la importancia del juego

¿Qué hacemos con todos esos juguetes? ¡Es la hora de jugar!

Jugar es el “trabajo” de los niños

Derecho a jugar - derechos del niñoCon o sin juguetes los niños juegan todo el rato, para ellos todo es un juego. Incluso las situaciones que para un adulto deberían ser serias y formales, como cuando les riñes, son un motivo de juego.
Esto es porque el juego es esencial para su neurodesarrollo. Jugando los niños adquieren habilidades físicas, cognitivas, emocionales y sociales que luego serán fundamentales en su vida adulta.
Si no juegas con tus hijos te estás perdiendo una oportunidad única para conocerlos mejor y conseguir su respeto.

El juego es la mejor herramienta educativa que existe.

Es verdad que nuestro ritmo de vida hace difícil encontrar momentos para el juego. Pero si acabo de decirte que para ellos todo es un juego… ¿quizá encuentres la forma de compaginar actividades?

sigue...

jugar en verano

Verano, el paraíso de la infancia.

Next Door Publishers colaboraciones
 
Os contaba que he empezado a colaborar en el proyecto de Next Door Publishers y hoy os invito a leer mi primer post para su blog.
Trata del neurodesarrollo del juego infantil, de las distintas etapas que podemos observar en los niños desde los primeros meses de vida hasta la adolescencia. Pero tiene un toque más personal y la narrativa es diferente a la que leéis habitualmente en el blog.

“El verano es el paraíso de la infancia. Un paraíso al que de adultos nos gustaría regresar.”

Así empieza, si queréis leerlo completo este es vuestro enlace

Verano, el paraíso de la infancia

Gracias por leer. 

Es posible que estés buscando otra información sobre neurodesarrollo, en ese caso este es tu enlace  Todo sobre neurodesarrollo.

Lucas tiene superpoderes – autismo

astUn precioso cuento sobre autismo.

El autismo es un problema que merece nuestra atención y nuestra mejor comprensión.
Cuando un niño recibe el diagnóstico de autismo, a su padres les parece que el mundo se hunde. No solo cuesta aceptar el diagnóstico, sino que a menudo la incomprensión social dificulta la necesaria integración del niño. Pues bien, todos los que le rodean pueden ayudarle a ser más feliz. Como cualquier persona, las personas con autismo buscan y necesitan que se las comprenda.
Muchas veces me preguntan en consulta como explicar a sus hermanos, primos y amigos que un niño tiene autismo. Gracias a mi amiga Ana Luengo, ahora tengo una bonita forma de explicárselo mejor.
Ana Luengo es profesora de lengua y literatura extranjeras en la Facultad de Artes Liberales y Creativas de la Universidad Estatal de San Francisco, en Estados Unidos. Conozco a Ana desde la infancia, es una persona sensata, trabajadora y muy activa en la defensa de la diversidad.
En este libro Ana combina su experiencia profesional como escritora con su experiencia personal como madre. Los dibujos de Marisol Díaz ilustran tan bien la historia que es difícil dejar de mirar (y leer) el cuento una y otra vez.

sigue...
A %d blogueros les gusta esto: