Entrada invitada

En esta sección neuronas en crecimiento cede la palabra a expertos en otras áreas que enriquecen la perspectiva neuropediátrica de este blog.

Hoy escribe la Dra. Marian Jiménez de Aldasoro.

Marian Jiménez de Aldasoro es especialista en Medicina Familiar y Comunitaria y trabaja en el Hospital La Plana de Villareal (Castellón). Conozco a Marián gracias a la red social Twitter, compartimos buenos ratos en el 2.0 y en persona. Es una de esas amigas de las que continuamente aprendes cosas porque su agradable conversación invita siempre a reflexionar y transmite envidiables y sensatos puntos de vista. Comprobarás que tengo razón si visitas su perfil de Twitter: @mjaldasoro, en el que ella misma dice

comillas“Sólo hay una cosa que hace imposible un sueño: el miedo al fracaso!!”

Aunque es en su blog donde realmente se muestra como es. “Desde la litera de arriba” es un blog ecléctico e intimista en el que Marian da rienda suelta a sus ideas con una escritura precisa y sentida que no deja indiferente.

Marián Jiménez AldasoroLa Dra. Jiménez es además madre de 3 hijos de los que ella se siente orgullosa, y tiene razón porque son igual de encantadores que su madre. Uno de ellos nació con necesidades especiales –como a ella le gusta llamarlo– y he querido pedirle a esta escritora escondida que nos transmita su experiencia de maternidad. ¡Y vaya regalo me ha hecho!

Tengo el placer de compartir con vosotros este extraordinario relato. Disfrutad y aprended…

El juego de la oca

por Marián Jiménez de Aldasoro

juego de la ocaTodos aquellos que tenemos memoria tenemos un rincón para el juego de la oca.

Una simple ficha y un dado pueden hacer las delicias de una tarde.

No cualquier ficha sino la mía. No cualquier puntuación del dado sino la que, tras ser agitado y lanzado con fuerza, nos da su mejor cara.

Con ella (con la suma de puntos que el azar te ofrece) subimos de nivel –“de puente a puente y tiro porque me llega la corriente”– o esperamos, en la cárcel o en el pozo según las versiones, tres turnos sin jugar.

Lo mismo avanzamos “de oca en oca y tiro porque me toca” que volvemos hacia atrás o adelante según nuestra posición, “de dados a dados y tiro porque me ha tocado”, que volvemos a la casilla uno… Todas nuestras fichas son iguales lo mismo que el dado. Lo que cambian son los jugadores, las personas, la “suerte” que el dado reparte y la actitud de éstas ante el juego.

Ya muy mayor me di cuenta que este juego te enseña a prepararte para la vida donde cada uno tiene su ficha y su dado. Con su lanzamiento, es decir, con las decisiones que uno toma día a día –aparentemente al azar– se condiciona el desarrollo de tu vida que podrá ser luminosa, con claroscuros o sombría dependiendo de nuestra actitud. Tener un hijo es como lanzar un dado… no controlamos (afortunadamente) el resultado pero hemos de ser valientes preguntándonos si queremos a nuestro hijo con las características que éste tenga o al hijo que en nuestra mente imaginamos.

Las expectativas predeterminadas llevan a frustrase porque rara vez la vida es como imaginamos; casi siempre es mucho mejor aunque el envoltorio del regalo que ésta nos depara esté arrugado, haya perdido el lazo o esté despegado por un lateral. Sin embargo, lo importante es lo “de dentro” y, quizá, no sólo eso: sino la intención de quien te lo regala, el tiempo y la dedicación que le llevaron a buscarlo para ti. Cada hijo es un regalo que la vida te brinda. Con sus características (leamos papel de envolver), peculiaridades (lazo) y carácter propio (cierre completo y perfecto del envoltorio final), lo mismo que tú. O que yo o que aquel al que admiramos o al que compadecemos…

dadosQue sea “perfecto” no garantiza que sea feliz ni que te permita serlo a ti. A veces, en la dificultad de lo distinto y lo desconocido, de lo inesperado y lo impactante por lo ”no común“, tenemos nuestra felicidad –y la suya– al alcance de la mano.

Nadie te garantiza el resultado del lanzamiento de un dado como nadie puede hacerlo con el inicio de una vida y las características de ésta; tan sorprendente y tan apasionante como la aventura diaria de la vida misma. ¿De qué vida? De todas, porque no hay una que valga más o menos que otra sino que se desarrollan en desigualdad de oportunidades, por la sociedad y por los mismos padres que tardamos mucho en comprender que el tener un hijo distinto (aunque aquí habría que hacer un inciso y pensar distinto respecto a qué y meditarlo…) no es un castigo sino una oportunidad .

Sí, sí… habéis leído bien: ¡una oportunidad! De vivir una vida plena, con miras anchas y horizonte amplio, sin que se cumplan los cánones establecidos “de-lo-que–tiene-que–ser–un–hijo”, ni falta que hace…

Al principio es como el juego: vas de “oca en oca” buscando el diagnóstico; puedes tenerlo o no, pero tu vida es como el agua bajo el puente “ que se lleva la corriente” estando en ocasiones al borde del naufragio.

Según el día saltas alegre “de oca en oca” y avanzas por las casillas con ánimo y alegría; otros vas de ”dado a dado” pudiendo tanto avanzar como retroceder. En el peor de los casos estarás un tiempo, limitado, en el olvido del pozo donde tu corazón se llenará de sombra y de desolación.

Pero como no hay mal que cien años dure volverás a descubrirte jugando de nuevo con el alma regada por un brillante rayo de luz cuando menos te lo esperes…
Y entonces sabrás aprovechar el juego, reír y disfrutar de los puntos, las casillas, el ir adelante o atrás…

de oca a ocaLos padres de niños con necesidades especiales, como a mi me gusta llamarlo porque es lo que mejor define lo que tenemos en casa, pasamos por distintos estados, distintos momentos de ánimo, desconsuelo y esperanza hasta la aceptación. Debemos aprender a jugar con lo que tenemos y no pensar en ganar sino en disfrutar de la partida –que es la vida– con sus días y sus noches, sus subidas hacia el éxito y retrocesos hasta la casilla uno.

Aprender que son estos movimientos (decisiones) los que nos llevan a encontrar, a cada uno, su camino en ellos (llamemoslo partida vital) nos enseñará –como lo hace el juego– a disfrutar de las oportunidades y de las personas que el juego de la vida nos pone cerca.

Debemos aprender a dejarnos ayudar, a saberse consolados para saber consolar después, a mirar con optimismo hacia el futuro (casilla central) al que se accede de mil maneras distintas, cada uno la suya, todas válidas y todas únicas como lo son aquellos niños perpetuos que caminan de “oca a oca” a nuestro lado.

 Marian Jiménez de Aldasoro

____________________________

Acerca de mj mas

Neuropediatra · Ejerzo la Medicina con Ciencia y humanidad. Aquí divulgo sobre el imperfecto cerebro humano.

»

  1. victor canduela dice:

    Gracias Mª José por compartir con todos este precioso relato que Marian ha sacado (seguro) de su corazón. Es una estupenda lección para todos, padres, madres y profesionales.

    Un saludo

  2. Hola Maria José,
    felicitarte a ti y a tu invitada Marián Jiménez por el relato. Lo he disfrutado.
    Saludos.

  3. Alicia dice:

    Muchisimas gracias por facilitar que conozcamos a estas grandes personas. Me ha llegado muy especialmente.
    Besos.

  4. María dice:

    Muy humano y real.. Como todo lo que publicas, estupendo! Gracias a ti y a tu amiga, madre, médico, persona..

  5. Alba dice:

    ¡Qué bien dicho y qué emoción! Genial Marian. Saludos MJ.

  6. May dice:

    Necesitaba leer algo asi. Gracias

  7. Manuel dice:

    María José me ha emocionado el relato de Marian, en él se reconoce la grandeza de su alma y de su maternidad, muchas gracias. Su publicación en grandes medios de comunicación serviría de lección magistral para aquellos que denostan el nacimiento de hijos con necesidades especiales.

Si comentas, todos aprendemos. ¡Gracias!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s