Referencia social

¿Engañamos a los niños?

Este vídeo de unos adultos que simulan que un niño se ha golpeado la cabeza y llora se ha hecho viral.

Me parece una tontería hacer llorar así a un pobre niño sólo por diversión, pero allá cada cual con sus cosas.

Por mi parte voy a darle un mejor uso a la anécdota y, como ya hice en mi cuenta de Twitter @MasTwitts, me servirá de excusa para hablar en esta entrada de la «referencia social», una forma de aprendizaje que empieza muy temprano, entre los 6 y los 9 meses de edad.

Analizaré lo que se ve en el vídeo y trataré de explicar porqué creo que estamos viendo una respuesta típica basada en la referencia social. ¿Empezamos?

sigue...

Síndrome de Landau-Kleffner

Síndrome de afasia epiléptica adquirida

Es el otro nombre que recibe el síndrome de Landau-Kleffner –SLK–, porque este síndrome epiléptico se caracteriza por la pérdida del lenguaje –afasia– en un niño cuyo neurodesarrollo y cognición previos eran normales.

Es un síndrome muy poco frecuente, se desconoce el número de personas que lo sufren, pero el número de diagnósticos aumenta cada año, probablemente por ser cada vez más conocido.

Desde su primera descripción en 1957, por los doctores William Milton Landau y Frank R. Kelffner, hasta la fecha hay descritos más de 350 casos en la literatura médica y se calcula que al año aparece un nuevo caso cada millón de niños.

Es pues una enfermedad rara y por tanto conviene conocerla para aumentar su detección.
En este síndrome se produce una alteración del patrón eléctrico normal del sueño, por la presencia de descargas anómalas y muy frecuentes de las neuronas. Estas descargar entorpecen el funcionamiento del cerebro que entonces no realiza las funciones reparadoras que suceden durante el descanso y se produce un deterioro cognosicitivo, específicamente en el lenguaje. Se trata pues de una encefalopatía epiléptica.

sigue...

Charla taller en Fundación Querer

El sábado 18 de mayo estaré en la Fundación Querer.

Si necesitas una consulta médica para tu hijo, puedes pedir cita en el teléfono 91 628 86 59 / 669 466 396 o por correo electrónico sgd@fundacionquerer.org.

Después, a partir de las 11:30 horas habrá una charla-taller gratuita sobre el Trastorno del lenguaje, del neurodesarrollo y la importancia de la atención temprana y de la educación especializada.

El aforo es limitado, así que si quieres venir ¡date prisa en apuntarte!

El día del libro ¿digital o analógico?

Gracias a la gran capacidad adaptativa del cerebro humano habitamos todas las latitudes de la Tierra y hemos desarrollado más de 6.000 lenguas distintas que, sin duda, resultan claves para la enorme diversidad cultural de nuestra especie.

La lengua, el lenguaje hablado de cada uno, facilita el pensamiento, lo hace más fluido, abstracto y reflexivo, permite también comunicarnos con los demás. Pero el lenguaje hablado no es la única forma de representar una idea, hemos inventado múltiples sistemas de signos, de los que el principal y más exitoso es la escritura.

Lo escrito permite transmitir la información salvando las barreras del tiempo y del espacio.

En la escritura alfabética occidental una letra representa un sonido y la unión de varios sonidos forma palabras.

Así que leer nos permite «ver» la sonoridad de las palabras.

Pero esto no es así en todas las culturas, ni actuales ni pasadas. A lo largo de la Historia y la Geografía, nuestra especie ha creado distintos sistemas de escritura –jeroglífica, cuneiforme, alfabética, china, mesoamericana o del valle del Indo–, cada una con su propio soporte –piedra, arcilla, hueso, caparazones animales, papiro, pergamino o papel–, que determina el objeto usado para escribir  –punzones, cuñas, plumas o pinceles– y por tanto la necesidad de desarrollar la habilidad manual adecuada para usarlos.

La lectura y la escritura implican a funciones visuales, auditivas y manipulativas complejas de manera que cada sistema de signos conforma los circuitos cerebrales de forma diferente.

sigue...

Cuando sospechar autismo

Trastorno del espectro autista

El Trastorno en el Espectro del Autismo (TEA) es un trastorno del neurodesarrollo que se manifiesta en la infancia temprana y que persiste a lo largo de toda la vida. El término TEA alude a un grupo muy variado de problemas que tienen en común la presencia de dificultades en la comunicación, la interacción social y un comportamiento estereotipado. 

 

Conocer mejor el autismo permite estar atento a sus signos precoces y cuanto antes los reconozcamos, antes podremos intervenir, lo que la mayoría de las veces mejora el pronóstico.

Esto, que es importante para los profesionales de la salud de la infancia, lo es también para los padres y los docentes, porque cuanto más conozcamos en autismo, mejor podremos atender y ayudar a quienes lo tienen.

Así que es muy importante detectar los primeros signos de autismo, pero ¿sabemos cuáles son?

Read More
A %d blogueros les gusta esto: