Etapas del dibujo infantil

🌸 Neurodomingo 2021.23

Pablo Picasso y su amigo Georges Braque inventaron el cubismo, la primera vanguardia. Experimentan e innovan con las formas –predomina la geometría–, fragmentan líneas y superficies –desaparece la sensación de profundidad–, suprimen los detalles –el dibujo se hace infantil–, reducen la paleta de colores, pero, sobre todo, abandonan la perspectiva tradicional y presentan en un mismo plano diversas vistas del objeto que se ofrece con perspectivas múltiples y simultáneas. Ya no existe un punto de vista único.

Y así sucede con esta «Cabeza de mujer leyendo», podemos ver al mismo tiempo su perfil izquierdo, su cara de frente y sus manos desde distintos ángulos. Con esta visión simultánea a partir de distintos puntos de vista, Picasso consigue transmitirnos la idea de movimiento.

Antes de Picasso la pintura era pintura, después el Arte sería para siempre otra cosa. 

Un siglo después de convertirse en «vanguardia» la obra de Picasso sigue siendo desconocida y provoca a veces comentarios inapropiados como «eso lo dibujaría un niño». ¿Quizá el propio Picasso no lo consideraría tan incorrecto?

«Desde niño pintaba como Rafael, pero me llevó toda una vida aprender a dibujar como un niño». 

Pablo Ruíz Picasso

Pero ¿es verdad que Picasso pintaba como los niños? ¿Cómo sucede el desarrollo del dibujo?

—dibujo y neurodesarrollo—

Todos podemos dibujar porque el dibujo es una habilidad humana y como tal está limitada por las capacidades perceptivas, cognoscitivas y ejecutivas de la persona y es un reflejo de estas funciones cerebrales.

Dibujar involucra a la vista –percepción– y a la mano –motricidad–, el dibujo es el fruto de la coordinación de ambas pasada por el tamiz del cerebro, con sus emociones y sus ideas.

Observando el dibujo de un niño podemos intuir como discurre su neurodesarrollo, es un reflejo de su mundo que muestra muy bien sus capacidades, como se van desenvolviendo la vista y la habilidad manual, pero también como son los procesos mentales y las emociones del dibujante.

Entonces las características del dibujo discurren paralelas a las etapas del neurodesarrollo. Así que podemos hablar de una etapa sensorio-motora, una etapa del lenguaje y una de la identidad personal.

Etapa del garabato

SIGue...

Las ventajas de leer

🌸 Neurodomingo 2021.19

Micha Ullman es un escultor israelí de origen judío alemán. Crea esculturas subterráneas, o que apenas sobresalen del suelo, que buscan profundizar sobre el significado del lugar y el hogar o la ausencia y el vacío.

La biblioteca vacía es un poderoso monumento al Holocausto que creó en 1995 en Bebelplatz, una de las principales avenidas de Berlín, en el lugar donde, el 10 de mayo de 1933, los nazis quemaron 20.000 libros de autores considerados enemigos del Tercer Reich.

Si no sabes que está ahí no lo ves. Excavada en los adoquines de la plaza, la biblioteca es un cubo subterráneo cuyas paredes se cubren de estanterías blancas vacías. Su hueco cuadrado está tapado por un vidrio que refleja el cielo y a quien se asoma a mirar. No deja indiferente, las veces que lo he visitado siempre me ha sobrecogido, aun sabiendo lo que iba a ver.

El mismo Ullman se sorprende de como su memorial cumple con su función. «Puedes ver lo que quieres ver», dice y añade: «Uso un lenguaje de pistas. No está ahí, y está ahí. No tienes que mirar, sólo si quieres, y esto es especialmente importante, porque la medida del mal es la más alta en la historia de la humanidad».

—Libros y cerebro—

Los libros son ventanas de libertad. Resultan tan peligrosos al tirano, que se defiende quemándolos.

Los libros contienen todo el saber humano, todo. Los conocimientos actuales de la Ciencia y también las cuestiones que plantea la Filosofía, los hechos de la Historia y las ficciones inventadas, la poesía y la biología de una flor… Todo.

Pueden modificar nuestros conocimientos, y con ellos nuestras ideas, además, más allá del tema del que trate un libro, resulta que la lectura modifica la forma en que funciona nuestro cerebro.

SIGue...

Estimula el neurodesarrollo de tus hijos

El neurodesarrollo es un proceso que dura unos 20 años, en el que los factores genéticos y ambientales –biológicos o socioeconómicos– están íntimamente relacionados e influidos entre sí.

Ya sé que no es la primera vez que lo explico en el blog (ni será la última 😉 ), pero es porque es muy importante saber que el desarrollo del cerebro, y el de todo el sistema nervioso central, es un proceso acumulativo.

Primero se forman los circuitos básicos, que rigen las acciones más elementales –como escuchar, andar o hablar– y sobre estos se sustentarán las conexiones y vías nerviosas que permiten las conductas más complejas que irán apareciendo más adelante. Así que la construcción de los circuitos que se forman primero es fundamental para que el proceso tenga buenos cimientos. 

Esta entrada no va de acelerar el neurodesarrollo para que un niño sea más precoz, va de asegurar que estos cimientos se armen bien sólidos.

Los 1000 primeros días

Se puede estudiar mejor el neurodesarrollo distinguiendo unas etapas. Y en este proceso los «primeros mil días de vida» son cruciales, porque es en esta etapa del neurodesarrollo, la que yo llamo sensorio motora, cuando se crean esos circuitos básicos. Lo hacen a una velocidad asombrosa, estableciendo entre 750 y 1000 nuevas sinapsis por segundo. Un momento determinante para el futuro del niño que los padres pueden aprovechar al máximo si saben cómo hacerlo.

En general podemos afirmar que el peso de la genética en los rasgos personales –como por ejemplo la inteligencia, la sociabilidad o el gusto por la novedad– contribuye en un 40% a la personalidad del adulto, dejando la mayor carga del proceso al ambiente.

Períodos críticos

Esto es así porque, además de la herencia y del ambiente, en el neurodesarrollo tiene una importancia clave la plasticidad. La plasticidad depende de la edad y permite que el cerebro en construcción se adapte eficazmente al entorno en el que crece, de manera que desarrolla las capacidades humanas comunes en un entorno concreto. Todos hacemos la pinza, pero mientras unos usan palillos, otros utilizamos cubiertos como instrumentos para comer. Pero hay que aprovechar el momento óptimo –período crítico– para que este aprendizaje sea efectivo, después cuesta mucha más.

Y por esta cualidad plástica, el cerebro es muy sensible a las experiencias tempranas, las que sus padres propician al bebé. Por eso las relaciones paterno-filiales seguras, estables y enriquecedoras, construyen la base de un cerebro saludable.

Neurodesarrollo factores
Los factores que influyen en el neurodesarrollo. Adaptado de Fejerman 1979.

Actividades para un neurodesarrollo saludable

Todas las actividades que refuerzan el vínculo, es decir, que facilitan una relación beneficiosa de los padres con sus hijos, contribuyen al desarrollo saludable del cerebro. En especial estas cinco fomentan las habilidades sociales y emocionales del lenguaje, muy importantes para el progreso cognitivo y de las relaciones humanas.

Leer con los hijos

leer con los hijos

Compartir la lectura de un libro expone al niño a nuevo vocabulario. Si, además, el adulto añade comentarios y pregunta al niño sobre lo que va leyendo, promueve su participación activa y facilita su atención e interés. Esto fortalece sus habilidades lingüísticas y lo ayudará en el posterior aprendizaje de la lectoescritura.

Disfrutar de su compañía

Un niño necesita jugar, el juego es divertido y fuente de disfrute, pero sobre todo es aprendizaje. Manipular objetos y asimilar símbolos abstractos desarrolla su imaginación y su creatividad. Todo es una oportunidad para explorar el mundo que le rodea, también la interacción social y la imitación y quiere que sus padres se unan a la diversión.

el principito - niños

Establecer rutinas

Sobre todo en torno a las comidas, el sueño y la diversión familiar.

Las rutinas son muy importantes para un neurodesarrollo óptimo y deben ajustarse por tanto a los hábitos familiares –cargas y horarios laborales de los padres, los ritmos de otros hermanos, etc.–, como al momento madurativo del niño. Las necesidades de alimentación, sueño y juego varían mucho con la edad, máxime a lo largo de los primeros mil días de vida y debemos conocerlas bien para instaurar rutinas realistas y que respeten la biología del niño.

Premiar y elogiar

Los niños pequeños necesitan tener claro qué conductas son aceptables y cuales no, pero nunca les basta con que se lo indiques, para integrarlas como propias y aprender a autorregularse van a ponerte a prueba continuamente, sobre todo si con su conducta obtienen tu atención… No importa si la conducta es buena o mala, ellos no lo saben, y a estas edades no siempre lo entienden, sólo quieren que les hagas caso.

Me parece pues que será más fácil que adopten aquellas conductas que despiertan el interés de sus padres. Así que, salvo peligro físico, es mejor atender y elogiar lo que hacen bien e ignorar lo que no te gusta que hagan. Además, premiar lo bien hecho refuerza la autoestima de la persona a cualquier edad.

Ser su apoyo

El cariño, la atención y la comprensión ayudan al niño a crecer en todos los sentidos.

De hecho, cuanto más fuerte sea la relación con sus padres, más fácil le resultará hacer amigos y que le vaya bien en la escuela porque se siente seguro y amado en casa.

Invierte en sus primeros mil días

La familia es el entorno principal, a menudo único, y más importante para el niño en estos primeros años y su papel es esencial para un neurodesarrollo saludable.

Lo que sucede en los primeros 1000 días de vida es la base para el desarrollo del sistema nervioso de un niño y de su porvenir. Dedicar tiempo de calidad a los hijos es un comienzo saludable y proporciona unos cimientos sólidos para el éxito escolar y la productividad de por vida.

↬ 2021 ©MJ Mas

_____________________[sobre esta información]

Si te parece interesante o informativo, te pido que lo compartas en tus redes sociales favoritas o por whatsapp. Muchas gracias por leer neuronas en crecimiento. Para no perderte ninguna entrada te sugiero que te suscribas al blog.

O seguirme por redes sociales.

Leer en voz alta o en silencio

🌸 Neurodomingo 2021.16

Esta talla policromada de San Ambrosio de Milán está en el Museo Liebieghaus, en Frankfurt am Main. Esculpida por Hans Bilger de Worms, procede de la predela del retablo del altar mayor de la Iglesia de San Pedro y Alejandro de Aschaffenburg, dedicada a los cuatro Padres de la Iglesia Latina –San Ambrosio, San Gregorio, San Jerónimo y San Agustín–.

Los padres de la Iglesia – Hans Bilger. Museo Liebieghaus.

Pensamiento y voz—

Se sorprendía San Agustín en sus Confesiones de que San Ambrosio leyera en silencio.

«Cuando leía, hacíalo pasando la vista por encima de las páginas, penetrando su alma en el sentido sin decir palabra ni mover la lengua. Muchas veces, estando yo presente –pues a nadie se le prohibía entrar, ni había costumbre de avisarle quién venía–, le vi leer calladamente, y nunca de otro modo»;

Esta costumbre de Ambrosio le resulta tan extraña que no puede evitar preguntarse por qué.

SIGue...

Pantallas, niños y crianza

Las nuevas tecnologías y sus pantallas ya no son tan nuevas. Ubicuas en nuestro día a día, los niños no pueden evitar estar expuestos a ellas.

Preescolares, estudiantes de primaria o adolescentes, todos han usado un móvil y, a partir de la ESO, la mayoría tienen uno. Sin embargo, sigue resultando difícil gestionar el uso de pantallas y la mayoría de familias se queja de que los niños, de todas las edades, «están enganchados al móvil».

Los extremos me parecen todos malos. Entre dejarles todo el día con un móvil o impedir que ni siquiera lo toquen, deberíamos encontrar la postura intermedia que les permita aprender a gestionar su uso sin que se convierta en una adicción, pues es innegable que los dispositivos móviles son una herramienta de trabajo y de ocio esencial (¿desde dónde me estás leyendo?).

Se predica con el ejemplo y cuánto antes empecemos a darlo, más fácil será después mantener un uso saludable de las pantallas. Por eso esta entrada la dedico al uso de las pantallas entre los más pequeños. Bueno, en realidad a cómo las usan sus padres.

¿Cómo influyen las pantallas en el neurodesarrollo? De cero a tres años

sigue...
A %d blogueros les gusta esto: