Judith Scott, la valía del síndrome de Down

🌸 Neurodomingo 2021.12

El fotógrafo Leon Borensztein (izquierda) muestra a la artista Judith Scott el retrato que le tomó en 1999.

—Arte y trisomía 21—

Judith Scott (1943-2005), fue una escultora norteamericana. Nacida con síndrome de Down, no tuvo oportunidad de desarrollar el lenguaje verbal, pues llegaron muy tarde a detectar que una escarlatina durante su primera infancia le había causado una sordera.

Sus padres quisieron que fuera a una escuela de educación especial, pero no fue admitida. Así que cuando Judith cumplió siete años, se vieron obligados a internarla en una institución estatal separándola de su hermana gemela, Joyce. Las ideas eugenésicas de entonces aún siguen haciendo mucho daño.

En el internado seguían sin detectar su sordera, todas sus dificultades se atribuyeron a la trisomía 21 y se pensó que nada podía hacerse por ella.

A los cuarenta y dos años Judith seguía sin lenguaje hablado, pero entonces su hermana consiguió su tutela legal y la llevó a vivir con ella a California. Pensó que sería buena idea que asistiera al Creative Growth Art Center en Oakland, y realmente lo fue. Allí, Judith descubrió el arte como medio de expresión.

Judith Scott abraza su trabajo, 1999, foto: Leon A. Borensztein

Sus esculturas, hechas de hilos y cuerdas que envuelven y unen distintos objetos, llamó enseguida la atención de la crítica que valoró su elevada expresión individual al margen de influencias culturales. Judith Scott está considerada una artista independiente (outsider) cuya obra, de renombre internacional, forma parte de las colecciones de museos de arte moderno de todo el mundo, como el MOMA de Nueva York.

En el año 2006 Lola Barrera e Iñaki Peñafiel le dedicaron un largometraje documental, ¿Qué tienes debajo del sombrero?.

SIGue...

Malas y falsas terapias

❄︎ Neurodomingo 2021.11

Detalle, original en la web del Museo del Prado.

—Razón y fantasía—

En sus Caprichos, Francisco de Goya satirizó a la sociedad española de su tiempo.

Se trata de grabados con técnica mixta de aguafuerte y aguatinta en los que los personajes, caricaturizados en algunos casos hasta parecer animales, representan los vicios y las torpezas humanas.

El grabado que iba a ser la portada de los Caprichos, acabó siendo el número 43. Por eso el título –El sueño de la razón produce monstruos– está incluido en la estampa y no en su margen inferior como en las otras.

En los manuscritos contemporáneos a Goya esta inscripción se interpreta como que «La fantasía abandonada de la razón produce monstruos imposibles: unida con ella es madre de las artes y origen de las maravillas».

Y a mí me parece que eso es exactamente lo que pasa cuando los profesionales sanitarios nos distraemos de nuestra labor, que dejamos a los monstruos ocupar el lugar de la razón, que la mala medicina –pseudomedicina, pseudociencia, pseudoterapia– engendra las aberraciones y esperpentos que hacen sufrir, aún más, a los pacientes.

Pseudoterapia – mala terapia

«‘Te invito a mi salón,’ dijo la araña a la mosca
‘Verás que cositas tengo’»
(Traducción libre propia)

Esta estrofa final de la canción Lullaby de The Cure está inspirada en una popular fábula infantil La araña y la mosca de Mary Howitt.

SIGue...

El retraso madurativo

Cuando se dice que un niño tiene un retraso madurativo lo que se está diciendo es que, comparado con la mayoría de niños de su edad, su neurodesarrollo es más lento.

No es por tanto un diagnóstico, es una observación que hace el pediatra o el neuropediatra sobre el momento del neurodesarrollo en el que se encuentra ese niño. Ni siquiera significa que ese retraso vaya a perdurar siempre.

Al detectar esta situación, o cualquier otro problema en el neurodesarrollo, nunca debe demorarse la derivación a un neuropediatra y a la vez a un centro de atención temprana.

La detección de problemas del neurodesarrollo

sigue...

Lo normal y los trastornos del neurodesarrollo

❄︎ Neurodomingo 2021.10

—Ser y percibir—

Yishai Jusidman es un pintor nacido en 1963 en Ciudad de México que vive y trabaja en Los Ángeles. Su pintura realista siempre invita a la reflexión.

En «Bajo tratamiento» realiza una serie de retratos que nos hacen pensar sobre «mirar y ser mirado». Sus protagonistas tienen todos alguna enfermedad mental, pero están haciendo algo tan «normal» como ojear o leer un libro.

Clic para ampliar.

Cada cuadro va acompañado de una explicación que detalla el trastorno que padece el retratado y nos apunta qué está leyendo.

Los protagonistas tienen en su regazo una obra plástica reproducida en un libro.

Un cuadro reproducido en un libro dentro de otro cuadro, pero en este cuadro contenedor el protagonista mira al espectador.

«Ser es ser percibido»

Eso decía el filósofo irlandés George Berkeley, que lo que no puede ser recreado por la mente no existe, pues todo lo que puede conocerse de un objeto es la percepción del mismo.

Ante esta afirmación, enseguida surgen dos cuestiones: ¿la percepción es para todos igual? Y además, ¿existen otras personas más allá de lo que percibimos de ellas?

Ponte a prueba…

SIGue...

Ayudar a tu hijo con TDAH

El TDAH deteriora la relación del niño con sus padres

El Trastorno Por déficit de Atención Hiperactividad –TDAH– verdaderamente «trastorna» a las familias.

No es infrecuente que los padres se sientan invadidos por la culpa y la frustración y que la autoestima del niño se resienta por las reprimendas continuas a su conducta y su incapacidad para corregirla.

Por eso, el cuidado de su salud emocional es uno de los temas que más me preocupa abordar en los niños que tienen TDAH.

En este vídeo se expone muy bien el día a día de un niño con TDAH.

Comprender por qué se comporta así es fundamental para poder ayudarle. Con demasiada frecuencia se infravalora y cree que no es capaz de hacer nada bien.

Sigue...

Último post

La ilusión de la realidad
domingo, julio 18, 2021 mj mas neurodomingo , sistema nervioso No comments
A %d blogueros les gusta esto: