Sólo el 50% de las PCI tiene

una causa demostrable

La Parálisis Cerebral Infantil –PCI– es una lesión del cerebro inmaduro, permanente y no progresiva, que afecta a la postura y al movimiento.
 
Los avances médicos en los cuidados intensivos de los recién nacidos han aumentado la supervivencia de aquellos más susceptibles a sufrir una lesión  cerebral –como los niños nacidos prematuramente–, o de los que ya la han padecido antes de nacer –como los que tuvieron un infarto cerebral prenatal–.
Por eso, a pesar de esos avances, el número de niños con PCI no ha variado mucho en los últimos 30 años y se calcula que la padecerán 2 de cada 1000 recién nacidos.
.Como hemos dicho, sólo conoceremos la causa en la mitad de los niños con PCI, pero podemos detectarla precozmente identificando ciertos factores de riesgo.