Veíamos en la entrada anterior como se produce el neurodesarrollo del lenguaje y sus etapas.

retraso-del-lenguajePero ¿qué pasa cuando un niño no parece avanzar en su aprendizaje del habla?

El retraso del lenguaje es el más frecuente de los problemas del neurodesarrollo. Aproximadamente

1 de cada 7 niños hablará más tarde que los otros de su edad.

La dificultad en la comunicación produce frustración. Cuando intentamos decir algo y no conseguimos expresarnos o los demás parecen no entendernos nos sentimos decepcionados e incluso enfadados, cuanto más importante sea el mensaje, mayor nuestro enfado.

Cuando un niño no consigue hacerse entender también se enfada. Es frecuente que el retraso del lenguaje produzca problemas de conducta. Si no entendemos lo que quieren, no es raro que muerdan o peguen porque no saben controlar su frustración.

aprendiendo a hablar

El lenguaje aparece cuando el niño interactúa con otros hablantes.

Los padres, y otros adultos, tienden a hablar a los pequeños con un lenguaje simplificado y repetitivo, con «palabras de bebé» –nene, pete, pipí, guau-guau o nonon– en el que abundan las preguntas y las entonaciones exageradas. A esta forma de dirigirnos a los bebés le llamamos habla del cuidador.

Esta manera de hablar, ayuda al niño a reconocer como es la organización del lenguaje y a deducir como debe asociar los sonidos y las palabras.

Los niños aprenden mucho antes a comprender el lenguaje que a expresarse.

El adulto también asigna al niño un papel activo en la «conversación» incluso antes de que el niño pueda hablar. Interpreta sus gestos y acciones y dice en voz alta lo que cree que el niño está pensando. Los niños responden con gestos o sonidos a los que los adultos atribuyen el significado.

Por ejemplo:

  • madre: «aquí está tu peine»
  • el niño coge el peine
  • madre: «te peinas muy bien»
  • el niño se peina
  • madre: «¿te pones guapo?»
  • el niño asiente
  • madre: «¿mamá también se peina?»
  • el niño asiente
  • madre: «mira, yo también me pongo guapa»

Después aparecerán sonidos, rudimentos de palabras, que sólo entenderán los padres. En esta conversación «privada» los padres entienden enseguida a sus hijos, pero no entienden lo mismo otros adultos. A medida que va mejorando su vocabulario y que se desarrollan sus habilidades lingüísticas, irá mejorando la capacidad expresiva y será mejor comprendido por todos.

Como en cualquier otra cosa, la práctica del lenguaje es lo que facilitará su aprendizaje. Aunque los padres entiendan lo que quiere su hijo, deben ayudarle a que se esfuerce a hablar para que los demás también le entiendan.

Conviene pasar tiempo hablando a los bebés.

Disfruta del juego con tu hijo, explícale historias y el mundo que le rodea. Háblale continuamente, desde muy pequeño, aunque sepas que no te entiende, ¿cómo va a aprender si no?

Cuando use gestos, sonidos y palabras para expresarse, no le ignores, contéstale.

retraso simple del habla

Sucede en un niño sin otras dificultades en el neurodesarrollo, ha aprendido a andar sin problemas, y tampoco tiene déficit auditivo ni alteraciones de la motilidad de la boca ni en la coordinación para tragar. Es tan ágil, simpático y hábil con las manos como cualquiera de su edad, pero sus primeras palabras aparecen tarde –hacia los dos años– o le cuesta mucho ir aprendiendo palabras nuevas.

No tiene problemas para comprender, pero no puede expresarse hablando. Puede emitir sonidos o grupos de sonidos, pero no sabe ordenarlos ni diferenciarlos dentro de una palabra.

Tiene intención de comunicarse, aunque a veces puede sentirse inhibido si el contexto familiar, escolar o lúdico no le acompaña. Por ejemplo cuando los demás no son comprensivos con sus dificultades porque hay burla, no toleran otras formas de comunicación no hablada, o se fatiga porque no le entienden y entonces deja de intentarlo.

Es un retraso porque se produce más tarde, pero acabará hablando entre los 3 y los 5 años de edad. Es un problema transitorio, que en la mayoría de casos se resuelve por sí solo y no tiene repercusiones en el desarrollo posterior.

Es frecuente que otros miembros de la familia hayan tenido dificultades similares.

trastorno del lenguaje

Decimos que hay un trastorno, una alteración, del lenguaje, cuando además de un retraso en el inicio del habla –sus primeras palabras no aparecen hasta los 2 años o más– aparecen otros problemas en el desarrollo del lenguaje.

trastornos-del-lenguajeFonológicos

Le cuesta pronunciar ciertos sonidos, habla como si fuera más pequeño, omite de fonemas o de partes de la palabra. Si no se acompañan de nada más, son problemas leves que suelen corregirse bien con logopedia.

Semánticos

El vocabulario está reducido a los objetos de su entorno y le cuesta aprender conceptos abstractos. Colores, formas, conceptos espaciales –dentro/fuera, arriba/abajo…– temporales –ahora, luego, mañana, tarde…–.

Morfosintáctico

Las frases son telegráficas y cortas, sus componentes están desordenados, les cuesta incorporar el uso de artículos, pronombres, plurales y conjugan mal los tiempos verbales. No saben usar frases subordinadas y las sustituyen por coordinadas unidas por la conjunción «y».

Pragmático

La intención comunicativa es escasa o está ausente. Aunque puede aparecer cuando algo les interesa mucho y quieren conseguirlo. Raramente usan el lenguaje para explicar lo que les ha pasado y cuando están jugando lo hacen en silencio, no expresan lo que imaginan mientras juegan.

No suelen hacer preguntas ni entablar conversaciones, tampoco se interesan por las cualidades de los objetos –color, forma, tamaño–.

En algunos casos tienden a compensar con mímica y gestos la falta del habla.

Comprensión

Aunque es mejor que la expresión, suele mostrarse alterada especialmente cuando los conceptos son abstractos.

En general, si aparecen estas alteraciones, habrá un riesgo más alto de que el niño presente dificultades más adelante y problemas a largo plazo.

La persistencia de los trastornos del lenguaje depende de su gravedad y de la presencia de otros problemas. Pero en general, si hay un trastorno del lenguaje, es obligatorio tener en cuenta que puede ser debido a problemas serios –sordera, retraso en otras áreas del desarrollo, trastorno específico del lenguaje o incluso un trastorno en el espectro autista– y debemos consultar siempre con una especialista.

signos de alerta

Entonces, ¿cuando debemos preocuparnos?

La mayoría de niños desarrollan el lenguaje aproximadamente a la misma edad y pasando por las mismas etapas, lo que parece estar asociado al proceso biológico de maduración cerebral. La maduración cerebral, el crecimiento del cerebro, viene determinado genéticamente y favorecido (o no) por el ambiente en el que el niño se desarrolla, por eso cada niño tendrá su propio ritmo.

Dicho esto, habrá unas edades a partir de las cuales si no se ha adquirido una determinada habilidad, es más probable (pero no seguro) que estemos ante un problema. Debemos actuar cuando un niño sobrepasa estas edades sin adquirir la habilidad esperada:

  • alarma8 meses: no balbucea
  • 16 meses: no dice ninguna palabra
  • 16 meses: no señala ni gesticula
  • 24 meses: no hay frases simples
  • 24 meses: siempre repite lo mismo, incluso en contexto inadecuado
  • a cualquier edad: el desarrollo del lenguaje se ve interrumpido y no avanza
  • a cualquier edad: el niño deja de hacer o decir cosas que ya sabía

Si esto sucede, lo sensato es consultar a un profesional para que nos oriente y ayude a detectar algún posible problema. Esperar y creer que todo se solucionará solo no es adecuado, si pasa el período crítico para adquirir el lenguaje, luego será mucho más difícil que aparezca.

Si además del retraso del lenguaje están presentes otras circunstancias, también hay que consultar:

un último consejo

Nadie conoce mejor a un hijo que sus padres.

Sigue tus instintos y si estás preocupado por el desarrollo de tu hijo, consulta cuanto antes. Nunca te quedes con una duda.

Comparte este post en tus redes sociales o por WhatsApp, seguro que ayudas a otros. ¡Gracias!

↬  2017 ©  mj mas

________________________<sobre esta información>
Bibliografía:
  • Narbona J., Chevrie-Muller: El lenguaje del niño. Desarrollo normal, evaluación y trastornos (2ª ed. 2001). Barcelona. Ed. Masson
Relacionados:

Acerca de mj mas

Neuropediatra · Ejerzo la Medicina con Ciencia y humanidad. Aquí divulgo sobre el imperfecto cerebro humano.

»

  1. Hola María José ,esta entrada es muy interesante me he dado cuenta que muchos padres ignoran lo que significa un retraso en el lenguaje ,muchos ni siquiera saben que tanto debería estar desarrollado el lenguaje de sus hijos según su edad y esto es perjudicial,entre más temprano se sepa que el niño tiene algún atraso en cualquier área más rápido recibiría la ayuda y mejor sería su pronóstico ,que importante tema ojalá muchos padres pudieran leerlos y beneficiar a sus pequeños,la mayoría de los problemas a tiempo se pueden corregir gracias por toda la información ,nunca dejo de leer sus entradas mil gracias !!!!!!!!

  2. churruflisquis dice:

    Enhorabuena por la concisión y el interés con el que desarrollas los temas. A menudo son cuestiones que, aún alejadas del ámbito educativo o pediátrico, dan para pensar.

Si comentas, todos aprendemos. ¡Gracias!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s