Autismo: algunas cosas que nos preocupan

  1. Hablando de autismo

Para mí y para los profesionales que trabajamos en centros de estimulación temprana hablar del autismo y de los niños que lo tienen es cotidiano.

Como me parecen conversaciones muy enriquecedoras, comparto con vosotros algunas de las inquietudes que habitualmente surgen. Creo que son puntos de reflexión que no sólo interesan y preocupan a los profesionales, sino que deberían incumbir a toda la sociedad.

Se trata de cuestiones sin respuestas claras que os dejo para que también las penséis vosotros y, si queréis, dejéis un comentario al final del post.

sigue...

Hablemos de neurodesarrollo – #100NDES (y 4)

Terminamos con esta entrada la serie dedicada a hablar de neurodesarrollo. Como ya sabes, se trata de un monográfico sobre neurodesarrollo utilizando mis cuentas de  Twitter y de Instagram.

Un proyecto con un doble objetivo: conocer los procesos del neurodesarrollo para disfrutar más de la crianza de los hijos, parecido a Conocer la historia y la técnica que hay detrás de un cuadro que nos gusta, y facilitar la detección de problemas para una actuación precoz.

Sobre neurodesarrollo normal puedes leer más en mi libro «La aventura de tu cerebro», si te interesa aprender a detectar cuanto antes si hay un problema, en mi curso de Bitácoras «El neurodesarrollo: ¿Cómo saber que todo va bien?» aprenderás cómo.

Los eventos que suceden durante el neurodesarrollo son tan complejos, que me ha parecido adecuado dividirlo en cuatro etapas: anatómica, sensitivo-motora, del lenguaje y de la identidad. En cada una se explican los cambios biológicos del cerebro, los hitos que alcanza el niño y qué patología puede haber. Recordad por favor que los procesos protagonistas de cada etapa están en realidad presentes en todas y que esta división tiene sólo fines didácticos.

En las tres entradas anteriores sobre #100NDES, hablamos de la etapa anatómica en la primera, de la etapa motora después y en la entrada anterior de la etapa del lenguaje. En esta última vamos a hablar de la

Etapa de la identidad personal

El inicio de la adolescencia viene marcado por la secreción de las hormonas sexuales, y se van a producir grandes cambios, tal y como vemos en este time lapse de estos dos hermanos.

Vídeo: Frans Hofmeester.

Abarca de los 10 a los 21 años y pico… Y el perímetro craneal sólo aumenta unos 3 cm.

Durante esta etapa en el sistema nervioso predomina el proceso de refuerzo de los circuitos encefálicos, los que más se utilicen se harán cada vez más eficaces, y así se produce la especialización. Es una etapa en la que se aprende a tomar decisiones.

Las hormonas sexuales tienen un peso muy importante durante toda la adolescencia. Contribuyen al crecimiento rápido y a los cambios corporales tan llamativos de esta etapa en la que se entra en la edad adulta: el desarrollo de los caracteres sexuales secundarios, la aparición del pelo axilar púbico y corporal, el temido acné…

El cerebro, ¿tiene sexo?

Influencia de cromosomas sexuales en el sexo
[Pincha la imagen para ampliarla]
Todos estos cambios llevan a preguntarse sobre las diferencias entre el cerebro masculino y el femenino, ¿existen? ¿Las hormonas son lo único que hace diferentes a hombres y mujeres? ¿Y el resto de cromosoma X e Y? Este artículo de la revista Investigación y ciencia, «Más allá de XX y XY», me parece una interesante lectura sobre el tema.Este problema de las diferencias cerebrales entre hombres y mujeres encuentra defensores y detractores.Autoras como Louan Brizendine defiende estas diferencias en sus libros «El cerebro femenino» y «El cerebro masculino».Argumenta que el cerebro femenino y el masculino son diferentes en su estructura, en este vídeo nos lo explica.https://youtu.be/8IohpGfl3WgEn cambio otras, como Gina Rippon, hablan de «neurosexismo» y en su libro «The Gendered Brain», explica que en los estudios sobre diferencias sexuales en el cerebro hay malinterpretaciones, sesgos de publicación, debilidad estadística, controles incorrectos…Personalmente me parece muy interesante el planteamiento de Marta Iglesias Julios, dándole la vuelta al problema nos cuenta en este artículo de Jot Down que «Las mujeres y los hombres tenemos cerebros diferentes. ¿Y qué?».

Cambios en el cerebro adolescente

Pero volviendo al neurodesarrollo. Durante la adolescencia se producen grandes cambios en el encéfalo, tanto en su estructura como en su función.

Siguen madurando las habilidades motoras, cognitivas, académicas… Los circuitos más usados se refuerzan y rodean de mielina, que los hace más rápidos y eficaces. Este proceso se llama mielinización. Al contrario que los menos utilizados, ya que las habilidades que no se practiquen se pierden por falta de uso de los circuitos que las sustentan, que desaparecen. Es lo que se denomina poda sináptica, un mecanismo que hace que la maduración cerebral lleve a una mejor y mayor eficacia en las funciones encefálicas.

Al mismo tiempo, se completa el desarrollo de la corteza prefrontal, donde tienen lugar las funciones cognitivas más complejas. La toma de decisiones, la planificación de tareas y la inhibición de conductas inadecuadas dependerán del buen desenvolvimiento de esta región cerebral que es la más propiamente humana.

Estos cambios que experimenta el cerebro durante la adolescencia harán que, progresivamente, el niño tome decisiones más racionales y menos emocionales a medida que la corteza prefrontal toma el control sobre el sistema límbico.

Cambios corporales y de conducta

Estos cambios anatómicos y funcionales que acabamos de describir, se corresponden con cambios en el aspecto físico y en la conductua, que permiten diferenciar tres etapas en la adolescencia:
Temprana: del inicio hacia los 10 a los 13 años.
Media: abarca de los 14 a los 16 años
Tardía: desde los 17 a los 20 años o incluso más, hay estudios que muestran que los cambios adolescentes no se consolidan hasta la mitad de la década de los 20 años de dad.

En la adolescencia TEMPRANA

Los cambios físicos suponen el inicio del crecimiento rápido junto a la aparición del vello axilar y púbico, las niñas empiezan a desarrollar los pechos y los niños el pene y los testículos. Hay que tener en cuenta que las chicas empiezan antes estos cambios.

En cuanto a la conducta, suele haber una reacción de extrañeza y a veces vergüenza por los cambios evidentes e importantes que ven en su cuerpo. A esta edad aparece la curiosidad por el sexo, aunque aún no hay actividad sexual propiamente dicha.

Las ideas se manifiestan «claras y radicales», no hay matices, las cosas están bien o mal y la mayoría de sus pensamientos giran entorno a su persona, son egocentristas.

Buscan la privacidad y relaciones de complicidad y gregarismo con sus iguales.

Los padres deben estar atentos a la aparición de dudas sobre la orientación sexual y la identidad de genero. Por eso, si tienes dudas, te aconsejo que leas este artículo de la Asociación Española de Pediatría de atención primaria, «Transexualidad o disforia de género».

En la adolescencia MEDIA

El cuerpo del adolescente sigue creciendo, los varones que aún no habían empezado el estirón lo harán ahora ,y en esta etapa intermedia, ambos sexos experimentarán el máximo crecimiento en altura.

Continúan los cambios en el aspecto corporal. Ahora los genitales y la distribución del vello corporal son muy semejantes a los del adulto.

También en la conducta los intereses son más próximos a los del adulto, pero su comportamiento es aún inmaduro. Empiezan a explorar su sexualidad, es posible que inicien relaciones con una pareja, al mismo tiempo buscan mayor independencia y eso puede causar que las discusiones con sus progenitores sean frecuentes.

Aún predomina la emoción sobre la razón, por eso la conducta se muestra irreflexiva y temeraria.

En la adolescencia TARDÍA

Por lo general el adolescente de esta edad ya ha completado el desarrollo físico y alcanzado su altura definitiva. Su aspecto es el de un adulto joven.

Su comportamiento también es el de una persona adulta joven: poca experiencia, pero más sensatez. Controla sus impulsos y sopesa mejor los riesgos y beneficios que acarrean sus decisiones que toma según sus intereses e ideales y pensando más en el futuro. No es tan gregario ni necesita al grupo para reconocerse en sus valores personales.

Sus amistades y relaciones románticas son más duraderas y estables.

Con sus padres tiene una relación adulta. Los considera como iguales, pero con experiencia, vuelve a pedirles consejo y busca conversar con ellos de temas relevantes y serios.

El cerebro adulto

El cerebro adulto, también (parece ser que) genera nuevas neuronas, forma nuevas sinapsis, sufre «podas», mielinizaciones… No deja de cambiar hasta nuestra muerte. Pero eso es ya otra historia que no me corresponde contar.

Reflexión final

Por todo esto que hemos compartido durante este mes, me gusta recordar que…

No estamos condenados a ser, podemos y debemos elegir quien somos

_______

Y así es como terminamos esta mini-serie de cuatro entradas en las que hemos repasado todo el neurodesarrollo: «Hablemos de neurodesarrollo #100NDES».

Espero que hayáis disfrutado tanto leyendo como yo escribiéndolas. Muchas gracias por acompañarme este mes de agosto y, si te parece que puede ayudar a otros, gracias por compartirlo en tus redes sociales y whatsapp.

____________________________<sobre esta información>

Relacionados:

Hablemos de neurodesarrollo – #100NDES (3)

Vamos ya con la tercera parte de esta serie de entradas de verano, hablando de neurodesarrollo. Si has llegado hasta aquí, seguramente ya sabrás que se trata de escribir un monográfico sobre neurodesarrollo utilizando mis cuentas de  Twitter y de Instagram.

El objetivo de este proyecto es doble. Por un lado, conocer los procesos del neurodesarrollo para disfrutar más de la crianza de los hijos. Como cuando tras contemplar un cuadro que nos gusta nos explican la historia y la técnica que hay detrás y entonces aún nos gusta más. Por otro, facilitar la detección de problemas y por tanto la pronta actuación.

Te recuerdo que sobre neurodesarrollo puedes leer más en mi libro «La aventura de tu cerebro» y que si quieres aprender a detectar cuanto antes si hay un problema, puedes hacerlo con mi curso de Bitácoras «El neurodesarrollo: ¿Cómo saber que todo va bien?».

 

Para facilitar la comprensión de los complejos eventos que suceden durante el neurodesarrollo propongo dividirlo en cuatro etapas: anatómica, sensitivo-motora, del lenguaje y de la identidad. En cada una se explican los cambios biológicos del cerebro, los hitos que alcanza el niño y qué patología puede haber. Recordad por favor que los procesos protagonistas de cada etapa están en realidad presentes en todas y que esta división tiene sólo fines didácticos.

En las dos entradas anteriores sobre #100NDES, hablamos de la etapa anatómica en la primera y de la etapa motora en la entrada anterior. En esta ocasión hablaremos de la

Etapa del lenguaje

Durante esta etapa predomina el desarrollo de las capacidades comunicativas, del lenguaje y específicamente del aprendizaje del idioma que el niño va a utilizar para poder comprender y aprender el mundo que le rodea a través de la herencia cultural en la que vive. Es entre los 3 y los 10 años, cuando se producen la mayoría de aprendizajes culturales.

El crecimiento del contorno craneal en estos 7 años es de 3 cm. (Recordad que todos los datos son orientativos y no categóricos).

En la comunicación humana, está implicada toda la corteza cerebral. Las palabras, o más exactamente la idea que representan, están repartidas en toda la corteza cerebral. Pues es en esta etapa cuando, los circuitos básicos creados en la etapa motora, se integran y se hacen eficaces para que puedan surgir los aprendizajes.

Los padres suelen tener muy claro el momento en que su hijo empezó a caminar. En cambio les resulta difícil precisar a qué edad empezó a hablar. Esto es porque tardamos años en aprender a hablar y muchos más en aprender a hablar bien. Eso sí, el desarrollo del lenguaje sigue una secuencia similar en todos los niños, independientemente de la cultura en que crezcan.

Para que el lenguaje aparezca basta que el niño tenga ocasión de escucharlo y cuantas más ocasiones tenga y más expuesto esté en etapas tempranas a un vocabulario amplio, mejor será su capacidad lingüística posterior.

En 1995, los psicólogos Betty Hart y Todd R.Risley realizaron un estudio observacional comparando los efectos de la exposición del lenguaje en tres grupos sociales diferentes, y encontraron que en el grupo de menos recursos económicos, en el que los progenitores tenían menor preparación académica, los niños presentaban una carencia de vocabulario significativamente inferior a la de los grupos sociales con mejores recursos y formación académica de los padres. Llamaron a este fenómeno «brecha lingüística». Lo preocupante resultó ser que era muy difícil igualar vocabularios entre los niños de los tres grupos una vez se alcanzan los 3 años de edad.

Pero poder describir la secuencia en la que aparecen el lenguaje y el habla no significa que seamos capaces de «desentrañar» el extraordinario misterio que supone el lenguaje.

Estas son algunas de las muchas teorías sobre cómo aparece el lenguaje. A todas se les puede encontrar alguna crítica, pues ninguna es certera.

Pincha la imagen para ampliarla

 

 

 

 

En esta etapa del lenguaje, a nivel celular predomina la integración de los circuitos básicos ya formados en la etapa motora. De esta manera, el aprendizaje del lenguaje está ligado al del pensamiento y la sociabilidad.

En este vídeo del programa «Baby it’s you» se ilustra muy bien.

Y probablemente no es casual que las regiones de la corteza cerebral más especializadas en el lenguaje estén en relación con todas las demás. Como se muestra en la imagen del inicio del post.

Cuando aprendí el significado de YO y descubrí que era algo, comencé a pensar. Fue entonces cuando la conciencia existió por primera vez para mí. —Helen Keller

Esto decía Helen Keller, quien con apenas 18 meses sufrió una meningitis que la dejó sorda y ciega. Recuperar el lenguaje le permitió acceder al conocimiento del entorno y de sí misma.

La lengua materna es la que usamos para hablar con nosotros mismos. Las personas bilingües tienen dos lenguas que usan con la misma habilidad y esto les confiere ciertas ventajas y también algún inconveniente

Como sucede con cualquier aprendizaje, el bilingüismo cambia el cerebro, y aunque esto proporcione muchos beneficios, aún no está claro que proteja frente al declive lingüístico en enfermedades como el Alzheimer. Otros beneficios más allá del neurodesarrollo

Los límites de mi lenguaje son los límites de mi mente —Ludwig Wittgenstein

Desarrollo del pensamiento

Porque con el lenguaje aparecen el recuerdo, la memoria, la conciencia… Se produce el «desarrollo del pensamiento» y podemos distinguir también varias etapas en el desarrollo de la inteligencia, de las que podemos destacar:

  1. sensorio-motor
  2. pensamiento mágico
  3. la lógica
  4. la abstracción

Observar este desarrollo nos lleva a reflexionar sobre la relación entre cognición y conducta. Una cuestión de difícil resolución. Si las diferencias psicológicas nos hacen únicos… Quizá sea necesario entender la conducta de una persona en el contexto de su percepción y proceso mental.

Seguro que tienes una idea clara de qué es la inteligencia, pero ¿si te pido que la definas? Seguro que no te resulta sencillo… No te preocupes, es normal, tampoco los estudiosos se ponen de acuerdo. Personalmente me gusta bastante esta definición de Passer y Smith (2007):

Inteligencia es la habilidad para adquirir conocimientos, pensar y razonar con eficacia, y manejarse en el entorno de modo adaptativo.

El aprendizaje

Ilustración de Sveta Dorosheva

El juego es inherente al aprendizaje, quizá sea la mejor herramienta que tiene el niño para aprender. Me gusta pensar que «Jugar es el trabajo de los niños».

Pero no te empeñes en dirigir todos sus juegos, el juego libre es muy, muy importante.

Y así lo expliqué en esta entrada para el blog de Next Door Publishers, uno de los textos que más he disfrutado escribiendo.

Además de aprender jugando, en esta etapa del lenguaje el niño adquiere sus aprendizajes académicos.

Leer y escribir son prescindibles para la supervivencia biológica, pero transmiten la herencia cultural.

La escritura es un sistema de signos que representan ideas, pero existen distintos tipos de escritura, las más utilizadas son:

  • la ideográfica ㊗️: utiliza figuras (ideograma) que simbolizan conceptos (ideas)
  • la alfabética o fonética 🔡: los símbolos (letras) representan un sonido (fonema)

Y según el tipo de escritura utilizada, para leerlos tendremos  procesos mentales diferentes. Mientras los sistemas fonéticos involucran más las áreas auditivas para «asignar» el sonido a la letra, en las ideográficas se implican más las áreas visuo-espaciales para «descodificar» el dibujo.

Cuando hay un problema en la lectoescritura, es muy importante pensar en la posibilidad de una dislexia para detectarla e intervenir cuanto antes.

También el aprendizaje de las matemáticas hará que se refuercen los circuitos implicados en el cálculo, procesos visto-espaciales y abstracción distintos a los lingüísticos.

En resumen: aprender modifica el cerebro.

_______

La próxima semana os espero con la cuarta y última parte de #100NDES.

Muchas gracias por acompañarme este verano. Si te interesa, y si además te parece que puede ayudar a otros, te agradeceré mucho que lo compartas en tus redes sociales y whatsapp.

____________________________<sobre esta información>

Relacionados:

Hablemos de neurodesarrollo – #100NDES (2)

Seguimos con esta serie de entradas de verano en las que hablamos de neurodesarrollo. Os recuerdo mi plan de escribir un monográfico sobre neurodesarrollo utilizando mis cuentas de  Twitter y de Instagram.

El objetivo de este proyecto es doble. Por un lado, conocer los procesos del neurodesarrollo para disfrutar más de la crianza de los hijos. Como cuando tras contemplar un cuadro que nos gusta nos explican la historia y la técnica que hay detrás y entonces aún nos gusta más. Por otro, facilitar la detección de problemas y por tanto la pronta actuación.

Si esta segunda parte os interesa, recordad que podéis aprender más con mi curso de Bitácoras «El neurodesarrollo: ¿Cómo saber que todo va bien?» (Que además está de oferta todo el mes de agosto).

Ya sabéis que para hacerlo fácil divido el neurodesarrollo en cuatro etapas: anatómica, sensitivo-motora, del lenguaje y de la identidad. En cada una se explican los cambios biológicos del cerebro, los hitos que alcanza el niño y qué patología puede haber.

Tras explicar la etapa anatómica en la entrada anterior, vamos a por la segunda:

Etapa motora

O sensitivo-motora, pues tanto el desarrollo de los sentidos como las habilidades motoras van a tener lugar en esta etapa y serán imprescindibles para la formación de la arquitectura cerebral.

Read More

Hablemos de neurodesarrollo – #100NDES

El neurodesarrollo es uno de los temas principales de este blog y la base de los conocimientos de la neuropediatría.

Normal que tenga especial interés en explicarlo y divulgarlo para que todo el mundo pueda conocer mejor como sucede este proceso que nos ha traído a todos a la edad adulta.

Además, como sabéis bien los lectores del blog, el neurodesarrollo es el protagonista de mi libro «La aventura de tu cerebro». Por cierto, si lo has leído te agradecería mucho una reseña en Amazon. ¡Mil gracias!

Pues bien, este mes de agosto he decidido escribir un monográfico sobre neurodesarrollo. Para eso estoy utilizando mis cuentas de  Twitter y de Instagram. ¿Cómo lo hago? Publicando 100 tuits seguidos y unidos en un hilo de Twitter, que después dejo en un momento, y 100 posts en las historias de Instagram, que también quedarán recogidos en destacados. Además, cada semana publicaré un resumen con la información de ambas redes en este blog.

Se me ha ocurrido que podría ser una buena manera de repasar y presentar más ordenadas las entradas del blog que tratan sobre neurodesarrollo, y de ampliarlas con información de otras fuentes. Si os apetece os invito a uniros 😉

Read More
A %d blogueros les gusta esto: