Desarrollo del lenguaje y hablar: ¿es lo mismo?

Lenguaje y habla

La comunicación humana es un instinto muy poderoso.

Para que un niño empiece a hablar es suficiente un entorno en el que las personas se comuniquen. Entonces, si el niño no tiene ningún problema en su neurodesarrollo, el lenguaje surge solo, «como por arte de magia».

lenguaje y hablarEl lenguaje permite a los humanos transformar las ideas en elementos de comunicación (palabras), al hablar transformamos esos elementos en sonidos articulados humanos.

Hablar es pues emitir palabras, comunicar oralmente nuestras ideas.

sigue...

Rutina, hábito y aprendizaje. ¿Sólo 21 días?

21 días y un propósito se hace hábito… ¡ojalá!

Circula un mito por ahí, dice que bastan 21 días para adquirir un hábito. Sencillamente es falso. Pero resulta muy lucrativo para los que venden yogures, prometen métodos con los que cambiar tu vida o, peor aún, mejorar las notas de tus hijos.

rutina cerebroNuestro cerebro es muy listo y muy ahorrador. Su objetivo principal es analizar y actuar con eficacia y rapidez… con el mínimo esfuerzo, ¿a qué sí? 😉 Se pasa el día buscando atajos para hacer las tareas más rápida y eficazmente y ponerse a descansar cuanto antes.

Para eso tiene una estrategia que se llama rutina. A base de repetir, la rutina nos permite aprender y eso deja huella en nuestra memoria. Tanta que algunos aprendizajes se convierten en un hábito y ante determinadas situaciones actuamos sin pensar de forma automática.

Pero ni tardamos 21 días en adquirir ese hábito, ni será para siempre si no lo cultivamos y mantenemos. Los buenos hábitos y rutinas se tienen que cuidar.

sigue...

vuelta al cole con cerebro

Fin de las vacaciones… y «vuelta al cole».

Si será importante para nuestra sociedad esto de «la vuelta al cole»… aunque el año natural empiece en enero, es el inicio del curso escolar lo que marca el comienzo de la actividad anual.

activa tu cerebro
Se acabaron las vacaciones… ¡activa tu cerebro!

Después del merecido descanso estival apetece activarse (al menos a mí sí), reorganizar nuestra vida personal y laboral. Aprender y emprender cosas nuevas con la ilusión de estrenar un curso.

Si has conseguido alejarte por un tiempo de la rutina, disfrutar de ti mismo y de los tuyos, seguro que tu cerebro ha «maquinado» ideas nuevas, seguro que no quiere volver a lo mismo que dejaste a final del curso pasado porque todos queremos volver al cole pero nadie quiere repetir…

Pues de eso va esta entrada, no esperes consejos sobre como ayudar a tus hijos en la vuelta al cole o de como superar eso del (inventado) «síndrome postvacacional». Esta entrada va del cerebro, de como funciona y de porque las rutinas y la novedad no son cosas contradictorias y sí los motores del aprendizaje.

sigue...

Calor y enfermedad neurológica en la infancia

El calor empeora la enfermedad

Como somos animales homeotermos, nuestro organismo cuenta con un complejo, pero eficaz, sistema de termorregulación que nos permite mantener la temperatura corporal estable entre entre 36’7 y 37 °C.

Sin embargo cuando hay una ola de calor, el cuerpo tiene problemas para liberar el exceso de calor, el hipotálamo pierde su capacidad termorreguladora y el organismo sufre una temperatura peligrosamente elevada. Es el golpe de calor. Los niños, los enfermos crónicos y los ancianos, son especialmente vulnerables a las altas temperaturas.

Los niños que padecen problemas neurológicos tienen aún mayor riesgo de sufrir las consecuencias del calor extremo. Es conveniente conocer como el calor puede empeorar las enfermedades neurológicas de la infancia.

Personas más vulnerables a las altas temperaturas. 

Cuando la temperatura es extrema, debe tenerse especial cuidado con los niños –aún no han madurado todos los mecanismos de regulación–, los enfermos crónicos –pueden tener alterados estos mecanismos– y los ancianos –pierden la capacidad normal de regular su temperatura–.

sigue...

Calor y cerebro

¡Qué calor! ¡Se me funden las neuronas!

Pues cuidado porque puede ser cierto.

ola de calor cerebroCuando hace tanto calor nuestra actividad disminuye, lo hacemos todo más lento y nos cansamos enseguida.
Es sólo una sensación o nuestro cerebro piensa más despacio? ¿Cómo afecta el calor al cerebro? ¿Por qué los niños lo sufren más?

Los niños con problemas neurológicos crónicos, ¿deben tomar precauciones especiales?

En el post de hoy intentamos explicarlo.

sigue...
A %d blogueros les gusta esto: