También llamada epilepsia

– benigna de la infancia
– con puntas centro-temporales
– parcial con paroxismos rolándicos

la brecha de Rolando en Roncesvalles

.Las crisis epilépticas son el síntoma principal de la epilepsia.

Están causadas por una descarga anómala de neuronas de la corteza cerebral, que pierden su ritmo y provocan una interrupción brusca del funcionamiento normal del cerebro.

Hay muchos tipos de crisis diferentes que además pueden coexistir en una misma persona, de modo que más que de epilepsia podríamos hablar de epilepsias.

Crisis epilépticas focales (o parciales)

Cuando sólo un grupo de neuronas pierde el ritmo, las crisis se llaman focales o parciales y sus manifestaciones pueden ser muy variadas dependiendo de la función que realiza la estructura a la que pertenecen las neuronas afectadas. Pueden ser crisis motoras, visuales, auditivas, etc. Si las neuronas afectadas consiguen imponer su ritmo a todas las demás que no están enfermas, la crisis se hará generalizada.

De todas las epilepsias focales una de las más frecuentes, mejor conocidas, y benignas es la que afecta a las neuronas que se encuentran cercanas a la cisura de Rolando.

La cisura de Rolando debe su nombre al anatomista italiano Luigi Rolando, que si bien no fue quien la describió por primera vez, sí fue el que se llevó la fama. 

cisuras cerebrales

Es el surco central del cerebro, la linea que, bajando desde su parte superior, parece dividirlo en dos mitades, anterior y posterior. Es la frontera que separa el lóbulo frontal del parietal y en su parte inferior llega casi hasta el lóbulo temporal, limitado en su parte superior por el otro gran surco cerebral, la cisura de Silvio.

Aunque no tiene nada que ver, su nombre siempre me ha recordado a la Brecha de Rolando. El estrecho collado del Monte Perdido que, según cuenta la leyenda medieval narrada en el cantar, abrió el conde Rolando golpeando la roca con su espada Durandarte al sentirse morir en la batalla de Roncesvalles. Quería romperla para que nadie pudiera batirse con ella tras su muerte.

La epilepsia rolándica

¿Cómo son las crisis? La mayoría de las crisis aparecen al despertarse por la mañana o mientras el niño duerme, más raramente suceden en otro momento del día. Como todas las crisis motoras son aparatosas, características y por ello fácilmente reconocibles.
Durante una crisis rolándica el niño sufre sacudidas rítmicas en una de las mitades de su cara, guiños de un ojo y elevación de la comisura labial. Puede alterarse también la musculatura de la faringe y la laringe lo que le impide tragar saliva y hablar. Sin embargo, emite ruidos guturales, que suelen ser los que alertan a los demás, debido a la contractura de los músculos laríngeos. Las crisis son de corta duración, habitualmente menos de 2 minutos, durante los cuales el niño permanece consciente pero no puede hablar. En algunas ocasiones, sobre todo en niños más pequeños, las sacudidas rítmicas afectan también a los músculos del brazo y de la pierna. A veces el ritmo anómalo de estas neuronas “rolándicas” rebeldes puede transmitirse a toda la corteza cerebral causando entonces una generalización secundaria de la convulsión.

¿Qué nota quien tiene la crisis? Como el niño permanece consciente durante la crisis, luego recuerda bien lo sucedido. Explica que se inicia con una sensación de hormigueo que empieza en la cara y en la boca, y que luego no puede controlar la movilidad del rostro o de las extremidades. Lógicamente se asusta mucho porque de pronto no puede hablar y ha perdido el control de su cuerpo.

astUn poco más de información.

La epilepsia rolándica, benigna de la infancia o de puntas centro-temporales es la epilepsia idiopática más estudiada de la infancia. Sus crisis son edad-dependientes pudiendo aparecer entre los 3 y los 14 años de edad, aunque es más frecuente que lo haga entre los 5 y los 8 años.

Aunque su causa es todavía desconocida (idiopática) los factores genéticos parecen jugar un papel muy importante, hasta en el 35% hay antecedentes familiares de epilepsia. Por su carácter de epilepsia edad-dependiente, algunos autores opinan que se origina por un trastorno funcional transitorio o por un retraso madurativo de la corteza cerebral, que desaparece cuando la corteza cerebral alcanza su madurez final. El 10% tienen antecedentes de crisis febriles.

Además de por una clínica muy sugestiva, el diagnóstico de epilepsia rolándica debe confirmarse con la realización de un electroencefalograma (EEG), que registre la actividad cerebral del niño tanto despierto como dormido. Salvo casos atípicos, no es necesario hacer una resonancia magnética cerebral.

La evolución natural es hacia la remisión espontánea de las crisis y la normalización del EEG antes de la edad adulta. Por ello y porque no afecta conducta ni la capacidad intelectual se considera una epilepsia benigna.

Durante la fase activa de la epilepsia, en algunos pacientes coexisten alteraciones del aprendizaje (verbal y no verbal) o de la conducta (trastorno por déficit de atención- hiperactividad, TDA-H) que tienden a normalizarse con el tiempo.

Es importante saber que muchos niños no epilépticos tienen puntas centro-temporales en el EEG, pero tan sólo el 9% tendrán crisis. Es frecuente el hallazgo casual de esta alteración en un EEG realizado por otro motivo, que debe de tomarse siempre con mucha precaución para no administrar al niño a tratamientos innecesarios.

El tratamiento crónico de la epilepsia rolándica no es necesario en la  mayoría de los casos, ya que tiende a desaparecer de forma espontánea con la edad. Pero sí debe saberse actuar ante una crisis, especialmente si se generaliza. Si las crisis son muy frecuentes o causan mucha ansiedad, está indicado iniciar un tratamiento con un fármaco antiepiléptico, cuya elección la hará siempre una neuropediatra, y tendrá en cuenta las características electro-clínicas de cada caso.

A pesar de su benignidad, algunos casos de evolución atípica pueden derivar a otros cuadros más graves que causan deterioro cognitivo.

características epilepsia rolándica

 

2014 ©  mj mas
____________________________<sobre esta información>

Relacionados:

Bibliografía

Foto: La Brèche de Roland avec le lever de soleil por Lokan Sardari en Flickr

Acerca de mj mas

Neuropediatra · Ejerzo la Medicina con Ciencia y humanidad. Aquí divulgo sobre el imperfecto cerebro humano.

  1. Un artículo muy interesante sobre epilepsia rolándica.

  2. Muy interesante el artículo. Estoy en el laboratorio investigando sobre el glutamato y el GABA, que tienen también una estrecha relación con la epilepsia.
    Me ha permitido conocer y ampliar mis conocimientos. Enhorabuena.
    Jesús

    • mj mas dice:

      Muchas gracias Jesús.
      Que bueno poder acercar la investigación en ciencia básica y la clínica médica. Deberían ir siempre de la mano, no crees?

      • No lo dudes. Realmente van de la mano, aunque en ocasiones seamos los propios humanos quienes ponen barreras. Se separan para estudiar una u otra parte, pues es difícil abarcar todos los campos pero, en el fondo, está todo relacionado.

        Un saludete

  3. Teresa dice:

    Muchas gracias por toda esta información. Ayer mi hijo de diez años tuvo uno de estos ataques al despertar, pasamos mucho miedo, en el hospital nos comentaron lo que era. A la espera de la cita con el neurólogo… pero leyendo este artículo me he quedado mucho más tranquila, todos lo síntomas que describes los tuvo mi hijo ayer.
    Gracias de corazón.

    • mj mas dice:

      Gracias Teresa por compartir vuestra experiencia. Pocas cosas angustian tanto como presenciar o sufrir una convulsión, sobre todo cuando no sabes que es lo que está pasando.
      Me alegra haberte podido ayudar. Espero que tu hijo mejore y su epilepsia se controle enseguida.
      Te envío un afectuoso saludo.

  4. Nora dice:

    Mi hijo de 8 años se la diagnosticaron el mes de julio(2014) y los sintimas son exactos como los describes. Ahora estamos en fase de aceptarlo y la verdad es que cuando oyes un ruido a la noche, saltas para ver si esta bien. El niño lo lleva bastante bien, le da mucha pena no ir a casa de amigos a dormir.

  5. ADRIAN dice:

    A MI HIJO SE LA DIAGNOSTICARON CON 5 AÑOS, YA LO HEMOS ACEPTADO, SOBRE TODO POR SU COMPONENTE BENIGNO, PERO NO CONSEGUIMOS DORMIR A LA ESPERA DEL CONSABIDO RUIDITO. TIENE 7 AÑOS Y ESTA CADA DÍA MEJOR. APENAS TIENE CRISIS. INTENTAMOS DARLE LA NORMALIDAD QUE SE MERECE, PERO ES DIFICIL. UN SALUDO.

    • mj mas dice:

      Conseguir la tranquilidad necesaria es difícil y vuestro esfuerzo es meritorio.
      Afortunadamente con el tiempo desaparece y podréis recuperar la normalidad completa.
      Gracias por compartir vuestra historia.
      Un cordial saludo.

  6. ivonne collins dice:

    Hola, mi hijo tiene 7 años, tuvo su primera crisis a los 3 años 8 meses y fue algo que solamente un padre con un niño así puede entender. Como bien dicen todos en sus comentarios no consiges dormir, estar pendiente siempre es muy cansado, pero somos fuertes.
    ¡Ánimo! Hay esperanza. Cuando nos dieron el nuevo diagnóstico de nuestro niño sentimos que el alma regresó a nuestro cuerpo: epilepsia rolándica benigna.
    Besos y saludos a todos los padres con un familiar con epilepsia. ¡Ánimo!

  7. Juan dice:

    Nuestro hijo de 9 tuvo su primera convulsion mientras se quedaba dormido hace dos dias… Alcanzamos a llegar a la clinica y estaba ya conectado al electroencefalogramaga cuando hizo una segunda crisis, todavia esta hospitalizado y vuelve manana a casa.
    Estamos ya mucho mas tranquilos con su diagnostico y habiendo ya descartado todos los otros escenarios posibles (tumores, encefalitis traumatica o viral, y algunas otras que prefiero ni recordar…). Ahora tendremos que aprender a vivir con una nueva rutina durante al menos los dos proximos años que es lo minimo (en ausencia de una nueva crisis) que nos han dicho los doctores que dura su tratamiento.
    A esperar que reaccione bien al tratamiento y que todos podamos asimilar esta nueva etapa en nuestra vida familiar de la forma mas natural posible.
    Solo los padres que hemos pasado por esto sabemos de que se trata. Mucho animo a quienes buscando ayuda, como me ha pasado a mi, hayan llegado a leer este articulo y este blog.

  8. Erika Mejia dice:

    Mi hija de 5 años paso por una crisis también. Gracias a Dios no es grave, pero como dicen la mayoría de padres es muy difícil pasar por una situación así.

  9. Susana dice:

    Hola, Álvaro tiene 4,5 años. Hace 3 semanas, estando de vacaciones, se despertó una noche al poco de acostarse. No hablaba, deambulaba por la casa escupiendo, y masticando como si tuviera un pelo en la boca, a los pocos minutos vomitó y a partir de ahí, un tic en la cara y la mitad derecha del cuerpo paralizada. Mientras esperábamos a la ambulancia, respiraba cada vez con más dificultad, una UVI móvil tuvo que llevarlo a urgencias.

    Hace 5 días el neurólogo nos ha dado el diagnóstico. El tratamiento unos enemas de valium para pasar la crisis.

    Esta noche le ha vuelto a dar, de nuevo la saliva, la masticación compulsiva, vómitos, el tic y por supuesto sin poder hablar. No hemos dejado que pase de ahí, le hemos enchufado el valium y a los 5 minutos ha conseguido decir “sí”. Ahora duerme como un bendito.

    Aparte del susto, la preocupación, etc… estoy también impresionada de la complejidad del cerebro. Un niño parlanchín se acuesta y como si alguien apagase un botón, se despierta un niño incapaz de balbucear nada.

    • Alejandra_RS dice:

      Hola Susana, quería decirte que mucho ánimo. Yo tuve esta epilepsia de pequeña y recuerdo las crisis en las que intentaba hablar y no podía… a mí me dieron en plena clase por primera vez =S imagina… mucho ánimo a tu pequeño, es importante que lo tranquilicéis y, como te mantienes consciente durante las crisis, procurad que no se os vea ansiosos o excesivamente agobiados. Yo recuerdo que mis padres siempre me preguntaban durante la crisis y el no poder responderles (pobrecitos míos) me agobiaba más que la propia crisis…

  10. Alia_MW dice:

    ¡Saludos! Ante todo decir que me ha gustado mucho el artículo. Yo padecí epilepsia dependiente de la edad cuando era pequeña, me dio la primera crisis cuando estaba en primero de la ESO (a los 12 años) y la verdad es que no me dijeron que se llamase epilepsia Rolándica, simplemente comentaron que no era peligrosa y ya está. No obstante, supongo que se trata de la misma ya que coincide punto por punto con lo que has descrito salvo por una cosa: a mí me daban las crisis día sí día no, casi seguidas a veces (bastante agotador, por cierto) y me tuvieron que poner en tratamiento, pero no solamente dos años, sino que hasta los 19 no me eliminaron el dichoso tratamiento (puedo asegurar que acabé hasta las narices de la dichosa pastillita, no sabéis cuanto, sobre todo porque el primer año no me daban una sino CUATRO)… Supongo y confío que mi médico sabía lo que se hacía, pero desde hace un tiempo sospecho que alargó la dosis muchos más años de lo recomendado -.-”

    Por otro lado, me gustaría decir a los padres que habéis comentado aquí que mucho ánimo. Recuerdo que mi madre lo llevaba fatal, ya que encima en mi caso tardaron un MONTÓN de tiempo en diagnosticarme (varios meses) y la pobre prácticamente no descansó hasta que se vio qué era y se empezó el tratamiento y aun hoy en día se sobresalta si oye un ruido por la noche en mi habitación… Sin embargo, lo mejor que podéis hacer es normalizar la situación ante vuestro hijo: no dejéis que os vea angustiados tras cada crisis; dadle espacio y no lo agobiéis (yo recuerdo que me resultaba muy estresante que a cada momento entrasen en mi habitación a comprobar si dormía, con lo que acababa despertándome) y sobre todo, no dejéis de pensar que es algo que se acaba con la edad y que no causa ningún problema más allá de pasar un tiempo sin poder dormir con amigos 😉 yo tengo ahora 24 años y una carrera universitaria, por si os deja más tranquilos. No supone ninguna tara, así que pese a lo aparatoso y feo que sea vivirlo, os mando muchos ánimos y la tranquilidad de que, si todo es normal, acabará y no tendrá ninguna consecuencia 😉

    • mj mas dice:

      Muchas gracias Alia por tu generoso y tranquilizador comentario. 😊
      Seguro que muchos lectores lo leerán y se quedarán tranquilos.

  11. Gustavo Campiño Pantoja dice:

    Nuestra hijita, de casi 8 años, tuvo su primera convulsión el día jueves 8 octubre de 2015 mientras despertaba. Alcanzamos a llegar al Hospital, donde practicaron inicialmente una TAC y fue hospitalizada. Al siguiente día presentó una segunda crisis y el martes 13 Octubre 20215 vuelve a casa.
    Le han practicado varios exámenes, como resonancias magnética, exámenes de sangre, electroencefalogramas y demás. El neuropediatra, diagnostica epilepsia rolándica y recomienda los tratamientos a seguir.
    Estamos un poco tranquilos con su diagnóstico y habiendo ya descartado todos los otros escenarios posibles (tumores, encefalitis traumática o viral, y algunas otras que prefiero ni recordar…). Ahora tendremos que aprender a vivir con una nueva rutina durante al menos los dos próximos años que es lo mínimo y esperando que reaccione bien al tratamiento y que todos podamos asimilar esta nueva etapa en nuestra vida familiar de la forma más natural posible.
    SOLO LOS PADRES QUE HEMOS PASADO POR ESTO SABEMOS DE QUÉ SE TRATA Y EL DOLOR QUE CAUSA.