Ser paciente o tener paciencia

馃尭 Neurodomingo 2021.21

Es el vest铆bulo de un hotel, pero podr铆a ser la sala de espera de un hospital, de un centro de salud o de una estaci贸n de tren. Como en el resto de su obra, trata aqu铆 Edward Hopper la alienaci贸n y lo fugaz. Sus personajes transmiten una mezcla de estoicismo y drama enmarcados por una luz dura y l铆neas rectas que crean un ambiente inc贸modo y artificial. Momentos que exponen la vida moderna, nos pasan desapercibidos sin detenernos a valorarlos.

Hopper nunca recibi贸 en vida el reconocimiento que tiene ahora.

鈥擯aciencia y espera鈥

Esperar es algo que hacemos a diario: en la cola del autob煤s, con el sem谩foro en rojo, subiendo en el ascensor… Momentos ef铆meros que omitimos a nuestra memoria. Paciente o impaciente, la espera se soporta mejor si entendemos qu茅 nos pasa cuando no nos queda m谩s remedio que aguardar.

Quien espera, 驴desespera?

No es lo mismo ser paciente que tener paciencia.

Las personas pacientes pueden impacientarse 鈥揳unque por ser la paciencia una caracter铆stica personal es poco probable que la pierdan鈥, mientras que incluso los impacientes pueden aguantar distintas situaciones sin desasosegarse.

Tener paciencia 鈥揺n las situaciones diarias, con las personas o en las calamidades鈥 supone saber esperar con calma. Los pacientes 鈥搎uienes saben padecer algo o soportar a alguien鈥 se sienten mejor porque pueden serenarse ante las emociones estresantes, adaptarse a las frustraciones y mejorar las relaciones con los dem谩s.

Cada uno tenemos un nivel personal y natural de paciencia, si la mantenemos o no ante una situaci贸n determinada depende tanto de la situaci贸n en s铆 como de nuestras experiencias y educaci贸n previa.

驴Hasta cu谩ndo, Catilina, vas a abusar de nuestra paciencia?

Quousque tandem abutere, Catilina, patientia nostra?

Marco Tulio Cicer贸n

Esta famosa frase, con la que Cicer贸n (C贸nsul, orador y fil贸sofo romano del s. I a.C.) inicia su primer discurso contra el traidor Catilina, expresa muy bien cu谩l es la clave para tener paciencia: saber lo que queda para que algo pase o algo llegue, la percepci贸n del tiempo.

M谩s o menos todos tenemos una idea general de cu谩nto tiempo deber铆an tardar las cosas 鈥搚a he tratado antes en el blog la percepci贸n del tiempo y c贸mo se desarrolla en la infancia鈥, cuando se demoran m谩s de lo que calculamos es cuando empezamos a desesperarnos. Los sem谩foros que tienen cuenta atr谩s o las paradas de autob煤s que muestran en tiempo real lo que tardar谩 en llegar el nuestro son m谩s soportables.

Tambi茅n nos impacienta el fuerte deseo de un evento, nos parece que el tiempo se detiene y que el momento nunca llega. La espera aumenta nuestra tensi贸n, prestamos m谩s atenci贸n al tiempo que llevamos esperando, as铆 que a煤n se nos hace m谩s larga y aumenta nuestra ansiedad. Pero, si sabemos el porqu茅 del retraso, la espera es menos frustrante. Por ejemplo, en la sala de espera del m茅dico, saber que ha tenido que ausentarse a atender una urgencia.

La paciencia todo lo alcanza

Nada te turbe, nada te espante;

todo se pasa, Dios no se muda;

la paciencia todo lo alcanza.

Quien a Dios tiene nada le falta.

S贸lo Dios basta.

Santa Teresa de Jes煤s

Para Santa Teresa de Jes煤s (religiosa, m铆stica y escritora espa帽ola del Siglo de Oro, s. XVI) la paciencia es una de las m谩s grandes virtudes humanas y de la fe, sobre todo necesaria para superar los momentos de prueba y dificultad, como muestra en este poema, uno de los m谩s conocidos.

A lo largo de la historia te贸logos, fil贸sofos morales y escritores han identificado la paciencia como un aspecto importante de la virtud y la excelencia del car谩cter. En la tradici贸n judeocristiana, la paciencia es un componente importante de la fe y una virtud del creyente. Efectivamente, varios estudios psicol贸gicos confirman que la paciencia est谩 significativamente relacionada con la trascendencia espiritual y los comportamientos religiosos de la persona.

La persona paciente considera la paciencia un comportamiento positivo para s铆 misma y los dem谩s con independencia de la recompensa que recibir谩 por ella. Suelen ser pacientes las personas con una buena capacidad de introspecci贸n y que saben encontrar las oportunidades que puede ofrecer la adversidad.

Paciencia y neurociencia

En las situaciones que exigen paciencia basta con esperar y evitar estallar para salir airoso. En otras palabras tener fuerza de voluntad y evitar ser impulsivo.

El experimento de la golosina de Stanford, sobre la capacidad de retrasar la gratificaci贸n, realizado a fines de los a帽os 60 y comienzos de los 70, dirigido por el psic贸logo de la universidad de Stanford, Walter Mischel.

En este estudio se ofrec铆a a un grupo de ni帽os que eligieran entre una recompensa peque帽a, pero inmediata, o una m谩s grande, pero para la que ten铆an que esperar unos quince minutos.

Se trata en realidad de una prueba de autocontrol y de inhibici贸n de los impulsos, y su 茅xito est谩 en relaci贸n con la actividad de la corteza prefrontal y cingulada anterior del cerebro y con la serotonina del rafe dorsal del tronco del enc茅falo. Todo ello influye tambi茅n en la capacidad para posponer la recompensa.

Ejercitar la paciencia

En resumen, y como dec铆amos al principio, la paciencia es un rasgo de personalidad que depende de nuestra predisposici贸n natural, de nuestra educaci贸n y de la situaci贸n de espera a la que se nos someta.

La buena noticia es que podemos ejercitarla porque es positiva para nuestra salud y para las buenas relaciones con los dem谩s. Tener paciencia en situaciones dif铆ciles, o del d铆a a d铆a, aumenta nuestra confianza y nos hace sentir mejor.

Para ser m谩s pacientes podemos replantearnos las situaciones frustrantes como una oportunidad para cultivar la paciencia, ver lo positivo que podemos sacar de ese momento de desespero y tom谩rnoslos como un ejercicio, como un desaf铆o para mejorar nuestra personalidad. Tambi茅n nos ayudar谩 relativizar su importancia y ponerlas en el contexto adecuado. 驴Cu谩nto afecta en realidad a mi vida y mi futuro esta situaci贸n? Y, cuando sea posible, ver de qu茅 forma podemos revertir las frustraciones.

鈫 2021 漏MJ Mas


Relacionado:

Si te parece interesante o informativo, te pido que lo compartas en tus redes sociales favoritas o por whatsapp. Muchas gracias por leer neuronas en crecimiento. Para no perderte ninguna entrada te sugiero que te suscribas al blog.

O me sigas en redes sociales.

A %d blogueros les gusta esto: