Empecé a ejercer como neuropediatra en enero del 2001 y desde el primer momento el Trastorno por Déficit de Atención – Hiperactividad (TDAH) ha ocupado gran parte de mi actividad.

Los pacientes crecen y yo con ellos. A medida que van haciéndose adultos sus preocupaciones cambian y hay dos que se repiten con frecuencia: el manejo de la autoestima y las dudas sobre los efectos de la medicación a largo plazo.

Empezaré hablado sobre esta última. ¿Resolvemos dudas?

medicación para el TDAH

farmacos TDAHEs muy importante recordar que el tratamiento del TDAH es multimodal, que implica a distintos profesionales y modalidades terapéuticas que incluyen el uso de fármacos.

Los fármacos son necesarios para regular el desajuste cerebral que se produce en el TDAH. Los neurotransmisores –sustancias naturales del cerebro que permiten la comunicación entre neuronas– tienen alterado su metabolismo, lo que dificulta y retrasa el desarrollo cerebral.

De los fármacos aprobados para tratar el TDA-H, los más utilizados son el metilfenidato y la atomoxetina. La indicación y la elección del tratamiento farmacólogico es facultad exclusiva del médico, que conviene que tenga experiencia en el diagnóstico y manejo del TDA-H.

Como cualquier medicación, los fármacos para el TDAH tienen efectos secundarios. Los más frecuentes son la pérdida de apetito –anorexia– y la dificultad para conciliar el sueño –insomnio–. También puede aparecer taquicardia y aumento de la tensión arterial, dolor de cabeza, retraso en la ganancia de peso y talla, tics, irritabilidad, tristeza e incluso síntomas psicóticos. La mayoría de estos efectos desaparecen en cuanto se pasa el efecto de la medicación.

Pero ¿qué pasa si la medicación se utiliza durante años? Es la cuestión que preocupa a los pacientes y sus familias, y a la que los médicos tratamos de dar respuesta.

Recientemente he estado de congreso en Berlín –EUNETHYDIS 2016–, y he tenido la oportunidad de escuchar y aprender más sobre los

efectos a largo plazo de los fármacos para el TDAH.

El tratamiento farmacológico para el TDAH es eficaz para mejorar la atención, la hiperactividad y en menor medida la impulsividad –síntomas que merman el desarrollo del niño que los sufre–.

Estos fármacos se usan en Europa desde hace más de 30 años, en los que han ido apareciendo nuevos principios activos, formas de presentación y posologías. La experiencia acumulada por los que nos dedicamos a atender a estos niños ha permitido mejorar su manejo y su conocimiento, sabemos que son fármacos muy seguros, pero es necesario no dejar de evaluar su eficacia y confrontarla a sus efectos secundarios a largo plazo.

Recientes estudios han analizado estos efectos centrándose en los 3 principales: los efectos sobre el la peso y talla, los efectos psicológicos y los cardiovasculares.

sobre el crecimiento

El efecto secundario que más frecuentemente presentan los niños que reciben tratamiento para el TDAH es la pérdida del apetito.
crecimientoEs una queja muy común que se asocia a menudo a un estancamiento o incluso a una pérdida de peso, que siempre se recupera con la retirada del fármaco. Como el medicamento se toma durante años, se hace imprescindible la valoración de posibles deficiencias del crecimiento causadas por estos fármacos.

Pues bien el análisis de diferentes estudios permite concluir que los fármacos para el TDAH causan una leve disminución del peso al inicio del tratamiento –durante los 12 meses tras su introducción– que es más evidente cuanto menor es la edad del niño. El impacto sobre la talla es insignificante, estudios prospectivos permiten afirmar que ni la edad ósea ni la maduración puberal se ven alteradas, y que la talla final esperada es similar en los niños tratados farmacológicamente y en los que no han recibido fármacos para el TDAH.

Es decir, en la edad adulta estos retrasos en la ganancia ponderal y en la talla desaparecen.

efectos psiquiátricos y neurológicos

El TDAH es un problema que muy frecuentemente se asocia a otros problemas neurológicos, especialmente cuando sus síntomas son graves.

psicologicoEsto es debido a que a menudo los trastornos del neurodesarrollo no son entidades perfectamente delimitadas y hay una repercusión en el funcionamiento cerebral global. Traté de explicarlo en la entrada «Cuando autismo y TDAH coinciden» que os invito a leer.

También la depresión se asocia muy a menudo al TDAH resultando muy difícil determinar cual de los dos problemas origina el otro o si ambos tienden a asociarse. El TDAH es un factor de riesgo conocido para la aparición de depresión y en casos extremos –afortunadamente rarísimos– pueden aparecer ideas suicidas.

Los tics –relativamente frecuentes en la infancia– aparecen con frecuencia cuando se utiliza metilfenidato como tratamiento para el TDAH. Al retirarlo la mayoría de veces desaparecen, pero no siempre es así. En los niños que padecen un trastorno de tics crónico, llamado síndrome de Gilles de la Tourette, el metilfenidato empeora los tics y su retirada no siempre los hace desaparecer.

El abuso de sustancias tóxicas –tabaco, alcohol, cannabis y otras drogas– es muy frecuente en pacientes con TDAH, y el tratamiento con metilfenidato tiene un efecto protector frente a las adicciones.

En resumen, los estudios sobre el uso de metilfenidato a largo plazo y el pronóstico de estos problemas asociados concluyen que:

  • los TDAH graves se asocian a alto riesgo de psicosis, depresión, suicidio, adicciones y tics
  • el tratamiento del TDAH con metilfenidato NO empeora estos problemas que deben atenderse adecuadamente
  • el uso de fármacos reduce el riesgo de que aparezcan estas comorbilidades.

Merece la pena insistir en la idea de que la depresión es muy frecuente en pacientes con TDAH, por lo que debe detectarse y tratarse adecuadamente.

efectos cardiovasculares

Los fármacos para el TDAH «activan» el sistema cardiovascular y producen una ligera aceleración del pulso –entre 1 y 2 pulsaciones por minuto– y un aumento de la tensión arterial –entre 1-4 mmHg la sistólica y 1-2 mmHg la diastólica–.

cardiovascularSi bien el aumento del pulso, la frecuencia cardíaca, es casi anecdótico, el incremento de los valores de la tensión arterial resulta demasiado para niños en edades tempranas. Y sabemos que el incremento sostenido de la tensión arterial podría causar un aumento del tamaño del ventrículo izquierdo y ocasionar daños cardíacos.

Por eso se han realizado varios estudios que valoran estos efectos cardiovasculares a largo plazo y la conclusión es que tanto el aumento de la frecuencia cardíaca como el de la tensión arterial suceden únicamente mientras duran los efectos del fármaco y luego desaparecen. También se ha descartado que el uso de los fármacos para el TDAH durante la infancia cause alteraciones cardíacas estructurales a largo plazo.

efectos largo plazo medicación TDAH

Reflexión final

Los medicamentos de uso humano pasan estrictos controles de seguridad antes de ser aprobados para su prescripción por los médicos. Después, cuanto más tiempo lleva usándose un fármaco más sabemos sobre sus efectos positivos y negativos.

Los fármacos para el tratamiento del TDAH vienen usándose en Europa desde hace más de 30 años, son fármacos que se han probado eficaces y seguros. Sin embargo siguen causando cierto rechazo y temor entre los pacientes y sus familiares.

El correcto diagnóstico y tratamiento del TDAH requiere tiempo. Tiempo para conocer al paciente y tiempo de ejercicio para tener experiencia suficiente en su manejo farmacológico. El diagnóstico diferencial –distinguir el TDAH de otros problemas– y el de los problemas que pueden asociarse al TDAH es imprescindible para que el paciente reciba la atención debida.

La elección del fármaco y de sus dosis dependerá de múltiples factores intrínsecos y extrínsecos al paciente que debe analizar minuciosamente un especialista experimentado. El tratamiento es personalizado y solo sirve para el paciente a quien se le prescribe.

Las conclusiones que os he presentado en esta entrada sobre los efectos secundarios a largo plazo de los fármacos para el TDAH están basadas en estudios poblacionales que evalúan periódicamente su seguridad. Estos estudios tienen una doble finalidad, por un lado evitar su prescripción a niños con problemas de base que se agravarían con estos fármacos –como los tics, las malformaciones cardíacas congénitas o el riesgo de suicidio– y por otro evitar el alarmismo innecesario y aumentar la confianza en el uso de fármacos perfectamente seguros con beneficios indudables para los pacientes con TDAH.

Esta entrada pretende ser una ayuda informativa sobre los fármacos para la hiperactividad. La indicación del tratamiento, farmacológico o no, es un acto médico de gran importancia. Nunca, nunca, nunca te quedes con una duda sobre un tratamiento que haya recetado tu médico. Pregúntaselo todo porque para que el tratamiento funcione es necesario que el médico acierte y que el paciente lo cumpla tal cual se le ha prescrito.

↬ 2016 © mj mas

_______________________[sobre esta información]

Gráficos: «fármacos para el TDAH»y «efectos a largo plazo de los fármacos para el TDAH» por © mj mas. Si los usas cítalo y enlaza a esta entrada.

Referencia: Resultados preliminares del estudio ADDUCE presentado en EUNETHYDIS 2016. ADHD Adduce.

  • Todo sobre TDAH en el blog.

Acerca de mj mas

Neuropediatra · Ejerzo la Medicina con Ciencia y humanidad. Aquí divulgo sobre el imperfecto cerebro humano.

»

  1. […] a través de medicación para el TDAH: efectos a largo plazo — neuronas en crecimiento […]

  2. Boss dice:

    “Los medicamentos de uso humano pasan estrictos controles de seguridad antes de ser aprobados para su prescripción por los médicos. ”
    Cuando són las propias farmacèuticas las que hacen los controles és como poner a la zorra a cuidar las gallinas.

    • mj mas dice:

      Si no conoces los mecanismos por los que debe pasar un fármaco antes de ser aprobado, por favor infórmate https://www.aemps.gob.es/laAEMPS/portada/home.htm
      Es mejor que repetir sin analizar lo que has oído por ahí y que forma parte de campañas de desinformación de magufos maliciosos, tendenciosos e ignorantes que tienen intereses más oscuros que los de “las farmacéuticas”, empresas sometidas a estrictos controles.
      Gracias.

  3. […]el Trastorno por Déficit de Atención – Hiperactividad (TDAH) ha ocupado gran parte de mi actividad.[…]

Si comentas, todos aprendemos. ¡Gracias!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s