El calor empeora la enfermedad.

Como somos animales homeotermos, nuestro organismo cuenta con un complejo, pero eficaz, sistema de termorregulación que nos permite mantener la temperatura corporal estable entre entre 36’7 y 37 °C.

Sin embargo cuando hay una ola de calor, el cuerpo tiene problemas para liberar el exceso de calor, el hipotálamo pierde su capacidad termorreguladora y el organismo sufre una temperatura peligrosamente elevada. Es el golpe de calor. Los niños, los enfermos crónicos y los ancianos, son especialmente vulnerables a las altas temperaturas.

Los niños que padecen problemas neurológicos tienen aún mayor riesgo de sufrir las consecuencias del calor extremo. Es conveniente conocer como el calor puede empeorar las enfermedades neurológicas de la infancia.

Personas más vulnerables a las altas temperaturas. 

Cuando la temperatura es extrema, debe tenerse especial cuidado con los niños –aún no han madurado todos los mecanismos de regulación–, los enfermos crónicos –pueden tener alterados estos mecanismos– y los ancianos –pierden la capacidad normal de regular su temperatura–.

En un adulto sano, los mecanismos corporales para mantener la temperatura dejan de funcionar correctamente cuando hace mucho calor o un frío excesivo. El termostato interno, el hipotálamo, deja de funcionar correctamente si la temperatura interna está por debajo de 35 °C o por encima de 41.

termorregulación

Los niños y el calor.

Por sus características físicas, los bebés tienen un mayor riesgo de presentar golpes de calor:

  • su piel es más delgada y menos aislante
  • la superficie corporal es menor
  • tienen mayor proporción de agua por kilo de peso
  • el riñón no concentra tanto la orina y elimina más agua
  • no sudan tanto

Extrema los cuidados con ellos. Lugares frescos, nada de sol directo, ropa ligera. Tampoco hay que pasarse y poner la habitación a temperatura nevera, porque entonces puede pasar lo contrario, que pierdan calor.

dar pecho amamantarSi toman pecho, ofréceselo con frecuencia, pero siempre que estén despiertos, hay que respetar su descanso. La lactancia materna tiene todas las ventajas también en verano: asegura alimentación e hidratación, disminuye la irritabilidad del bebé por el calor y facilita la conciliación del sueño.

Los niños más mayores siguen teniendo una menor capacidad de regular la temperatura corporal, y además no paran quietos ni a pleno sol y no son conscientes de que tienen sed o calor.

La ropa de los niños en verano debe ser ligera, hay que evitar que jueguen a pleno sol y darles de beber aunque no tengan sed. Si su piel está muy caliente, seguro que les apetecerá un baño refrescante.

Lo de hacer la digestión antes de bañarse… lo explica mejor que yo el Dr. Jesús Martínez Alvarez en su blog –”¿Cuanto queda, mamá?“–.

Con el calor, aún debemos estar más atentos con el que niño sufre una enfermedad neuropediátrica crónica.

Migraña y calor.

dolorLas altas temperaturas aumentan el riesgo de que aparezca una crisis de cefalea.

Es frecuente oír que los cambios de tiempo desencadenan episodios de migraña. El calor excesivo provoca la dilatación de los vasos cerebrales que intentan así disipar el calor al máximo y esto hace que duela la cabeza. (Ese dolor pulsátil tan característico…).

Además el insomnio que causa el calor merma el descanso nocturno, y dormir mal es otro factor precipitante de la migraña.

Epilepsia y calor.

El verano trae consigo varios factores precipitantes de crisis epilépticas. Es interesante conocerlos para anticiparnos.

La fiebre, la temperatura elevada y la falta de sueño son factores que favorecen la aparición de crisis epilépticas.

Los fármacos antiepilépticos tienen un margen terapéutico muy estrecho. Es decir, son efectivos en un rango de dosis muy pequeño, por lo que mantener los niveles adecuados es imprescindible para evitar recaídas o intoxicaciones.

El exceso de sudoración altera las proporciones de agua y de sales corporales, esto modifica la concentración de fármacos antiepilépticos por lo que las personas que sufren epilepsia deben procurar una hidratación adecuada.

Algunos fármacos antiepilépticos, como el Topiramato, disminuyen la sudoración y agravan el riesgo de padecer un golpe de calor.

Otros, como la Carbamacepina, causan mucha somnolencia que puede empeorar con el calor.

Siempre es conveniente aclarar con la neuropediatra los efectos secundarios de los fármacos antiepilépticos, pero en verano hay sobre todo factores externos que conviene tener en cuenta.

viajar con epilepsiaEl cambio de horario durante las vacaciones puede alterar el control de las crisis en las personas con epilepsia. Se duerme a deshoras, fiestas por la noche, normas más flexibles, usar el móvil o la tablet después de cenar… Por no mencionar que es más fácil despistarse y olvidar una toma de medicación.

El incumplimiento terapéutico es, junto con el mal descanso nocturno, la causa más frecuente de recaída de crisis epilépticas en la infancia.

Los adolescentes con epilepsia deben tener clarísimo que el consumo de alcohol es un riesgo muy grande de tener una crisis epiléptica prolongada y grave.

Los niños con epilepsia que viajan fuera de casa van a tener cambios en su rutina –campamentos, casa de los abuelos, al extranjero, otra zona horaria…– que hay que tener en cuenta al preparar el viaje.

También las actividades deportivas son más frecuentes en verano. Practicar deporte es sano y deseable también para los niños con epilepsia. Las actividades acuáticas, sobre ruedas o con riesgo mínimo, no deben hacerse sin una supervisión adecuada por un adulto conocedor del problema, y por supuesto cumpliendo todas las normas de seguridad.

Pasar calor con discapacidad intelectual.

beber aguaLos niños con bajo rendimiento intelectual pueden tener dificultades para identificar que tienen sed o fatiga y conviene vigilar más de cerca su actividad diurna.

Las personas con discapacidad intelectual de origen genético –como el síndrome de Down, el síndrome “Cri du chat”, el síndrome de Angelman, etc.– suelen tener dificultades para dormir. Tanto por exceso, como por defecto. Y las causas de su dificultad pueden ser muy variadas, aunque muy relacionadas con su problema de base. Estas dificultades repercuten aún más en su capacidad intelectual y en su actividad diaria.

No es un problema menor, conviene detectarlo y tratarlo. El verano y su calor, no ayudan precisamente a mejorar los hábitos de sueño en las personas con discapacidad intelectual.

El calor puede complicar el autismo.

Lo mismo sucede a las personas con autismo. En los casos más graves puede haber dificultad para identificar si tienen sed o fatiga y en todos los casos, suele haber problemas para conciliar el sueño que tiende a ser de menor duración que en el resto de la población.

sentidos autismoA los niños con autismo que tienen hipersensibilidad sensorial el cambio de ropa y de alimentación les afecta mucho.

Las ropas nuevas que a nosotros nos resultan cómodas y fresquitas, a ellos pueden parecerles papel de lija, de modo que prefieren su pantalón o falda de invierno ¡aunque sea de lana! Los demás pensamos que son manías, pero lo más seguro es que sea molestia física real.

También el cambio en la textura y la temperatura de los alimentos propios del verano puede resultar desagradable. No es raro que con los cambios de estación su alimentación empeore y se vuelva más difícil. En este caso tampoco son manías

El calor y las personas con movilidad disminuida.

El músculo tiene muchos vasos sanguíneos porque es, junto al cerebro, el mayor consumidor de energía de nuestro organismo. Necesita muchos nutrientes y los necesita ahora.

silla ruedas - iconoPor un lado el calor disminuye el tono muscular y además dilata los vasos sanguíneos, así que nos cansamos antes, incluso aunque nuestra actividad sea mínima.

Los pacientes que tienen problemas de movilidad, parálisis cerebral infantil, enfermedades neuromusculares o neurodegenerativas empeoran en verano debido al cansancio añadido por el calor y la fatiga muscular.

Sobre todo en pacientes con enfermedades neurodegenerativas debemos conocer esta circunstancia, para poder diferenciar bien si el cambio de actividad es debida a un agravamiento de la enfermedad o a simplemente al calor.

¿Me dejo alguna cosa? Si lo comentas todos aprendemos. ¡Gracias!

↬  2015 ©  mj mas

_________________________[sobre esta información]

Imágenes:

  • Gráficos: “Termorregulación”, “Cefalea”, “viajar con epilepsia” por ©mj mas.

Relacionados:

Acerca de mj mas

Neuropediatra · Ejerzo la Medicina con Ciencia y humanidad. Aquí divulgo sobre el imperfecto cerebro humano.

»

  1. Hola Maria José,
    la ola de calor que estamos sufriendo estas semanas es de las de recordar durante años. Que duda cabe que influye en nuestro estado de ánimo y en muchas enfermedades, sobre todo en los niños que son los más vulnerables aunque en ocasiones lo obviemos. Gracias por tu magnífica explicación y los consejos que sin duda hay que tener presentes.
    Un saludo y buen verano esperando a que pase este calor ¡Buf!

  2. Víctor Canduela dice:

    Hola María José.
    Muy interesante tu nueva exposición, como es norma. Solo quería hacer incapie en algo que has comentado pero tiene mucha importancia. Los tratamientos crónicos . Nosotros atendimos en el hospital el año pasado a un paciente con un golpe de calor. Tomaba topiramato algo que el padre (separado de la madre) desconocía. Al ingresar tardamos tiempo en conocerlo, porque el chico acudió a urgencias con su padre.

    Un saludo

    • mj mas dice:

      Gracias Víctor.
      Efectivamente el Topiramato (Topamax) reduce la nornal evaporación de agua a través de la piel dificultando el enfriamiento corporal y favoreciendo el golpe de calor.
      Como dices, muy importante conocer los fármacos que toma un niño habitualmente. Para eso es necesario que los pacientes crónicos tengan un informe detallado de sus problemas.
      Un saludo.

  3. Cecilia dice:

    Muy bueno el articulo! Es verdad, las personas con autismo sufren mucho este cambio! Mi hijo (tiene autismo) esta al rededor de un mes para pasar de la camiseta manga larga, a la manga corta y tiene que ser ya usada, de años anteriores porque la nueva le molesta. No solo por el desorden sensorial, también tiene que ver con la inflexibilidad. También en el caso de los niños con TEA, la tonicidad muscular se ve afectada. Mi hijo presenta hipotonicidad, así que en días de mucho calor, su tonicidad baja mas aun,así que se lo puede ver muy decaído, incluso recostado en el suelo por largos periodos.
    El agua es una muy buena aliada. Darle baños o zambullidos en la pileta, les hace muy bien, ademas de que se divierten. Es muy importante estar pendiente de su hidratacion también, y que estén en lo posible en lugares ventilados y frescos..

    Saludos!

  4. anita reyes dice:

    Hola María José te escribo porque me interesó tu pagina, tengo una bebé de 1 año 4 meses…

    • mj mas dice:

      Hola Anita,
      comprendo tu preocupación por tu hija, pero debo recordarte que en este blog no se responden consultas médicas. El motivo es que es inadecuado y peligroso para el paciente responder cuestiones de salud de personas que no conozco y no he podido explorar. El código deontológico médico lo impide y además, en estas condiciones, el error está asegurado.
      Si deseas mi opinión sólo puedo dártela en persona, y para ello debes solicitar una visita presencial.
      Mi consejo, sin embargo, es que confíes siempre en tu médico. Seguro que querrá lo mejor para tu hija y se comprometerá con ella.
      Un cordial saludo.

  5. Yuli dice:

    Hola mi pregunta es: puede provocar una crisis epiléptica una bajada de temperatura entre los 34 y 35 grados?

    • mj mas dice:

      Todo es posible, pero es mucho más probable que las circunstancias de la crisis hayan podido causar un enfriamiento de la temperatura corporal si por ejemplo la persona estaba inmóvil y queda somnolienta en un sitio fresco.

Si comentas, todos aprendemos. ¡Gracias!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s