Síndrome de Asperger: ser o no ser

En 1994 el DSM-IV –la cuarta edición del Diagnostic and Statistical Manual of Mental Disorders– incluye al síndrome de Asperger como patología diferenciada del autismo, para volver a reunificarlos en su quinta, y hasta ahora última, versión de 2013.

Estos vaivenes generan confusión y dan la impresión de que estas clasificaciones son arbitrarias o que inducen al error, pero no es así. Como sucede con todos los trastornos del neurodesarrollo, los límites entre uno y otro no son nítidos.

La naturaleza nunca traza una línea sin difuminarla. 

Lorna Wing

La Dra. Lorna Wing fue quien introdujo el concepto de espectro para referirse al autismo.

sigue...

Epilepsias reflejas

❄︎ Neurodomingo 2021.6

—Lectura y epilepsia—

René Magritte fue un pintor surrealista belga del siglo XX cuyas pinturas, más que mostrar sueños, son imágenes que cuestionan la realidad y sorprenden a quien las contempla.

Este «ne pas reproduire» (reproducción prohibida), obra de 1937, es un buen ejemplo de cómo el ingenio de Magritte impacta en nuestras certezas. El libro sobre la repisa se refleja correctamente en el espejo, pero el hombre sigue dándonos la espalda, lo que diluye su identidad.

Epilepsias reflejas

A mí esta obra me hace pensar en las epilepsias reflejas, concretamente en la epilepsia de la lectura.

sigue...

Los trastornos del neurodesarrollo

He escrito múltiples entradas sobre trastornos del neurodesarrollo (TND) concretos. Muchos tienen incluso categoría propia en el blog, como la parálisis cerebral infantil –PCI–, el trastorno por déficit de atención hiperactividad –TDAH–, el trastorno en el espectro autista –TEA– o la epilepsia.

Hasta he escrito un libro sobre los TND, pero acabo de darme cuenta de que nunca les he dedicado una entrada en el blog. 

Y me parece una entrada necesaria porque existe una gran confusión sobre los TND, que suponen un desafío incluso para la neurociencia.

Todo en los TND es difícil.

Sigue...

«La aventura de tu cerebro»

El neurodesarrollo: de la célula al adulto

Mi primer libro trata sobre el cerebro en desarrollo, sobre el neurodesarrollo.
Publicado por Next Door Publishers.

Prólogo de Pilar García de la Granja

Sinopsis

El final de esta historia ya lo conoces: el final eres tú.

Un resultado único e irrepetible entre los millones de variantes posibles, una casualidad extraordinaria. Desde aquella célula inicial formada por los gametos de tus padres, son muchos los acontecimientos biológicos y biográficos que te han convertido en el adulto que eres. Este largo proceso se conoce como neurodesarrollo y en este libro se desgranan sus claves. 

Dirigido a todos los públicos, explica los conocimientos actuales de esta ciencia amenizados con historias reales y permite descubrir las situaciones por las que pasa el cerebro, desde que se forma durante la gestación hasta que adquiere su plena madurez. Sus capítulos abordan las bases de la herencia, la influencia del ambiente, la perspectiva histórica de la maternidad y la paternidad, las etapas del neurodesarrollo, qué es la inteligencia y la importancia de la alimentación y del sueño. 

En definitiva un libro sobre como crece y se capacita el cerebro para regular el movimiento corporal, dominar el lenguaje, aprender su entorno, y concretar con su progreso la identidad personal. Tareas imprescindibles para cumplir su cometido: integrar todas las funciones del organismo y adaptarlo a su entorno, para que el movimiento y la conducta sirvan con eficacia a las circunstancias vitales de cada uno.

Un libro que mejora el conocimiento del desarrollo del niño y facilita a los padres, docentes y profesionales de la salud, su acompañamiento a través de este maravilloso recorrido que lo convertirá en un adulto independiente.

¿Qué dicen sobre «La aventura de tu cerebro»?

Reseñas

↬  2020 © mj mas


Una Navidad sin el tacto: sensación y sentimiento

El año en que dejamos de abrazarnos

Navidad, una esperanza envuelta en sentimientos contrapuestos. La ilusión infantil y la melancolía adulta. ¡Cuánto duelen las ausencias en las reuniones familiares! En esta Navidad del 2020 no sé si soy capaz de imaginar el duelo de tantos por tantos vacíos prematuros.

Sin embargo, no necesito imaginar cómo se siente la pérdida que aún sufrimos todos: la falta de contacto físico.

Hemos tenido que reducir, incluso eliminar, las muestras de afecto, renunciar a abrazarnos y besarnos unos a otros. No sólo a nuestros familiares más íntimos, pero con los que no convivimos, sino a amigos o colegas que apreciamos. Tampoco hemos podido saludar a los clientes de toda la vida con un apretón de manos o animar a los alumnos con un gesto de afecto ni confortar a los pacientes cogiéndoles la mano. Cada uno en su esfera personal y profesional habrá sentido esta carencia. Personalmente es la que peor llevo. 

Sigue...
A %d blogueros les gusta esto: