La mayoría de niños con Trastorno por Déficit de Atención Hiperactividad –TDAH– se sienten inseguros y con la autoestima muy baja.

cerebro con tirita de neuronas en crecimiento

Suelen acudir por primera vez a la consulta pensando que tienen poca capacidad, que son vagos o que no podrán aprobar aunque se esfuercen.

Y eso es así porque esa es su experiencia antes del diagnóstico y antes del tratamiento.

notas y TDAH

Tras acabar el curso suelo hacer una visita a los niños con TDAH para valorar como ha ido y como han sido sus resultados académicos. Una de las principales preocupaciones en padres y niños.

Y tengo que decir que cuando la medicación funciona y el maestro se implica, así son las anotaciones que escribo en sus cursos clínicos:

“… hay una mejoría evidente en su rendimiento escolar, ha aprobado todo (o casi todo), también de su autoestima y de la seguridad en sí mismo. Él y sus padres están muy contentos.”

Ellos están muy contentos y yo también. ¡Son unos luchadores! Pero, ¿qué ha pasado?

Simplemente que hemos detectado el problema que le impedía demostrar sus capacidades y su valía. Ahora recibe la atención merecida y su talento reluce. En otras palabras, el niño ya era así de capaz, pero su TDAH le impedía demostrarlo.

Las notas tienen la importancia que tienen, relativa, pero para un niño que se esfuerza y que quiere aprender unas calificaciones que no reflejen su esfuerzo son un mazazo a su autoestima y a su motivación.

vivir con TDA-H

A los niños, como a los adultos, les gusta hacer las cosas bien y que se reconozca cuando las hacen. Aprender requiere un esfuerzo, el problema es cuando los resultados no reflejan el esfuerzo invertido. Entonces se desaniman, ¿o no te desanimarías tú?

Trastorno por Déficit de Atención Hiperactividad son palabras, pero palabras que significan cosas. Veamos un poco qué significan.

Inatención

Al niño con TDAH le resulta muy difícil dirigir su atención al estímulo más importante en cada momento ya que los percibe todos con la misma intensidad y a su cerebro le cuesta discriminar y anular los que son irrelevantes para la tarea que está haciendo.

El maestro hablando, el compañero que se balancea en la silla, la forma peculiar de una mancha en el libro…, la luz de la ventana, el ruido de una ambulancia…, el pastel de la abuela esperándome en casa, lo que me ha dicho mi amiga a la hora del patio… Todo llama su atención por igual, ¿cómo puede aplicarse en estas circunstancias?

Más que inatento lo que está es atento a todo, y a todo a la vez.

Falta de organización

Por la misma razón tiene la sensación de que todo sucede al mismo tiempo. Y eso le hace difícil organizar la información, el tiempo y sus tareas.

Como todo es igual de relevante y de importante no sabe priorizar, le cuesta encontrar la información central para hacer un resumen o un esquema y se pierde en los detalles. Así que a menudo intenta hacer varias cosas a la vez en vez de una en una.

En cuanto se le ocurre una idea intenta llevarla a cabo, pero antes de acabar se le ocurre otra y luego otra… se atropella, priorizar es una “misión casi imposible” y la organización está lejos de su alcance, lo que aún dificulta más que pueda centrarse en una tarea.

Hiperactividad

La mayoría de niños con TDAH tienen además una gran inquietud motora. No puede parar, se muerde las uñas, mueve las piernas, da golpecitos con el lápiz, tararea, no calla…, necesita liberar energía continuamente, como si de esa manera pudiera concentrarse mejor.

Muchas veces ellos mismos lo relatan diciendo que notan como un motorizo dentro que no para. También suelen explicar que se sienten nerviosos continuamente.

Impulsividad

«Espera» es una palabra antipática para cualquier niño, pero si tiene TDAH es en sí misma un castigo. Entre la idea y la acción no suele haber reflexión, responde impulsivamente sin percibir adecuadamente el peligro o situaciones que pueden terminar en conflicto.

Trastorno

Todo esto le lleva a cometer errores e incluso a suspender.

Está haciendo todo lo que puede pero nadie parece darse cuenta, la frustración es lo normal… A la larga puede sentirse perdido e inseguro ante cualquier elección. Su autoestima sufre.

En definitiva, estas dificultades le causan problemas, le suponen un trastorno. Sin ayuda, no va a poder mejorar porque sencillamente su cerebro funciona así y ni siquiera sospecha que haya otra forma de funcionar.

Ve a sus compañeros que estudian y no entiende porque cuando él estudia no aprueba.

A veces le rechazan en los juegos… Es lógico, como no se ha enterado bien no sigue las reglas, no acaba los juegos, se distrae y hace que su equipo falle las jugadas de gol, olvida que aquello que le contó su amiga era un secreto que no debía compartir, aunque en el mejor de los casos incluso olvida lo que le ha dicho…

Sin diagnóstico ni tratamiento el TDA-H causa muchas dificultades y sufrimientos.

El niño que recibe el tratamiento multimodal adecuado aprende a autocontrolarse. Con la ayuda de sus padres, de sus maestros, de sus compañeros, de la medicación, pero sobre todo con su esfuerzo, casi siempre descubre las cualidades positivas que ocultaba el TDA-H.

Personas sensibles capaces de llegar a conclusiones deslumbrantes, con mentes rápidas y originales cuyos procesos cognitivos son diferentes a los de la mayoría. Mira en sus ojos y verás lo mismo que yo.

el talento del TDAH

No están los tiempos para desperdiciar el talento.

«¿Me está diciendo que mi hija no es despistada, olvidadiza, desordenada, desaseada, impulsiva y respondona? ¿me está diciendo que todo eso junto es un problema que se llama TDAH?»

Así reaccionaba la madre de una adolescente de 15 años que consultó por cefalea en Semana Santa. Me ha traído las notas finales del curso, por primera vez en su vida ha aprobado todo con buenas notas, se siente contenta y la han felicitado todos los profesores…

«¡Mamá, he sido la primera en cambiarme en la clase de gimnasia!… ni yo sé como lo he hecho…»

Palabras de una niña de 1º de primaria a quien le ponían todos los días una falta por salir la última del gimnasio de su colegio…

Otras frases oídas estos días…

«Estoy contentísima Dra. mi hijo saca buenas notas y además ¡se sienta solo a hacer los deberes y los acaba!»

«Yo me creía que era tonto y vago y he sacado todo notables y sobresalientes…»

«Mi hermano ya no se cuela en los juegos y nos peleamos mucho menos.»

«He contestado bien el problema de matemáticas, lo he hecho totalmente distinto a los demás y la maestra, muy sorprendida, me ha puesto un 10»

«Ahora tiene muchos amigos y le han invitado a varios cumpleaños»

«¡La pastilla es mágica!, ¡he aprobado todo y ya no tengo que repetir curso!»

¡No, la magia la haces tú con tu esfuerzo y con tus ganas!!

¿Son o no son luchadores?

2017 © mj mas
_________________________[sobre esta información]

Relacionados:

Gráfico: ©mj mas.

Acerca de mj mas

Neuropediatra · Ejerzo la Medicina con Ciencia y humanidad. Aquí divulgo sobre el imperfecto cerebro humano.

»

  1. Estoy de acuerdo, la pastilla no tiene nada de mágica… es una ayuda. Como madre de un niño con Tdah veo en él las ganas de superarse y vencer sus dificultades. Este año fue un año de luchas pero también de grande logros… y estoy muy pero que muy contenta. En vacaciones continuamos con nuestros desafios y me alegro de que él tenga ganas de continuar superándose. Gracias por vuestra aportación y un cordial saludo.

  2. […] artículo me gustó muchísimo en cuanto a Déficit Atencional. Recomendado para leer. el talento del TDAH, lo que oculta la hiperactividad Gracias por el […]

  3. Yoana dice:

    Estoy muy contenta aunque llevamos poco tiempo con la medicación. En el colegio muy bien, cada día mejor, a veces me sorprendo de la rapidez que tiene en contestar y no fallar a la pregunta. Sé que es su esfuerzo, pero la medicación ayuda.
    Este verano cogeremos más fuerza para empezar otra etapa nueva, gracias por tus artículos.

    • mj mas dice:

      Me alegra mucho la buena respuesta y la evolución, ¡enhorabuena!
      Ahora a perseverar, como dices, porque el TDAH desgasta mucho.
      Un cordial saludo.

  4. paola andrea rios dice:

    Hola mi comentario es de una mamá deseperada porque a mi niño de 7 años le ocurre todo eso que he leido en tu blog. Ojalá hubiera más ayuda a entender que no es un problema sino una experiencia en la cual aprendemos con nuestros hijos. Lo que pasa es que no hay mucha información para saber como manejar todas las situaciones que le ocurren a nuestros niños con TDAH, igual como papás no nos tomamos el tiempo para investigar yo estoy en proceso para buscar la forma de ayudar a mi niño y eso me hace feliz porque a él le mejorará su estilo de vida ya que sera mas organizada.

Si comentas, todos aprendemos. ¡Gracias!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s