Síndrome del retraso de fase, adolescentes que no se duermen

🍁 Neurodomingo 2021.49

Muchos adolescentes son noctámbulos, prefieren acostarse tarde y necesitan levantarse también tarde. Esta pintura, La liseuse de Jean-Jacques Henner, me parece una perfecta descripción de esa preferencia por la actividad nocturna. Una joven recostada en la intimidad de la luz artificial de su habitación lee con gran interés. No parece tener sueño, al contrario, da la sensación de estar bien despierta, desvelada. Henner toma un tema clásico, las meditaciones de María Magdalena, y lo adapta al gusto burgués de su tiempo.

Pero al contrario de lo que se cree, esta tendencia a la nocturnidad de los adolescentes no es una cuestión de carácter, no son vagos ni perezosos, sino que tiene mucho que ver con la biología.

—Síndrome del retraso de fase—

SIGue...

Epilepsia y tecnología

🍁 Neurodomingo 2021.48

El más famoso representante del Action painting fue el pintor estadounidense Jackson Pollock y este One: Number 31, 1950 es uno de sus cuadros más grandes y famosos.

Pollock colocaba un lienzo en el suelo para convertirlo en su «espacio de acción», pues lo que buscaba era plasmar los movimientos y gestos de sus pinceladas. Para ello utilizaba pintura acrílica que dejaba caer o la salpicaba con energía sobre la tela, así los trazos son el resultado de la acción de la gravedad, la velocidad y la improvisación, en definitiva, de las acciones del pintor sobre la superficie pintada.

Esta action painting, a pesar de parecer caótica, responde en realidad a un propósito, a una voluntad del pintor, al contrario de lo que sucede en la epilepsia, una enfermedad crónica que sufre el 1% de la población mundial.

En la epilepsia se produce una interrupción involuntaria de la actividad cerebral debida a una descarga anómala producida por un grupo de neuronas –crisis focales– o por todas las neuronas cerebrales a la vez –crisis generalizadas–. Esta descarga se traduce en síntomas motores, cognitivos o conductuales que la persona no puede controlar. Se trata pues de una enfermedad compleja que se manifiesta de múltiples formas y con consecuencias muy variadas en cada caso, de ahí la importancia de un diagnóstico y un tratamiento individualizados.

En ocasiones resulta difícil determinar sus características clínicas y registrar en un electroencefalograma cómo son esas descargas anómalas. Cada vez estamos más rodeados de dispositivos móviles y tecnologías muy dirigidas al ocio y al control personal, pero ¿podría ayudarnos la tecnología en la atención a los pacientes con epilepsia? Voy a poner ejemplos reales y un poco de imaginación para buscar soluciones.

—la tecnología en ayuda de la epilepsia—

SIGue...

Niños felices, adultos sanos

🍁 Neurodomingo 2021.47

En este conmovedor dibujo de Rembrandt, un niño pequeño se inclina hacia adelante, su cabeza grande y su tronco de extremidades cortas entorpecen su equilibrio, no encuentra el punto que le permita avanzar un pie y dar su primer paso. Pero, apoyado en su abuela y su hermana mayor parece a punto de lograrlo. Mientras, su padre se agacha y extiende los brazos hacia él, animándole con cariño y su madre, cargada con un pesado cubo, interrumpe su ajetreo doméstico para mirarlo.

En la descripción del Museo Británico, donde se conserva este dibujo, no se mencionan estos parentescos que yo he imaginado porque no se me ocurre mejor forma de aprender a andar que arropado por tu familia.

Las obras de Rembrandt transmiten un profundo conocimiento de lo humano, en todos sus retratos parece captar con acierto el espíritu del personaje, sus famosos autorretratos trascienden su aspecto para mostrarnos sus sentimientos en cada momento de la vida.

Si sus retratos son obras maestras, un estudio detallado de personalidades, sus dibujos a tinta esbozan con pocos trazos todo un mundo de gestos espontáneos y cotidianos que parecen estar a la espera de quedar inmortalizados en obras al óleo o grabados. Son la infancia de su obra, como nuestros primeros pasos en el amor de la familia son el prólogo de nuestra adultez.

La infancia es, casi siempre, una etapa vital feliz donde se excavan los cimientos de nuestra madurez, y a cuyos recuerdos acudimos a refugiarnos de nuestro trajín adulto.

—crianza positiva—

SIGue...

Trauma infantil precoz

🍁 Neurodomingo 2021.46

La infancia de Charles Chaplin fue muy difícil. Sus padres eran artistas de music-hall y ambos sufrían enfermedades crónicas. Su padre, alcoholismo, y su madre, problemas mentales graves que derivaron en varios ingresos. Se separaron cuando Charles tenía tres años y su hermanastro, Syndey, siete. Niños que no disfrutaron de la estabilidad de un domicilio fijo ni de una familia estructurada, factores de riesgo para el trauma infantil precoz.

Los personajes que creó Chaplin encarnan como pocos las contradicciones humanas y no resulta descabellado pensar que son fruto de sus propias experiencias vitales. Así parece ser en, Día de paga, donde interpreta a un obrero que se escabulle del control de su esposa para salir a beber con sus compañeros.

Pero sin duda el personaje más emblemático de Charles Chaplin es Charlot. Ese vagabundo que nos saca siempre una sonrisa con sus pantomimas y una lágrima con su ternura.

Quizá la película más representativa del famoso vagabundo sea El chico, su primer largometraje mudo, en la que Charlot rescata a un huérfano de las calles y lo cría como si fuera su hijo. La película es una deliciosa celebración de la paternidad enfrentada a la frialdad social con la que se trata a los huérfanos.


—experiencias adversas y cerebro—

SIGue...

Comunicación temprana en el autismo

🍁 Neurodomingo 2021.45

Se considera que el pintor ruso Vasili Kandinsky fue el iniciador de la abstracción y del expresionismo.

Para Kandinsky el arte debe transmitir los sentimientos. Así, busca terminar con las representaciones reales del mundo porque al centrar la atención en lo representado estorban la expresión de las sensaciones del artista, mientras que las formas abstractas son un mejor medio de mostrarlas. Fascinado por el simbolismo del color y la psicología busca la «respuesta del alma» al color y describe las propiedades emocionales que tendría cada tonalidad para crear un nuevo lenguaje.

Amarillo, rojo, azul, pintada en 1925, es la obra más importante de su época en la Bauhaus y en ella pone sobre el lienzo sus teorías sobre el color. Leído de izquierda a derecha el cuadro muestra los tres colores primarios –amarillo, rojo, azul–. El amarillo cálido ilumina unas formas rectas trazadas con líneas negras finas y ligeras que representan movimiento y se oponen a las más gruesas que delimitan las formas circulares y oscuras en color azul, que simboliza lo frío y estable. Entre los dos extremos se multiplican rectángulos y triángulos mezclados con formas más sinuosas en las que predomina el color rojo.

Para entender mejor lo que nos quería mostrar Kandinsky necesitamos conocer estos códigos de color que utiliza. Lo mismo sucede en el autismo, si conocemos sus códigos, la comprensión fluye. La cuestión es que no todos los códigos de las personas con autismo son iguales.

—la comunicación no verbal en el autismo—

El principal rasgo del autismo es la dificultad para la comunicación, tanto la verbal como la no verbal, que suele concretarse bien en un retraso en el patrón secuencial del desarrollo del habla –tardan en aparecer las primeras palabras, la formación de frases, el uso de pronombres, etc.–, o bien en la pragmática del lenguaje –literalidad en la comprensión y en la expresión, dificultad para respetar los turnos de palabra, para interpretar el interés del interlocutor, etc.–.

El neurodesarrollo de la comunicación y del lenguaje se inicia mucho antes que el del habla (recordemos que lenguaje y habla no son lo mismo), mediante el contacto visual, la sonrisa, el llanto, la mirada compartida o los gestos –como señalar, mostrar objetos, indicar acciones, saludar o dar besos–.

SIGue...
A %d blogueros les gusta esto: