, sino también sobre el desarrollo de las capacidades individuales.

—pobreza y neurodesarrollo—

Hasta el año 2019, la pobreza estaba en retroceso en todo el mundo.

La pandemia del COVID-19 puede interrumpir está tendencia positiva, pero todavía es pronto para evaluar en toda su dimensión qué repercusiones tendrá sobre la salud, la economía y la política mundiales. Por eso me parece fundamental entender como los factores socioeconómicos repercuten el neurodesarrollo, un proceso que no es exclusivamente biológico, al contrario, el entorno es muy determinante.

SIGue

NEUDC 2021 | La revolución de los abuelos

☀️ Neurodomingo 2021.35

Casi acabando la edición estival del programa de RNE 1 «No es un día cualquiera», presentado en verano por Irene Vaquero y Salvador Jiménez

En mi sección trato de cosas curiosas de nuestro sistema nervioso y procuro relacionarlas con la Historia, obras pictóricas, música, fotografía… Lo que se tercie. Se llama neurodomingo, porque se inspira en los posts que estoy publicando todos los domingos del 2021. 

Es necesario poner en valor a los abuelos. Damos por hecho que los abuelos han existido siempre, pero no es así. De hecho, sólo cuando el Homo sapiens alcanzó la longevidad suficiente para que hubiera muchos abuelos llegó la modernidad. Por eso en el programa estuvimos hablando de la revolución de los abuelos.

Para descubrir en qué consiste esta revolución dejo a continuación la sección del audio del programa en el que explico la enorme trascendencia que tuvo la longevidad, la importancia de la supervivencia femenina tras la menopausia, la relevancia para las conductas modernas…


Como extra, que no he citado en el programa, dos lecturas recomendadas sobre los abuelos que seguro que conocéis y que os apetece releer o ver su adaptación para el cine.

Un choque de culturas que sólo salva el amor que un abuelo, rudo y de costumbres arcaicas, descubre por su pequeño nieto, nacido en un mundo burgués y urbano.

En los dormidos labios del viejo se ha posado, como una mariposa, una sonrisa, la idea que aleteaba en su corazón cuando le envolvió el sueño: ¡grande la vida!

La sonrisa etrusca. José Luis Sampedro (1985).

En el año 2018 se adaptó la novela para el cine y para el público anglosajón.

El abuelo es una novela de Benito Pérez Galdós en la que un aristócrata del siglo vuelve fracasado de su aventura americana para descubrir que su único hijo ha fallecido y que una de sus dos nietas no es de su sangre. Orgulloso y amargado descubre que su única esperanza es el amor, más allá de los lazos familiares.

Además de una adaptación teatral hecha por el propio Pérez Galdós, la novela ha sido llevada al cine en cuatro ocasiones, la última y más conocida versión es la de 1998 El abuelo de José Luis Garci.


Si aún tienes contigo a tus abuelos, ves a decirles que «los quieres sin piedad» como en la canción de La Oreja de Van Gogh.

El post que publiqué sobre el tema, y sus gráficos originales, lo podéis leer aquí:

Los abuelos

Gracias por vuestro interés. 

¡Hasta el domingo que viene en «No es un día cualquiera»!

Enlace al programa «No es un día cualquiera» de RNE 1 del 29 de agosto de 2021.

Si os apetece, podéis acompañarme todos los domingos a las 11:40 o, mejor aún, sintoniza en RNE 1 «No es un día cualquiera» los sábados y domingos de 8:30 a 13:00, una hora menos en Canarias.

↬  2021 ©MJ Mas

________________________________[⚠️ sobre esta información]

Puedes suscribirte al blog para no perderte ninguna entrada (no se usará tu correo para nada más que para enviarte las nuevas entradas).

O seguirme en redes sociales:

Gracias por compartir mi contenido en tus redes sociales o por whatsapp.

¿Qué sabes del TDAH?

En el día del Trastorno por Déficit de Atención Hiperactividad

Es un buen momento para revisar antiguas entradas del blog y reflexionar sobre este trastorno.

Se calcula, porque no hay estudios epidemiológicos nacionales que permitan afirmarlo, que al menos uno de cada veinte niños españoles tiene un trastorno por déficit de atención hiperactividad –TDAH–. Esto supone que en cada aula de preescolar, primaria y ESO es muy probable que haya un niño con este trastorno.

A pesar de esta alta prevalencia –5.000/100.000 niños– los recursos educativos, sociales y sanitarios destinados al TDAH siguen siendo escasos. Una gran parte de nuestra infancia no recibe la atención que merece.

Como sucede con casi todos los problemas neurológicos infantiles, tampoco el gran público sabe qué es el TDAH y cuáles son las necesidades de los niños que lo tienen. Por eso te invito a conocerlo un poco mejor.

¿Qué es el TDAH?

sigue

Ser paciente o tener paciencia

🌸 Neurodomingo 2021.21

Es el vestíbulo de un hotel, pero podría ser la sala de espera de un hospital, de un centro de salud o de una estación de tren. Como en el resto de su obra, trata aquí Edward Hopper la alienación y lo fugaz. Sus personajes transmiten una mezcla de estoicismo y drama enmarcados por una luz dura y líneas rectas que crean un ambiente incómodo y artificial. Momentos que exponen la vida moderna, nos pasan desapercibidos sin detenernos a valorarlos.

Hopper nunca recibió en vida el reconocimiento que tiene ahora.

—Paciencia y espera—

Esperar es algo que hacemos a diario: en la cola del autobús, con el semáforo en rojo, subiendo en el ascensor… Momentos efímeros que omitimos a nuestra memoria. Paciente o impaciente, la espera se soporta mejor si entendemos qué nos pasa cuando no nos queda más remedio que aguardar.

SIGue
A %d blogueros les gusta esto: