El síndrome de Asperger

Día internacional del síndrome de Asperger

∼ Un año más se celebra el 18 de febrero ∼

El síndrome de Asperger es un trastorno del neurodesarrollo debido a anomalías en la formación de las complejísimas redes neuronales que rigen la conducta. En la mayoría de casos no puede determinarse la causa, resultando normales todas las pruebas complementarias realizadas. Su diagnóstico es por tanto clínico, basándose en sus manifestaciones que son muy variables tanto en complejidad como en gravedad, y requiere de un profesional con experiencia en el problema.

El autismo fue descrito en 1943
Primero por el psiquiatra estadounidense Leo Kanner, y casi simultáneamente por el austríaco Hans Asperger, quien sin haber leído el trabajo de Kanner describió 4 casos de niños con sintomatología similar pero con el lenguaje conservado.
En 1981, Lorna Wing definió los criterios diagnósticos que diferenciaban el síndrome de Asperger de otros tipos de autismo, y en 1994 fue reconocido por la Sociedad Americana de Psiquiatría incluyéndose en el DSM-IV. Poco  duró esta clasificación, ya que en su última revisión de 2013, el DSM-V, los diagnósticos separados de síndrome de Asperger, autismo, y los otros Trastornos Generalizados del Desarrollo se unen bajo un mismo diagnostico: Trastornos en el Espectro del Autismo (TEA).

sigue...

el diagnóstico de la epilepsia

La epilepsia es una enfermedad crónica del cerebro

Para poder diagnosticar a alguien de epilepsia es necesario que sufra al menos dos crisis, separadas por 24 horas.

epilepsia niñosLas crisis pueden ser de muchos tipos, no todas las epilepsias convulsionan ni todas las convulsiones –sacudidas musculares–son epilepsia.

Es importante estar seguros de que se trata de epilepsia y no de otra cosa, hay muchos otros problemas que se parecen a la epilepsia.

En mi consulta, hasta el 30% de niños que me derivan para estudio de epilepsia tienen en realidad un diagnóstico distinto.

Esto no es un asunto menor. Un diagnóstico temprano y acertado de epilepsia aumenta las probabilidades de controlarla. Pero por otro lado, al ser una enfermedad crónica con un tratamiento que dura años, es imprescindible hacer un diagnóstico certero.

Puede que no lo sepas, pero la clave diagnóstica la tienes tú. Sí, tú, tanto si eres el que padece las crisis como si eres testigo de ellas.

sigue...
A %d blogueros les gusta esto: