leer o no leer, esa NO es la cuestión – día del libro


 
Las palabras, el lenguaje, facilitan el pensamiento, lo hacen más fluido, abstracto y reflexivo, nos comunican con los demás. Los genes de nuestros padres nos capacitan para el lenguaje, su idioma nos transmite nuestra herencia cultural.
La escritura transmite la información. La lectura da acceso a todo el conocimiento que nos precede, desencadena procesos mentales y evoca emociones. Todo el cerebro participa en estas tareas, pues si leer requiere la coordinación de los sistemas visual y auditivo, escribir incorpora además a los circuitos de la manipulación.
Un libro es un objeto bello y una lectura bien escogida un acto de belleza…

sigue...

el diccionario cerebral

La organización cerebral.

Por su extraordinaria complejidad, el cerebro necesita estar muy bien organizado. Es el órgano que rige a todos los demás órganos y el responsable de nuestra relación con el entorno. Sus funciones son tantas como el número de verbos de acción aplicables al ser humano.
Para realizar con éxito todas estas funciones el cerebro se organiza en circuitos, conjuntos de neuronas altamente especializadas en una tarea y que actúan coordinadamente entre sí y con otros circuitos. Estos circuitos ocupan toda la superficie cerebral –la corteza– en la que podemos distinguir diferentes áreas especializadas en funciones y que se comunican y coordinan entre sí para ejecutar diferentes tareas. Además desde la corteza, estos circuitos se conectan en profundidad con otras estructuras encefálicas –ganglios de la base, cerebelo, tronco encefálico– para comunicarse y distribuir la información con el resto del cuerpo.
Clásicamente estas áreas fueron estudiadas por Korbinian Brodmann quien propuso una división de la corteza cerebral basada en las diferencias de su arquitectura microscópica y relacionándolas con sus funciones.
áreas de Brodmann
Según esto las regiones que identifican los sonidos del lenguaje (área de Wernicke) estarían alrededor de la separación entre la parte inferior del lóbulo parietal y el borde superior del lóbulo temporal.
Pero una reciente investigación parece demostrar que el lenguaje está presente en toda la corteza cerebral. 

sigue...
A %d blogueros les gusta esto: