leer o no leer, esa NO es la cuestión – día del libro


 
Las palabras, el lenguaje, facilitan el pensamiento, lo hacen más fluido, abstracto y reflexivo, nos comunican con los demás. Los genes de nuestros padres nos capacitan para el lenguaje, su idioma nos transmite nuestra herencia cultural.
La escritura transmite la información. La lectura da acceso a todo el conocimiento que nos precede, desencadena procesos mentales y evoca emociones. Todo el cerebro participa en estas tareas, pues si leer requiere la coordinación de los sistemas visual y auditivo, escribir incorpora además a los circuitos de la manipulación.
Un libro es un objeto bello y una lectura bien escogida un acto de belleza…

sigue...

leer con los hijos

Vacaciones con lecturas.

Los aprendizajes escolares modifican los circuitos cerebrales que responden más rápido y agilizan las tareas que albergan.
La lectura modifica la forma en que funciona nuestro cerebro, favorece la conexión de las áreas cerebrales implicadas en el proceso lector y fundamenta el dominio de la lengua ampliando el vocabulario y mejorando la construcción de frases. Pero es que además estimula la imaginación, el razonamiento y la memoria y provoca emociones.

Todo el cerebro se pone en marcha cuando cogemos un libro.   

leer activa todo el cerebro

El verano, con sus horas de calor que desaconsejan el aire libre y los largos ratos sin horarios programados, es un momento perfecto para animar a los niños a vivir aventuras, a conocer otras historias y culturas sin necesidad de viajar, porque todo está en los libros. Muchos niños aún no lo saben, pero a todos les encanta leer. 😉
A los niños les fascinan las historias, les gusta que les expliquemos cosas. Cosas que nos han pasado o que les pasan a otros. Escuchando estas historias aprenden, y aprender es lo que más les gusta hacer a los niños.

sigue...

aprender modifica el cerebro

¡Pues se acabó! Terminado el curso. Ya no hay deberes ni exámenes ni trabajos que presentar. Fin de las horas de estudio en clase y en casa. El aprendizaje requiere esfuerzo, pero la emoción de aprender lo merece.
aprender y cerebroY el aprendizaje académico modifica el cerebro. No es igual la estructura cerebral de quien sabe leer y lee mucho que la del analfabeto. Tampoco de quien domina las matemáticas que la del que no sabe multiplicar.
Hay un momento mágico que me parece revelador. Observar a un niño que está aprendiendo a juntar las letras y ver su cara de felicidad cuando tras deletrear “c-a-s-a” comprende que se trata de una casa, de la idea de una casa. Un mundo nuevo se abre ante él y si sigue adentrándose en la lectura, nadie podrá parar su transformación. Es maravilloso, ¿no creéis?
Pero ¿cómo sucede el aprendizaje de la lectura? El conocimiento matemático ¿modifica el cerebro? Eso voy a tratar de explicar en esta entrada.

sigue...

Cervantes: la palabra, el lenguaje y la lectura

El 22 de abril de 1616 fallecía Miguel de Cervantes Saavedra en Madrid.
300anos_297_01_gr400 años después, los que hablamos la versión moderna del español en el que está escrito el Quijote, nos disponemos a conmemorarlo con el día del libro.
Este blog (o bitácora, como diría Cervantes 😉 ) trata sobre el cerebro, y justamente del cerebro trata “El ingenioso hidalgo Don Quijote de la Mancha”.
De como el cerebro nos permite percibir y entender el mundo, de como, cuando se altera, todas las cosas cobran otro sentido.
Nuestros actos son juzgados desde la percepción de otro cerebro, pero leyendo “El Quijote” siempre nos asalta la duda, ¿qué es más “locura”, la del cerebro alterado o la del que no deja resquicios para imaginar un mundo ideal?
Según Cervantes, la “culpa” de la locura de Don Quijote la tiene la lectura, pero no cualquier lectura, sino las malas lecturas, las que obsesionan tanto que impiden hacer otra cosa que leer.

En resolución, él se enfrascó tanto en su lectura, que se le pasaban las noches leyendo de claro en claro, y los días de turbio en turbio; y así, del poco dormir y del mucho leer, se le secó el celebro, de manera que vino a perder el juicio. Llenósele la fantasía de todo aquello que leía en los libros, así de encantamentos como de pendencias, batallas, desafíos, heridas, requiebros, amores, tormentas y disparates imposibles; y asentósele de tal modo en la imaginación que era verdad toda aquella máquina de aquellas sonadas soñadas invenciones que leía, que para él no había otra historia más cierta en el mundo.

La lectura permite adquirir la herencia cultural, la que no viene en los genes. Leer nada o poco merma nuestras posibilidades de comprender y de comprendernos. 

sigue...

trabalenguas

Sin alejarnos de lo neuro ni de lo infantil pero esta vez no hablamos de neuropediatría, os propongo un divertimento: ¿por qué funcionan los trabalenguas?
Según el diccionario de la lengua de la Real Academia Española,

un trabalenguas es

“palabra o locución difícil de pronunciar, en especial cuando sirve de juego para hacer que alguien se equivoque.”
trabalenguas

El perro de San Roque no tiene rabo porque Ramón Ramírez se lo ha cortado.
Pablito clavó un clavito, ¿qué clavito clavó Pablito?, el clavito que Pablito clavó, era el clavito de Pablito.
Tres tristes tigres comían trigo en un trigal.
El cielo está enladrillado. ¿Quién lo desenladrillará? El desenladrillador que lo desenladrillare, buen desenladrillador será.

Seguro que los conoces y los has intentado decir más de una vez.
Fíjate que curioso, sólo te equivocas si los lees en voz alta. ¿Quieres saber por qué?

sigue...
A %d blogueros les gusta esto: