Cuando la cabeza es grande: macrocefalia

La cabeza del niño crece mucho, ¿me preocupo? 

macrocefalia microcefaliaCuando se valora el neurodesarrollo de un niño, la medida de su perímetro craneal es imprescindible.

El cerebro crece a expensas de los nuevos circuitos que se forman durante el desarrollo. El aumento de conexiones entre las neuronas engrosa su tamaño que «empuja» los huesos del cráneo, aún no firmemente unidos, aumentando su volumen.

Entre el nacimiento y los 3 años de vida la formación de circuitos cerebrales nuevos es máxima, y por eso la velocidad de crecimiento del perímetro craneal está mucho más acelerada que después. La curva de crecimiento craneal así lo refleja, siendo más vertical en esta época de la vida y más aplanada después.

La velocidad a la que crece el cráneo es una medida indirecta del neurodesarrollo que debe hacerse siempre en el contexto de la clínica.

Si el tamaño de la cabeza es superior al esperado para la edad del niño, hablamos de megacefalia o macrocefalia. Si es inferior, de microcefalia.

Macrocefalia: tamaño craneal grande

Cuando el tamaño de la cabeza está muy por encima de la media del de los niños de la misma edad, debemos asegurarnos que todo está bien.

sigue

Niveles de fármacos antiepilépticos

¿Tu hijo necesita unos niveles de fármacos antiepilépticos?

Te explico qué son, para qué sirven, cómo se hace y la preparación que necesita.

niveles farmacosLa neuropediatra es la especialista más competente para diagnosticar, tratar y controlar la epilepsia.

Existen muchos fármacos para el tratamiento de la epilepsia. Su elección y posibles combinaciones dependen del tipo de epilepsia, de las características de las crisis, y de las del propio paciente.

Los fármacos antiepilépticos, son muy seguros, pero es necesario comprobar que la cantidad de fármaco circulante en la sangre es adecuada y para ello se hace un análisis.

Su nombre técnico,

análisis de los niveles de fármacos antiepilépticos

sigue

Resonancia magnética cerebral en niños

¿A tu hijo le van a hacer una resonancia cerebral?

Te explico qué es, para qué sirve, cómo se hace y la preparación que necesita.

niño en interior resonancia
«Niño en resonancia magnética», de Beatriz Luna

La resonancia magnética cerebral es la prueba de imagen más utilizada en neuropediatría.

Permite estudiar con nitidez las diferentes estructuras craneales y comprobar que están sanas.

Muchos padres acuden a la primera visita con la idea de que a su hijo se le hará una resonancia. La mayoría de veces no será necesaria porque muchas enfermedades neurológicas de la infancia cursan sin alteraciones en la estructura del cerebro.

Sólo en aquellos casos en que se sospeche una alteración de la anatomía cerebral se indicará realizar una prueba de neuroimagen, la más eficaz es la

resonancia magnética cerebral (RM)

sigue

Síndrome de Dravet, cuando las convulsiones febriles son algo más

La epilepsia mioclónica grave del lactante

Muy raramente, en 1 de cada 40.000 niños, las crisis febriles pueden ser el debut de un síndrome de Dravet. Un tipo de epilepsia catastrófica con crisis de muy difícil control y que afecta al neurodesarrollo causando problemas cognitivos y de conducta graves.

Por su baja frecuencia, el síndrome de Dravet se considera una enfermedad rara.

Convulsiones febriles en el síndrome de Dravet

Las convulsiones febriles son el tipo más frecuente de paroxismo no epiléptico, suceden en 1 de cada 5 niños. Y después de leer esta entrada es lo que tienen que seguir recordando, tanto los padres como los pediatras que vean convulsionar a un niño durante una enfermedad febril banal.

sigue

Pediatría y maternidad

astLas madres pediatras

Conozco muchos pediatras, de hecho la mayoría de mis amigos lo son. Una cuestión de proximidad y oportunidad, supongo. Los que han tenido hijos han mostrado las mismas inquietudes que el resto de mis amigos, o quizá incluso más, por aquello de que como saben de que va se ponen siempre en lo peor… (a mí también me pasa).

Amalia Arce es una persona encantadora, sensata y muy trabajadora. Lo sé porque coincidí con ella en mis años en el Hospital Sant Joan de Déu. Resulta que además de pediatra es madre y resulta que tiene un blog – Diario de una mamá pediatra – que este año ha cumplido 5 (¡ahí es nada!). Un blog estupendo con el que ayuda a muchas madres y padres a solventar sus dudas sobre puericultura y enfermedades pediátricas.

En su primera entrada – “El origen de este blog…” – confiesa que lo empieza porque tiene la intención de escribir un libro y el blog sería una especie de “versión abreviada on-line”. Un libro que combina su experiencia profesional como pediatra y su experiencia personal como madre.

Hay personas que con su trabajo y perseverancia alcanzan sus objetivos y sus ilusiones, y lo hacen sin aspavientos, sin darse importancia. Y así es como Amalia ha publicado su libro. Lo he leído con mucho gusto y me ha parecido una joya, porque en esa mezcla de experiencia profesional y maternidad hay una enorme sabiduría y un gran respeto a las creencias que sobre crianza puedan tener sus lectores.

sigue
A %d blogueros les gusta esto: