Trastornos Paroxísticos no Epilépticos

(TPNE)

Son episodios que se parecen a las crisis epilépticas porque aparecen y terminan de forma brusca (eso significa paroxismo). Pero a diferencia de la epilepsia, no son debidos a una alteración de la actividad eléctrica cerebral y por supuesto no precisan tratamiento.

Son muchos y sus causas muy diversas. Es interesante saber que existen y reconocerlos precisamente porque no todos los episodios de aparición brusca, estereotipados y repetitivos son epilepsia.

Sobre todo los TPNE que ocurren a los niños más pequeños generan una gran angustia. Y aunque conocer sus características clínicas es suficiente para sospechar el diagnóstico, diferenciarlos de la epilepsia no siempre es fácil.