Parálisis cerebral infantil (PCI)

Llamamos Parálisis Cerebral infantil (PCI) al trastorno permanente del movimiento y de la postura (parálisis) que aparece en la infancia.

pie equinoNo se trata de una sola enfermedad, sino que el término parálisis cerebral infantil engloba una amplia variedad de síndromes que producen una lesión permanente en el cerebro (cerebral) durante su desarrollo (infantil).

La Parálisis Cerebral infantil nunca es debida a problemas en los músculos o nervios periféricos. 

La lesión es puntual, la causa que la origina sucede una única vez y no se repite. Aunque no existe un tratamiento curativo, la lesión tampoco empeora ni aparecen otras nuevas por la misma causa en el futuro.

Estas causas son muy variadas, la mayoría suceden antes del nacimiento y no pueden identificarse. La causa post-natal más frecuente es la prematuridad, pero también, los accidentes vasculares, la mala oxigenación cerebral, las malformaciones, las infecciones, los traumatismos…

La Parálisis Cerebral Infantil, además de afectar la motricidad y la postura puede dañar la visión, la audición, el lenguaje y la inteligencia; y es muy frecuente que aparezca epilepsia.

Aunque la lesión cerebral no avanza –es estática–, las manifestaciones clínicas cambian con el tiempo. Los problemas musculares y óseos progresan si no se tratan. El tratamiento está dirigido a mejorar la movilidad y la postura y evitar complicaciones.

Pero, ¿son todas las PCI iguales? Pues no, existen diferentes tipos que debemos identificar adecuadamente para ofrecer a cada una el mejor tratamiento.

Clasificación de la Parálisis Cerebral Infantil

La PCI engloba un espectro de trastornos motores con gran variabilidad en cuanto al tono muscular, su distribución anatómica y su gravedad.

Es necesario que cada paciente reciba una clasificación de su problema que tenga en cuenta estos tres aspectos, solo así podremos dar un pronóstico adecuado y un tratamiento individualizado.

clasificacion PCI

Tipos de PCI en cuanto al tono muscular

La parálisis cerebral espástica es la más frecuente –70-80% de niños con PCI–.

Espástico quiere decir rígido. Las extremidades afectadas tienen el tono de unos músculos aumentado, en contracción constante, y los músculos opuestos (antagónicos) son muy débiles. Esto produce un desequilibrio de fuerzas que afecta a las articulaciones disminuyendo su movilidad.

Por ejemplo, si afecta al brazo el bíceps suele estar en contracción continua mientras que el tríceps es muy débil. Esto hace que el codo esté constantemente flexionado y le resulte difícil estirar el brazo.

Al no poder relajar los músculos afectados, cuando se mueven lo hacen de forma rígida y poco armoniosa, como a trompicones.

Si intentamos mover sus músculos espásticos encontramos una enorme resistencia que de pronto desaparece al final del movimiento. Cuanto más rápido movamos el miembro afectado, más evidente será la resistencia. Para estirar estos músculos debemos hacer movimientos suaves y aplicar la fuerza de forma continua.

Cuando exploramos los reflejos miotáticos (la maniobra de golpear con el martillito), estos aparecen muy vivos y aumentados –hiperreflexia– y a menudo duran en el tiempo más de los esperado –clonus–.

Todos estos síntomas indican que la lesión se encuentra en la motoneurona superior, es decir la que lleva el impulso nervioso desde la corteza cerebral hasta la médula espinal.

La parálisis cerebral discinética es menos frecuente –10-15% de pacientes–.

Discinesia significa alteración del movimiento. En la PCI discinética los movimientos son repetitivos, imprecisos e incoordinados, debido a que hay contracciones involuntarias de los músculos tanto en reposo como al iniciar el movimiento.

Este movimiento involuntario puede ser intermitente, rápido y espasmódico –distonía– o lento, continuo y más sinuoso –atetosis–.

Esta alteración del movimiento se corresponde con una lesión de los ganglios de la base, una zona de paso obligatorio para todos los impulsos que proceden de la corteza cerebral antes de bajar hacia el tronco del encéfalo.

La parálisis cerebral atáxica es la más infrecuente.

La ataxia es una alteración del equilibrio y de la coordinación. Los movimientos finos son muy difíciles de completar.

Este tipo de parálisis cerebral varía mucho sus manifestaciones en el tiempo. Durante los dos primeros años de vida el niño presenta un tono muy bajo, aparece como un niño blando; hacia los 2-3 años de vida el tono se normaliza y aparece la ataxia. El niño se cae fácilmente y es torpe, necesita separa mucho las piernas para caminar (si logran la marcha) y los movimientos finos son muy poco precisos y torpes.

Esto es debido a que hay una lesión en el cerebelo.

Tipos de PCI en cuanto a la extensión de la lesión

Esta clasificación hace referencia a la parálisis cerebral espástica, cuyas manifestaciones variarán si se afecta en mayor o menor extensión la corteza cerebral.

Cuando se afecta una sola extremidad se llama monoparesia.

Si la parálisis es de ambas piernas decimos que hay una paraparesia o una diplejia espástica.

Cuando afecta a las extremidades de un solo lado del cuerpo, hablamos de hemiplejía.

Si se afectan las 4 extremidades, se trata de una tetraplejia.

Tipos de paralisis cerebral PCI

Tipos de PCI en cuanto a la gravedad

Tanto el tipo de afectación como la intensidad de los síntomas determinarán cuan autónoma es una persona con parálisis cerebral.

No es igual que un niño pueda andar solo, con apoyo, desplazarse en una silla de ruedas o que tengan que empujarle.

Tampoco es lo mismo que pueda hablar o comunicarse con gestos, paneles de comunicación o herramientas electrónicas.

Lo mismo sucede con la alimentación y la higiene.

Lo importante es su grado de autonomía, lo de menos si los movimientos que hace son más o menos armoniosos, más o menos precisos.

clasificación gravedad paralisis cerebralPodemos usar escalas para valorar el grado de autonomía de cada niño. Algunas escalas son descriptivas y comparan la funcionalidad del niño con la esperada para su edad otras evalúan los cambios en el tiempo teniendo en cuenta el crecimiento y el tratamiento que recibe.

La aplicación de estas escalas requiere entrenamiento previo que cuesta tiempo y dinero. También es costoso pasarlas en consulta ya que algunas pueden llevar más de una hora. En general este tipo de escalas tienen más interés para la investigación que para el propio paciente y aunque pueden ser útiles al inicio de la práctica clínica la verdad es que aportan poco al médico con experiencia.

En mi opinión lo más práctico es una clasificación rápida que tenga en cuenta cuales son las limitaciones funcionales para cada paciente y en que circunstancias necesita ayuda y/o apoyos. En este sentido el Sistema de Clasificación de la Función Motora Postural me parece el más simple y práctico además de ser el más utilizado universalmente.

Diagnóstico de la parálisis cerebral

El diagnóstico de la PCI no se basa únicamente en demostrar que hay una lesión cerebral que causa dificultades en la movilidad y la postura, para eso basta una resonancia magnética.

Requiere una exploración neurológica y del neurodesarrollo completa que permita establecer con claridad el tipo de alteración motora –pudiendo coincidir en una misma persona más de uno–, la extensión de la lesión y el grado de funcionalidad y autonomía que permite.

No debemos olvidar que las personas con parálisis cerebral pueden sufrir otras alteraciones debidas a la disfunción cerebral que causa la lesión. Por eso siempre hay que evaluar la visión y la audición, el desarrollo físico, la presencia de epilepsia, el dolor, y la afectación de otros órganos.

Tratamiento de la parálisis cerebral

La lesión que ha causado la PCI no va a desaparecer y no existe en la actualidad ningún tratamiento para disminuirla.

La atención del niño con parálisis cerebral debe dirigirse a facilitar la máxima independencia e integración social posible, mejorando su capacidad funcional del niño y evitando o tratando precozmente las complicaciones.

El tratamiento debe ser específico para cada niño, teniendo en cuenta el tipo y extensión de la lesión así como sus deficiencias y autonomía personal.

La base del tratamiento es siempre la fisioterapia, dirigida a mejorar la postura y la movilidad así como a favorecer el crecimiento músculo-esquelético.

Cuando la fisioterapia no es suficiente, se complementa con aparatos de ortopedia como férulas, caminadores o sillas de ruedas.

También pueden utilizarse fármacos para relajar la musculatura o disminuir el exceso de movimiento. En este sentido son útiles el diazepam o baclofeno orales o las infiltraciones musculares con toxina botulínica.

Especialmente importante es tratar y detectar posibles deficiencias sensoriales, una ceguera o sordera desapercibidas retrasarán más el neurodesarrollo y empeorarán el pronóstico.

La neuropediatra es la pediatra especialista en parálisis cerebral, pero trabaja en equipo con otros profesionales y en coordinación con pediatras de otros ámbitos y especialidades.

↬  2015 ©  mj mas

___________________________________<sobre esta información>
Relacionados:

Gráficos: “clasificación parálisis cerebral infantil”; “tipos parálisis cerebral infantil”; “grados parálisis cerebral infantil”: © mj mas.

Acerca de mj mas

Neuropediatra · Ejerzo la Medicina con Ciencia y humanidad. Aquí divulgo sobre el imperfecto cerebro humano.

»

  1. Zara dice:

    Claro y conciso 😉
    Muchas gracias Mª José!! Este enlace va a servir de orientación a muchos papás googleadores =)

  2. Heilen Ocampo dice:

    Hola buen día
    Súper útil la información. Manejan algunas estrategias de aprendizaje, o que tipo de material didáctico para ellos.

  3. ANAA educa dice:

    […] y adult@s con PCI (Parálisis Cerebral Infantil) y algunos trastornos neuromusculares. Para ellos y ellas estos son días de crisis. El ruido de […]

  4. Emiliano lopez dice:

    Muchas gracias por la informacion tengo un niño con pci y me ayuda mucho para seguir con su tratamiento

  5. VERONICA SALAZAR QUEZADA dice:

    Hola María José casualmente te encontré con una información muy interesante, tengo un sobrinito de 4 años, tiene parálisis cerebral tipo RDMP, quise buscar mas información que significado tenia pero no lo logre, y asi fue como te encontré, y gracias a tu información me doy cuenta que mi sobrinito tiene Hemiplejía, y no habla, es un niño hermoso, quisiera ayudarlo, Dios te bendiga por toda esa información que brindas a toda la genta que lo necesitamos

    • mj mas dice:

      Muchas gracias, Verónica, por tus amables palabras.
      Me alegra saber que la información que aquí dejo sirve de ayuda.
      Un afectuoso saludo, y un beso especial para tu sobrinito.

  6. PROFRA LETICIA Navarrete dice:

    El proximo curso escolar 2017 2018 sere maestra de una niña con PCI es para mi una gran preocupación y ocupación sacar adelante a esa hermosa niña en la medida de mis posibilidades y necesito empaparme mucho de información.. muchas
    gracias son de un gran apoyo

Si comentas, todos aprendemos. ¡Gracias!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s