La religión en el cerebro

🌸 Neurodomingo 2021.14

—Creencias y neurociencia—

Piero della Francesca fue un pintor, matemático y geómetra italiano del Quattrocento. Especialista en la pintura al fresco, cuya técnica innovó con el uso de pinturas al óleo. Sus obras transmiten serenidad. Enmarcadas por formas geométricas que destacan el uso magistral de la perspectiva y el color con que el maestro consigue dar vida a las escenas.

En Las Vidas –la primera enciclopedia de Historia del Arte–, Giorgio Vasari lo llamó El pintor del Borgo Santo Sepulcro y lo describe como el

«mejor geómetra de los tiempos suyos, porque quizás tengan sus perspectivas la más moderna manera, y dibujo y gracia incluso mejor que los otros. Este fue investigador de muchas simplificaciones y facilidades de la dificultad en las modalidades de las cosas geométricas; como abiertamente puede verse en los libros de su composición, conservados la mayoría en la librería de Federico II Duque de Urbino; que junto al renombre de la pintura, aportaron a Piero nombre inmortal.»

Su fresco La Resurrección de Cristo es una obra de madurez en la que queda patente su dominio de la perspectiva.

Cristo en el centro, dividiendo la composición en tres planos con narrativas diferentes a izquierda y derecha, nos mira de frente con el sosiego característico de las obras de della Francesca, reforzando la solemnidad del momento.

Piero della Francesca se autorretrata en el soldado que duerme de frente a nosotros vestido de marrón.

La Pascua de Resurrección que se celebra hoy, es la fiesta central de la Cristiandad y la que da sentido al cristianismo.

Jesucristo pasa de la muerte a la vida, resucita en domingo, al tercer día de su muerte, liberando a la Humanidad de los pecados que la alejan del Creador.

Quizá el coro del Hallelujah de «El Mesias» de Händel sea una de las músicas que más escuchen hoy los creyentes cristianos.

Creer en lo divino

«Yo soy la resurrección y la vida; el que cree en Mí, aunque muera, vivirá, y todo el que vive y cree en mí, no morirá jamás. ¿Crees esto?»

Juan 11: 25-26 (La resurrección de Lázaro)
SIGue...

Judith Scott, la valía del síndrome de Down

🌸 Neurodomingo 2021.12

El fotógrafo Leon Borensztein (izquierda) muestra a la artista Judith Scott el retrato que le tomó en 1999.

—Arte y trisomía 21—

Judith Scott (1943-2005), fue una escultora norteamericana. Nacida con síndrome de Down, no tuvo oportunidad de desarrollar el lenguaje verbal, pues llegaron muy tarde a detectar que una escarlatina durante su primera infancia le había causado una sordera.

Sus padres quisieron que fuera a una escuela de educación especial, pero no fue admitida. Así que cuando Judith cumplió siete años, se vieron obligados a internarla en una institución estatal separándola de su hermana gemela, Joyce. Las ideas eugenésicas de entonces aún siguen haciendo mucho daño.

En el internado seguían sin detectar su sordera, todas sus dificultades se atribuyeron a la trisomía 21 y se pensó que nada podía hacerse por ella.

A los cuarenta y dos años Judith seguía sin lenguaje hablado, pero entonces su hermana consiguió su tutela legal y la llevó a vivir con ella a California. Pensó que sería buena idea que asistiera al Creative Growth Art Center en Oakland, y realmente lo fue. Allí, Judith descubrió el arte como medio de expresión.

Judith Scott abraza su trabajo, 1999, foto: Leon A. Borensztein

Sus esculturas, hechas de hilos y cuerdas que envuelven y unen distintos objetos, llamó enseguida la atención de la crítica que valoró su elevada expresión individual al margen de influencias culturales. Judith Scott está considerada una artista independiente (outsider) cuya obra, de renombre internacional, forma parte de las colecciones de museos de arte moderno de todo el mundo, como el MOMA de Nueva York.

En el año 2006 Lola Barrera e Iñaki Peñafiel le dedicaron un largometraje documental, ¿Qué tienes debajo del sombrero?.

SIGue...

El retraso madurativo

Cuando se dice que un niño tiene un retraso madurativo lo que se está diciendo es que, comparado con la mayoría de niños de su edad, su neurodesarrollo es más lento.

No es por tanto un diagnóstico, es una observación que hace el pediatra o el neuropediatra sobre el momento del neurodesarrollo en el que se encuentra ese niño. Ni siquiera significa que ese retraso vaya a perdurar siempre.

Al detectar esta situación, o cualquier otro problema en el neurodesarrollo, nunca debe demorarse la derivación a un neuropediatra y a la vez a un centro de atención temprana.

La detección de problemas del neurodesarrollo

sigue...

La epilepsia es un trastorno del neurodesarrollo

La epilepsia que se inicia en la infancia o en la adolescencia no se considera un trastorno del neurodesarrollo –TND–, y sin embargo debería considerársela así.

disfunción cerebral neurodesarrollo

Los TND son un grupo de problemas que aparecen en la infancia y que se manifiestan como una adquisición lenta o peculiar de las habilidades motoras, cognoscitivas o de conducta que van surgiendo en la infancia y la adolescencia. 

La epilepsia, no sólo interfiere el neurodesarrollo, sino que la probabilidad de que aparezca en un niño o niña con un TND es muy superior a la de la población general y eso ya debería decirnos mucho.

Cuando epilepsia y trastorno del neurodesarrollo coinciden

sigue...

Lengua materna

❄︎ Neurodomingo 2021.8

Foto de Carlos Florencio Miranda, en su blog «Fotos sin porque».

—Pensar y comunicar—

Marta Minujín, nacida en Buenos Aires en 1943, es una artista plástica autodidacta e independiente convencida de que el arte debe encontrarse fuera de los museos. En sus obras el espectador pasa a ser actor, pues sin su presencia no tienen sentido.

Así pasa en la «Torre de Babel de libros» que fue realizada para celebrar la elección de Buenos Aires como Capital mundial del libro en 2011.

La Torre de Babel

En el libro del Génesis (11: 1–9) se cuenta cómo aparecieron las distintas lenguas humanas.

Tras el Diluvio Universal sólo sobrevivieron Noé y su familia que, al secarse la Tierra, se esparcieron por toda su faz y la repoblaron con su descendencia. Entonces todos hablaban la misma lengua.

Los que llegaron a las llanuras de Sinar se sintieron tan poderosos que quisieron demostrarlo al mundo construyendo «una ciudad y una torre cuya cúspide llegue al cielo». Pero Dios interrumpió su obra al confundir tanto el lenguaje de los trabajadores que ya no podían entenderse unos a otros. La ciudad nunca se completó y la gente se dispersó por toda la Tierra.

Lenguaje

De las muchas características que compartimos todos los seres humanos, yo destacaría tres: el andar erguido –bipedismo–, la de formar una pinza manual y el lenguaje.

sigue...
A %d blogueros les gusta esto: