¿Googleas o eres sensato?

Dr. Google ¿responde?

¡Atención! No intente esto en casa, puede ser MUY peligroso.Atención

Esto es lo que debería aparecer cuando alguien intenta consultar al Dr. Google.

No todo lo que encontramos en internet sobre salud es fiable. Cualquiera puede hacerse pasar por médico si quien busca no sabe como asegurarse.

En un estudio sobre la búsqueda de información de salud infantil en Google, los investigadores valoraron 500 webs realizando preguntas frecuentes y sencillas sobre salud infantil. Solo el 39% ofrecía información correcta. Aunque la calidad de la respuesta era muy variable y dependía del tópico tratado.

Busca fuentes médicas fiables

Es un tema que preocupa mucho. Pero, ¿cómo saber que es fiable? Hay una serie de parámetros que podemos analizar y que nos darán mejor idea de la fiabilidad del sitio web.

Autoría

La web o el blog debe dejar claro quien es el responsable. La persona que divulga o informa sobre salud debe ser un médico colegiado. Es decir, debe estar en posesión del título que le acredita como médico y el Colegio de Médicos garantiza que es quien dice ser. El registro de médicos colegiados es una información pública, hoy en día suele estar en la web colegial y es fácil de consultar. Constará la especialidad y si el médico está en activo, jubilado o en otra circunstancia vital.

Aumenta la confianza conocer la trayectoria profesional del autor. Poder consultar su currículo, que incluya la universidad donde se formó, dónde hizo la especialidad, si tiene algún máster, los años de experiencia. Todo esto nos dará una idea de la cualificación del autor para abordar los temas sobre los que escribe.

También da más seguridad si se tiene alguna forma de contacto como un correo electrónico, un teléfono o una dirección de consulta.

Es buena idea googlear el nombre del autor fuera de su web. Si tiene redes sociales o publicaciones científicas nos dará buena idea de la coherencia de la información y de la reputación que tiene.

Objetivo de las publicaciones

Empecemos por el dominio / URL. ¿Qué tipo de información indica que proporciona?

  • .com = comercial
  • .edu = educacional
  • .gov = gubernamental
  • .org = no lucrativa

El público al que van dirigidos los contenidos y el fin con el que se publican: divulgar, vender un producto, ofrecer un servicio.

Aunque todos tenemos nuestras ideas y a veces es difícil no dejarse llevar por ellas, la ideología no forma parte de la Medicina y si los contenidos se muestran dogmáticos o adoctrinadores y no expresan la duda constante propia de la ciencia, quizá las pretensiones del autor están lejos de ofrecer información médica. Quizá sea prejuicioso o propagandístico.

Información

El estilo de redacción, la calidad y la claridad en la exposición de ideas deben ser adecuados a la formación del autor y al público al que se dirige.

También debe mantener la información actualizada y retirar la que ha quedado obsoleta o superada por nuevos conocimientos.

Actualización

Si el sitio está activo, publica con regularidad y recibe comentarios con frecuencia es una muestra de que el autor o los responsables se preocupan por su audiencia.

Los enlaces están al día y las entradas bien categorizadas.

Hay que ser muy críticos con cualquier información que encontremos en internet y examinar cuidadosamente cada sitio.

Pero aún teniendo en cuenta todo esto, no siempre es fácil asegurarnos de la fiabilidad de la fuente y de su autor.

Por cierto, ¿te has asegurado de que esta web sea una fuente fiable?

↬ 2015 ©MJ Mas (actualizado marzo 2024)

________________________________[⚠️ sobre esta información]

Puedes suscribirte al blog para no perderte ninguna entrada (no se usará tu correo para nada más que para enviarte las nuevas entradas).

O seguirme en redes sociales:

Gracias por compartir mi contenido en tus redes sociales o por whatsapp.

8 Comentarios

  1. Hola Ma José,
    Interesante post sobre un tema muy comentado. Comparto que no es oro todo lo que reluce y que buscar en Google tiene sus peligros, pero creo que tampoco se debe demonizar -y no digo que tú lo hagas, es una reflexión en voz alta- a la red.
    Así a bote pronto se me ocurren varias reflexiones (que son conmutativas e idempotentes):
    – Es cierto que no toda la información de la red es fiable como hemos dicho, esa es la premisa básica. Yo no voy a opinar de medicina (desde el punto de vista profesional) que no es mi campo de acción, pero tanto en ciencias, como en historia, incluso páginas que creemos “súper” tienen unos fallos que son para tirarse de los pelos (Wiki por ejemplo). Si esto lo extrapolamos, está claro que equivocarse en qué año llegaron los romanos a Iberia (es un ejemplo) es una tontería al lado de cosas que atañen a nuestra salud.
    – Los certificados que aludes de las webs (esos y otros), a mí personalmente me dicen poco, con todos mis respetos. Cualquiera puede falsificar esos certificados… como por supuesto lo puede hacer con títulos en papel. Me fío más de quien está detrás (si lo conozco) o de incluso lo que mi “intuición” (y permíteme la expresión) me diga de lo que leo o me dicen. Creo que la gente deberíamos aprenden a discernir que debemos tomar al pie de la letra, que debemos tomar en parte y que debemos ignorar. Soy más partidario, como se suele decir, de enseñar a pescar (a distinguir), que de dar el pescado hecho al horno.
    – Otro tema es que si sólo profesionales pueden hablar de un determinado tema, se terminaría la opinión, la discusión y la gracia de la red. Es obvio que si yo no soy médico, no voy a recetar, ni aconsejar tratamiento, ni se me va a ocurrir valorar tu enfermedad (por la del que habla)… pero creo que sí puedo decir cómo me sentí ante un tratamiento, una intervención, etc. De hecho sabes que lo hago, pero hablo en primera persona… matizando que cada uno somos diferentes y que debe ser “tu profesional sanitario el que te diagnostique y te trate”.
    Me repito que se debe formar a la gente en el uso de las nuevas tecnologías, la red y las redes sociales… pero deben ser ellos los que decidan lo que les vale y lo que no.
    Perdón por el rollo, pero me encuentro muchas veces el … “y tú hablas de esto?…”
    Un beso
    Jose

    1. Muchas gracias Jose, me parece un comentario muy pertinente y estoy de acuerdo contigo en muchas cosas.
      Los certificados, como todo, son un medio que creo que sí da pistas y puede ayudar a hacer una primera valoración. Aunque muchas webs, que son buenísimas y de profesionales de calidad, no lo tienen.
      Creo que se nota mucho cuando quien escribe sabe de lo que habla, pero no sé si todo el mundo puede fiarse solo de su intuición. Este es un tema importante que creo que debería solventarse de algún modo.
      En cuanto a la opinión de personas que no son médicos o profesionales de la salud, no solo creo que pueden opinar (ojo, no hablo de diagnosticar ni mucho menos tratar), sino que es bueno que participen en la conversación y que aporten valor como tú mismo haces en tu web –mi vida con un catéter doble J– que aprovecho para recomendar desde aquí.
      En la próxima entrada hablaré de “recetar” webs, si es recomendable o no y que creo que debe tenerse en cuenta.

  2. Interesante entrada, con la que estoy de acuerdo, aunque pienso que una puede averiguar, leer, preguntar, todo esto con mucha calma, y además razonando…Yo googleo pero no me trago la píldora de un tirón….Comparo resultados, y le busco la relación entre los resultados.
    Navegar por el ciberespacio es muy entretenido, pero se encuentra mucha paja molida entremedio….lamentablemente hay gente que disparatea de lo lindo.

    1. Muy cierto, internet es (reflejo de) nuestra sociedad y encontramos de todo. Con buen criterio siempre podemos hacernos una idea nosotros mismos sobre la calidad de la información.
      Gracias por aportar.

Si comentas, todos aprendemos. ¡Gracias!

He leído y acepto la Política de Privacidad

He leído y acepto las

A %d blogueros les gusta esto: