Los abuelos

🌸 Neurodomingo 2021.24

Mary Cassatt fue una pintora estadounidense (22 de mayo de 1844 – 14 de junio de 1926) que formó parte del grupo de impresionistas que trabajaban en París y sus alrededores. Compartía con ellos su interés en la experimentación y en el uso de colores brillantes inspirados en la naturaleza. En su evolución artística se interesó por un enfoque más simple y directo, lo que alejó su obra del movimiento impresionista.

Su obra, de temática intimista, destaca el papel de la mujer en su época centrado en la maternidad y la crianza de sus hijos. Ella misma tuvo que retirarse un tiempo del mundo del arte para cuidar a su madre y hermana enfermas y sólo retomó su actividad pictórica tras el fallecimiento de su hermana y cuando su madre recuperó la salud. Cassatt retrata a las mujeres en su entorno doméstico cotidiano. Su estilo, directo y honesto, enfatiza la fuerza de lo femenino por encima del sentimentalismo o la dulzura. Y eso me parece que sucede con Katherine Cassatt leyendo a sus nietos.

Me gusta este cuadro porque me recuerda a mis abuelos. Echo en falta su cariño y su sabiduría. Los ratos con mis abuelos fueron siempre momentos de felicidad, de intimidad y ocio, de caprichos y de ternura, pero también de historias de su vida y de su modo de entender el mundo que yo escuchaba con admiración. Aunque no puedo saberlo con certeza, a menudo pienso en lo que dirían o harían al ver el transcurrir de nuestros días y encuentro en sus enseñanzas una referencia para mi propia conducta.

—los abuelos y el neurodesarrollo—

La especie humana, con su doble herencia genética y cultural, depende de la educación e información para sobrevivir. Entre las obligaciones parentales está procurar a los hijos una educación y enseñanzas que los preparen para la vida adulta. Pero en esta tarea los abuelos han tenido desde siempre un papel indispensable como transmisores de los valores tradicionales y deseables. No debe ser casual que la longevidad humana le permita ser la especie con más abuelos vivos cuando nacen sus nietos.

SIGue...

Etapas del dibujo infantil

🌸 Neurodomingo 2021.23

Pablo Picasso y su amigo Georges Braque inventaron el cubismo, la primera vanguardia. Experimentan e innovan con las formas –predomina la geometría–, fragmentan líneas y superficies –desaparece la sensación de profundidad–, suprimen los detalles –el dibujo se hace infantil–, reducen la paleta de colores, pero, sobre todo, abandonan la perspectiva tradicional y presentan en un mismo plano diversas vistas del objeto que se ofrece con perspectivas múltiples y simultáneas. Ya no existe un punto de vista único.

Y así sucede con esta «Cabeza de mujer leyendo», podemos ver al mismo tiempo su perfil izquierdo, su cara de frente y sus manos desde distintos ángulos. Con esta visión simultánea a partir de distintos puntos de vista, Picasso consigue transmitirnos la idea de movimiento.

Antes de Picasso la pintura era pintura, después el Arte sería para siempre otra cosa. 

Un siglo después de convertirse en «vanguardia» la obra de Picasso sigue siendo desconocida y provoca a veces comentarios inapropiados como «eso lo dibujaría un niño». ¿Quizá el propio Picasso no lo consideraría tan incorrecto?

«Desde niño pintaba como Rafael, pero me llevó toda una vida aprender a dibujar como un niño». 

Pablo Ruíz Picasso

Pero ¿es verdad que Picasso pintaba como los niños? ¿Cómo sucede el desarrollo del dibujo?

—dibujo y neurodesarrollo—

Todos podemos dibujar porque el dibujo es una habilidad humana y como tal está limitada por las capacidades perceptivas, cognoscitivas y ejecutivas de la persona y es un reflejo de estas funciones cerebrales.

Dibujar involucra a la vista –percepción– y a la mano –motricidad–, el dibujo es el fruto de la coordinación de ambas pasada por el tamiz del cerebro, con sus emociones y sus ideas.

Observando el dibujo de un niño podemos intuir como discurre su neurodesarrollo, es un reflejo de su mundo que muestra muy bien sus capacidades, como se van desenvolviendo la vista y la habilidad manual, pero también como son los procesos mentales y las emociones del dibujante.

Entonces las características del dibujo discurren paralelas a las etapas del neurodesarrollo. Así que podemos hablar de una etapa sensorio-motora, una etapa del lenguaje y una de la identidad personal.

Etapa del garabato

SIGue...

El café en el cerebro

🌸 Neurodomingo 2021.22

Norman Percevel Rockwell fue un ilustrador, fotógrafo y pintor neoyorquino (1894-1978) cuyas escenas costumbristas siempre nos sacan una sonrisa. En esta, hecha en 1958 para un anuncio de té rojo, se plasma perfectamente lo bien que sienta un café (o té) como pausa en el trabajo.

Tomar un café es algo que muchos hacemos varias veces al día. Para hacer una pausa y recobrar fuerzas, un momento de tertulia con amigos o en familia. El café es una constante en nuestra sociedad y su éxito tiene que ver con sus efectos sobre el sistema nervioso, pero su consumo también tiene sus riesgos.

—Café, ¿bueno o malo?—

Se dice que el buen café debe ser Caliente, Amargo, Fuerte y Espeso –CAFÉ–. pero en realidad hay tantas formas de tomarlo como personas que lo toman. Un acto social, excusa para casi todo.

SIGue...

Ser paciente o tener paciencia

🌸 Neurodomingo 2021.21

Es el vestíbulo de un hotel, pero podría ser la sala de espera de un hospital, de un centro de salud o de una estación de tren. Como en el resto de su obra, trata aquí Edward Hopper la alienación y lo fugaz. Sus personajes transmiten una mezcla de estoicismo y drama enmarcados por una luz dura y líneas rectas que crean un ambiente incómodo y artificial. Momentos que exponen la vida moderna, nos pasan desapercibidos sin detenernos a valorarlos.

Hopper nunca recibió en vida el reconocimiento que tiene ahora.

—Paciencia y espera—

Esperar es algo que hacemos a diario: en la cola del autobús, con el semáforo en rojo, subiendo en el ascensor… Momentos efímeros que omitimos a nuestra memoria. Paciente o impaciente, la espera se soporta mejor si entendemos qué nos pasa cuando no nos queda más remedio que aguardar.

SIGue...

Los sueños

🌸 Neurodomingo 2021.20

Este cuadro representa a un niño que se ha dormido leyendo. Parece cansado, o quizá la lectura sea difícil, pesada o nada interesante… Nada de eso, el título nos da la clave moralizante de la pintura: El pequeño perezoso.

Pintado por Jean-Baptiste Greuze en el siglo XVIII. Las obras del pintor francés reflejan las transformaciones sociales del Siglo de las Luces. Sus cuadros los protagonizan sencillos pequeño burgueses del mundo rural a los que Greuze retrata con una aureola nueva de nobleza y grandeza que emocionará a Diderot. Junto a Jacques-Louis David y Jacques-Augustin-Catherine Pajou será testimonio del surgimiento de la burguesía en la sociedad del siglo XVIII.

—Dormir y soñar—

No sabemos por qué necesitamos dormir, tampoco por qué soñamos. Quizá para tener nuestra conciencia entretenida, mientras él sigue a sus cosas de la noche, el cerebro elabora recreaciones mentales: los sueños. Los fabrica con recuerdos de nuestros sentidos y con episodios de nuestra vida. Algunos son entretenidos y nos hacen sentir bien, otros son tan raros o inquietantes que nos asustan o nos ponen tristes.

SIGue...

Último post

A %d blogueros les gusta esto: