Madre en el 2021

馃尭 Neurodomingo 2021.18

Los ni帽os siempre se han considerado un bien de alto valor. Tener un hijo requiere una inversi贸n biol贸gica y econ贸mica elevada que debe tenerse en cuenta para saber si merece la pena el esfuerzo. 

Concebir y gestar un hijo convierte a la mujer en madre biol贸gica, pero la maternidad (y la paternidad) es un ejercicio de voluntad. Puede parecernos que el instinto materno y el amor de la madre es algo natural, y que por tanto ha sido siempre as铆, pero no es cierto.

鈥擧istoria y maternidad鈥

Dependiendo de la 茅poca hist贸rica y de las necesidades de cada grupo social, encontramos formas muy diversas de ser madre.聽El contexto es determinante en la creaci贸n de esas construcciones culturales que son la maternidad y la paternidad, y es especialmente influyente el valor que la sociedad asigna a los ni帽os.

En la antigua Roma

El bien com煤n res publica estaba por encima de todo y sus ciudadanos aspiraban a engrandecer la gloria de Roma con sus actos personales. Las virtudes romanas, representadas en sus leyes, aplicaban tambi茅n a los asuntos privados, que se somet铆an a esos valores morales comunitarios. 

El buen nombre pesaba m谩s que la sangre y el pater familias era el responsable de que las virtudes romanas guiaran las conductas de su hogar. Su poder era absoluto.

Jules Cavelier
Cornelia, madre de los Graco
1861. Museo de Orsay.

La mujer no pose铆a nada y depend铆a en todo del hombre, pero en su ausencia deb铆a mantener el buen gobierno y el honor del hogar.

Pod铆a emanciparse de su marido si daba a Roma al menos tres hijos, pues ya habr铆a cumplido con su deber social.

 Cornelia, madre de los Gracos, fue el paradigma de la matrona romana.

El pater familias ten铆a la potestad de decidir quien pod铆a llevar su nombre familiar. Si no quer铆a al reci茅n nacido se le sacaba de la casa y quedaba exp贸sito, abandonado a su suerte para morir o ser recogido por cualquiera que lo quisiera como esclavo. La exposici贸n se consideraba una decisi贸n leg铆tima y madura en el ejercicio de la patria potestad y cualquier ni帽o pod铆a ser expuesto sin justificaci贸n. El padre tambi茅n pod铆a desheredar a cualquiera de sus hijos si los consideraba indignos o adoptar a otros ni帽os o adultos que mejoraran su patrimonio o su carrera pol铆tica.

El amor a los hijos era una muestra del amor a Roma y su prestigio, para templar su car谩cter su educaci贸n se confiaba a un ama de cr铆a y a un pedagogo. 

La Edad Media

Tras la ca铆da de Roma la industria y el comercio se colapsan. Las ciudades se abandonan por el campo. Sin un Estado organizado, el jefe de la familia debe ser quien procure protecci贸n y sustento para ganarse el respeto y la obediencia de quienes viven bajo su techo.

Amo y se帽or absoluto, el cristianismo a帽ade una dimensi贸n espiritual a su conducta que debe parecerse a la del Padre Dios. La paternidad es voluntad de Dios y viene otorgada 煤nicamente por la sagrada legitimidad del matrimonio. Los nacidos de otras uniones son ileg铆timos y su filiaci贸n no est谩 obligada por la ley. 

Pero la mortalidad infantil es muy elevada, as铆 que la mujer es valiosa s贸lo si es f茅rtil, y buena madre si procura que su hijo viva, aun a costa del propio sacrificio, como en el juicio de Salom贸n.

La Virgen de Linares. S. XXIII.
Museo Diocesano de Barbastro.

El ideal cristiano de la mujer es Maria Sedes Sapientiae.

El culto a la Virgen Mar铆a, representada a menudo lactando, ensalza la 铆ntima y entra帽able relaci贸n de madre e hijo, pues no solo lo amamanta, sino que tambi茅n nutre su alma. Como Mar铆a, es madre de la carne, pero debe serlo sobre todo del esp铆ritu, de la fe. 

Ser padre o madre trasciende la naturaleza para encarnar la obra divina, y esta doble dimensi贸n, carnal y espiritual, se expresa en los nuevos conceptos creados por el clero: paternidad y maternidad.

El Renacimiento

El Humanismo renacentista empieza a considerar a las mujeres algo m谩s que madres y los pensadores cristianos entienden que hay que ocuparse tambi茅n la instrucci贸n intelectual en el sexo femenino.

Bartolom茅 Esteban Murillo.
Santa Ana ense帽ando a leer a la Virgen.
1655. Museo del Prado.

Sin embargo, no hay cambios importantes en el concepto de maternidad.

El principal, y a menudo 煤nico, atributo femenino es ser madre. El ideal sigue siendo la Virgen Mar铆a, que fue madre sin cometer pecado.

En las artes se impone el simbolismo de la donna angelicata, el estereotipo de la mujer pura, de perfecci贸n espiritual, virtuosa,聽honesta y discreta, con rasgos f铆sicos idealizados (piel clara, cabello rubio, labios rosados, etc.). Una belleza externa, reflejo de la belleza divina, que trasluce la interior de la dama.

La Ilustraci贸n

No ser谩 hasta El Siglo de las Luces cuando se cuestione toda autoridad y toda tradici贸n para crear un nuevo tipo de sociedad.

El despotismo paterno perece simb贸licamente en la Revoluci贸n Francesa con la decapitaci贸n del Padre Rey, y formalmente con la Declaraci贸n de los derechos del hombre y del ciudadano.

Olympe de Gouges en 1793

La Declaraci贸n de los Derechos de la Mujer y de la Ciudadana, redactada por Olympe de Gouges, fue la oportunidad perdida de avanzar hacia igualdad jur铆dica y social entre hombres y mujeres. Fue ejecutada durante El Terror por sus ideas. Tras su muerte, su 煤nico hijo reneg贸 de ella p煤blicamente por temor a ser detenido

Pero como la mortalidad infantil y obst茅trica no descienden, la madre sigue siendo imprescindible para la supervivencia y salud de sus hijos.

De la mujer se espera que sea civilizada y de buena conducta, que consagre su cuerpo a la maternidad y su afecto al hijo. Como resultado, y en nombre de 芦la buena madre禄, vuelve a perder los derechos civiles que le hab铆an sido reconocidos durante la Revoluci贸n francesa. 

Francisco de Goya. Mujer leyendo a dos ni帽os. 1824-25. Museo de arte de Cleveland.

Lo positivo es que el pensamiento ilustrado se libera de la tutela de la fe y permite la eclosi贸n de la ciencia y la aparici贸n de la industria.

La Revoluci贸n Industrial 

Aleja al hombre del trabajo de la tierra y del hogar familiar, lo que dificulta la autoridad paterna. Mientras, a la mujer se le exige que el amor por sus hijos ocupe todo su tiempo para guiar su cometido educativo

Mary Cassatt. La lecci贸n de lectura. 1901.
Museo de arte de Dallas.

Las nuevas industrias desplazan el trabajo artesano y campesino, el campo se abandona para emplearse en la industria fabril que cada vez m谩s necesita mano de obra, mujeres y ni帽os de clases desfavorecidas se incorporan al trabajo, y las oportunidades de ejercer la paternidad y la maternidad desaparecen. 

La mortalidad es elevad铆sima y demasiado a menudo el embarazo es una sentencia de muerte, pues una de cada tres embarazadas morir谩 por fiebre del parto. La orfandad se hace insoportable.

El descubrimiento de la microbiolog铆a y el desarrollo de la asepsia reduce la mortalidad materno-infantil. Los partos y los biberones son m谩s seguros y la madre puede incorporarse al mercado laboral con tranquilidad, porque la lactancia materna se ha convertido en una elecci贸n.

Mujeres trabajando durante la Revoluci贸n Industrial.

Del siglo XX a la actualidad

La cat谩strofe demogr谩fica y econ贸mica tras dos guerras mundiales contribuye a perpetuar los roles femenino y masculino. Es necesario aumentar la natalidad y la producci贸n industrial para reconstruir un mundo devastado. 

Dorothea Lange.
Madre migrante. 1936.

El hombre sigue priorizando el trabajo fuera de casa y, aunque reivindica el cari帽o de sus hijos y se implica en sus cuidados, es la mujer quien se consagra a las labores dom茅sticas, incapaz de eludir sus obligaciones maternales para con la sociedad, que sigue equiparando feminidad a maternidad.

Esta vez el incremento de la natalidad ir谩 acompa帽ado de una mayor supervivencia infantil gracias a otros dos impresionantes avances m茅dicos: los antibi贸ticos y las vacunas

El crecimiento poblacional y econ贸mico favorecen la progresiva incorporaci贸n de la mujer al mundo laboral. Aumenta su independencia respecto al hombre y logra compartir la patria potestad con el padre. 

La autonom铆a econ贸mica de la mujer, el reconocimiento de la patria potestad compartida y de los hijos nacidos fuera del matrimonio, la separaci贸n del sexo de su finalidad reproductiva, la legalizaci贸n del aborto y las t茅cnicas de reproducci贸n asistida favorecer谩n la aparici贸n de nuevos modelos familiares que siguen transformando los conceptos de paternidad y maternidad. 

Las experiencias maternales y paternales exigen cambios de conducta que someten al cerebro a cambios relevantes de su estructura.

鈫 2021 漏MJ Mas


Si te parece interesante o informativo, te pido que lo compartas en tus redes sociales favoritas o por whatsapp. Muchas gracias por leer neuronas en crecimiento. Para no perderte ninguna entrada te sugiero que te suscribas al blog.

O s铆gueme en redes sociales.

Gr谩ficos: todos por 漏MJ Mas.

Relacionado:

A %d blogueros les gusta esto: