Cambio de horario

Luz y actividad cerebral

Nuestra actividad fluctúa de forma cíclica.

reloj circadianoTanto nuestro metabolismo como nuestro comportamiento cambian periódicamente regidos por mecanismos internos que se ajustan a los cambios ambientales para adaptarnos adecuadamente.

El ciclo sueño – vigilia

Michel Siffre
pincha para ver vídeo de la historia

El ciclo más evidente es el de sueño-vigilia, producto nuestra adaptación al ciclo noche-día. Sigue un ritmo circadiano (“cerca de un día de duración”) interno que dura algo más de 24 horas, por lo que necesitamos adaptarlo a las horas de luz solar para que nuestro organismo funcione de forma óptima.

Michel Siffre, espeleólogo francés, lo descubrió en 1962 viviendo durante 2 meses en la oscuridad de una cueva.

Este ajuste entre las horas de luz solar y nuestro ritmo circadiano se produce gracias al “reloj interno” de nuestro cerebro – el núcleo supraquiasmático – que responde a los estímulos lumínicos externos como si fuera un interruptor, de modo que cuando hay luz aumenta la actividad cerebral, y cuando oscurece la disminuye.

En nuestra latitud, la duración del día y la noche no es la misma a lo largo del año. La traslación de la Tierra alrededor del Sol hace variar las horas de luz solar que recibimos y produce las estaciones, que modifican los ritmos biológicos de todos los seres vivos.

En primavera y otoño es cuando más se nota el cambio en la duración de la luz solar. El inicio de ambas estaciones está marcado por un equinoccio, cuando la duración del día y de la noche es prácticamente igual. A partir de ese momento, en primavera cada 24 horas habrá 3 minutos más de luz solar hasta llegar al solsticio de verano, el día con más horas de luz del año. En otoño sucederá lo contrario. Este cambio gradual de la luz permite a nuestro reloj interno ajustarse sin dificultades.

Cambio de horario – ¿conviene?

Pero llega el día del cambio de horario y nuestro cerebro se siente confuso, le obligamos bruscamente a “adelantarse” o “retrasarse” una hora y durante unos días estamos “desajustados”.

adelantar horaLa madrugada del sábado al domingo dormiremos una hora menos, ya que las 2 de la madrugada pasarán a ser las 3.

Este cambio afectará más a los niños que tienen problemas de sueño, dormirán menos durante unos días lo que puede alterar su concentración, causar irritabilidad y fatiga.

Los cambios de temperatura de la primavera y el último trimestre del curso incrementan el cansancio y la irritabilidad. Por todo ello podemos intentar seguir estos consejos los 3 ó 4 días previos al cambio de horario:

  • Adelantar 15 minutos al día la hora de comer y de acostarse.
  • Cerrar las ventanas una hora antes.
  • Servir una cena muy ligera para los niños.
  • Evitar bebidas gaseosas y que contengan cafeína.
  • Evitar las siestas prolongadas.
  • Evitar actividades físicas o intelectuales intensas en las horas previas a acostarse.
  • Evitar utilizar pantallas de ordenador o televisión antes de ir a la cama.

En cuanto al debate sobre la conveniencia o no de cambiar el horario (excelente explicación en este post de Naukas), ambas circunstancias tienen ventajas e inconvenientes y objetivamente no sabría decir que es mejor. Aunque yo tenga mis preferencias…

El sueño es imprescindible para el correcto desarrollo cognitivo. 

↬ 2013 © mj mas
___________________________________________

Gráfico: luz y cerebro mj mas.

Bibliografía:

Relacionados:

7 Comentarios

  1. MJ, es un calvario!! No lo llevo nada bien y me pone de mal humor el solo pensar en el reloj, por suerte ordenadores y móviles lo hacen sin ayuda. Y yo siento hasta pereza de cambiar la hora de mi reloj, es más pienso no usarlo. Y hay ser valiente para el lunes ponerlo a las 6 de la mañana y aún un acto de soberana locura de salir de la cama e ir a trabajar. Pobres niños y pobres de nosotros también. Un saludo, MJ, estoy segura que piensas parecido a mí.

  2. Muy buen artículo. Pero mañana no me salvo del despertador una hora antes. Fatal. Felices Pascuas, MJ! Y que aproveche la mona si te la regalan y para quien regales, también.

  3. Esta mañana cuando me ha sonado el despertador estaba medio zombie! y ayer a las 12 de la noche no me podia dormir. A mi también me cuesta más adaptarme al horario de verano…pero, eso sí, me encanta que haya más luz por la tarde

    1. Vaya Maribel, siento que te afecte el cambio de horario. Aunque en contrapartida a mí también me gusta que haya más luz.
      En unos días te habrás vuelto a adaptar y estarás en forma.

  4. Hola a todos, casualmente estoy estudiando un tema acerca de los procesos de dormir y soñar, y me gustaría hacer mi pequeña aportación, que desde luego no es mas que otra perspectiva de los estudiosos del tema.
    Comenzaré por el modelo de «dos procesos de la regulación del sueño» (Borbély, 1982; Borbély y Achermann, 1999).Este modelo sostiene , que la propensión a dormir es el resultado de la interacción entre un proceso homeostático (Proceso S), que impulsaría el sueño dependiendo del tiempo transcurrido en vigilia y de un proceso Circadiano (Proceso C), que ya nos ha explicado la doctora. Entonces, durante el dia, (para la cultura europea), por los procesos metabólicos de las neuronas, acumulamos en nuestro cerebro un neuromodulador que es la Adenosina, señalando un desequilibrio homeostático, relacionado con el gasto energético durante la vigilia, susceptible de ser recuperado durmiendo. La Adenosina inhibe estructuras nerviosas responsables de la vigilia. Con lo cual hay algún sistema endógeno que nos impulsa a dormir.
    Por otro lado, el tema del cambio horario se basa en intereses socioeconómicos, sin tener en cuenta la salud.
    Con respecto a las funciones del sueño hay dos hipótesis muy interesantes:
    La hipótesis de drenaje linfatico
    La hipótesis de la homeostasis sinaptica
    Muchas gracias.

    Felices Fiestas.

Si comentas, todos aprendemos. ¡Gracias!

He leído y acepto la Política de Privacidad

He leído y acepto las

A %d blogueros les gusta esto: