Ramón y Cajal

astRamón y Cajal en su laboratorioCreo que no es casual que Santiago Ramón y Cajal naciese un primero de mayo. Trabajador incansable, es de justicia recordarle a menudo, sin necesidad de excusas.

La ciencia española siempre ha estado en crisis, a pesar de ello grandes hombres y mujeres han escrito su historia. Quizá esa precariedad, tan nuestra, aliñada con perseverancia y trabajo, haga que se agudice el ingenio y el genio florezca.

A Ramón y Cajal le tocó vivir una época muy convulsa. Nació en una España que era un Reino todavía extenso, Cuba, Filipinas, Marruecos, Guinea…, vivió la guerra de Cuba en primera persona donde cayó muy enfermo de paludismo y disentería. Fue testigo de una epidemia de cólera en Valencia, de la segunda y tercera guerras carlistas en España y de la Gran Guerra europea. Sufrió penurias económicas y vio morir a su hija Enriqueta. Murió cuando en España se había instaurado la segunda República.

Me gustaría saber que habría hecho de haber nacido en la España de hoy en día… estoy segura de que hay muchos «Ramón y Cajal» en nuestra ciencia y que sabrán sortear las dificultades con el mismo acierto que el genio aragonés.

Me permito un modesto homenaje al padre de la neurología moderna a quien debemos tanto y recordamos tan poco. [para saber más pulsa sobre la foto]

Diapositivas sobre Santiago Ramón y Cajal

 Decía Ramón y Cajal que 

«Vivimos en un país en que el talento científico se desconoce a sí mismo.»

Que por una vez no tenga razón…

 2013 ©  mj mas

_____________________________

Enlaces:

Vacunas y cerebro

Por su cerebro, vacúnalos

En el siglo XVIII la viruela mataba a 400.000 europeos cada año. Terriblemente dolorosa, si no mataba, desfiguraba o causaba ceguera. En 1796 el inglés Edward Jenner descubrió la vacuna de la viruela, y su relevancia fue tal que pronto se extendió por todo el mundo.

Expedición Balmis

El médico español Francisco Javier Balmis comprendió enseguida la repercusión del hallazgo para la salud pública. Médico de la corte de Carlos IV, aconsejó organizar una Real Expedición Filantrópica de la Vacuna que llevó el avance a América y Filipinas, y en su vuelta a España incluso a Macao, Cantón y la Isla de Santa Elena. Balmis fue pionero en las campañas de vacunación que, por su éxito, enseguida adoptaron todos los países occidentales.

El 9 de diciembre de 1979 la OMS declaró erradicada la viruela. El próximo objetivo es la polio erradicada de Europa desde hace 10 años.

sigue...

leer antes de dormir

Día internacional del libro.

En el día internacional del libro y he querido traeros dos propuestas muy diferentes que seguro despiertan el gusto por la lectura.

Las tres preguntas

de León Tolstoi

Tengo una debilidad personal por los autores clásicos que han escrito para niños tratándolos como seres inteligentes.

Esta pequeña joya es un claro ejemplo de un cuento filosófico apto para todas las edades.

Cierto emperador pensó una vez que si siempre supiera que contestar a estas tres preguntas, entonces no se equivocaría nunca,

¿Cuál es el momento más oportuno para hacer cada cosa?
¿Cuál es la gente más importante con la que trabajar?
¿Cuál es la cosa más importante para hacer en todo momento?

___________________________________________

Mis casas favoritas

de Virginia Lorente

También para reflexionar pero sobre cosas más tangibles. Este libro sobre arquitectura está escrito, ilustrado y editado por su autora, Virginia Lorente.

A través de siete obras emblemáticas del movimiento moderno acerca la arquitectura sobre todo a los más pequeños. Pensado para fomentar la creatividad y la imaginación, les explica como se inventa una casa en diferentes escenarios.

Feliz día del libro

___________________________________

↬  2013 ©  mj mas

Relacionados:

Epilepsia infantil

La palabra epilepsia procede de la griega epilambaneim, atacar por sorpresa.

epilepsia infantil

La epilepsia es una enfermedad del cerebro que causa episodios de alteración repentina y transitoria de sus funciones.

El cerebro realiza de forma simultánea múltiples tareas, conscientes e inconscientes, todas ellas complejas. Su éxito y eficacia son debidos a una organización precisa y jerarquizada en diferentes estructuras encargadas de diferentes funciones. Para que las tareas que realizan no interfieran unas con otras, estas estructuras se comunican entre sí mediante impulsos eléctricos –sinapsis– que se generan en las neuronas de forma coordinada y rítmica, lo que garantiza un resultado armonioso.

vrgCuando, por diferentes causas, un grupo de neuronas cerebrales tiene una actividad eléctrica anómala, que no sigue el ritmo coordinado de las demás, aparece una desorganización brusca y pasajera de las funciones de esas neuronas que llamamos crisis.

Cuando estas crisis se repiten, hablamos de epilepsia.

Las crisis pueden diferenciarse en dos grandes grupos según la extensión de estructuras afectadas. Cuando todas las neuronas de la corteza cerebral pierden el ritmo al mismo tiempo, hablamos de crisis generalizadas. A su vez, las crisis generalizadas pueden ser de distintos tipos según sean las características del ritmo anómalo que se genera. Así, las manifestaciones pueden ser motoras en forma de sacudidas generalizadas de todo el cuerpo, o presentarse como una desconexión del medio durante la que la persona queda «ausente», sin ningún movimiento anómalo asociado.

Cuando sólo un grupo de neuronas pierde el ritmo, las crisis se llaman focales y sus manifestaciones pueden ser muy variadas dependiendo de la función que realiza la estructura a la que pertenecen las neuronas afectadas. Pueden ser crisis motoras, visuales, auditivas, etc.  Si las neuronas afectadas consiguen imponer su ritmo a todas las demás que no están enfermas, la crisis se hará generalizada.

Cuando la crisis se prolonga durante al menos 30 minutos, la persona se encuentra en una situación de riesgo vital que se denomina status epiléptico. Esta situación, afortunadamente infrecuente, es una urgencia muy grave que debe atenderse inmediatamente en un hospital.

Causas y epidemiología de la epilepsia

En cuanto a su causa, podemos diferenciar la epilepsia en dos grandes grupos. La que tiene una predisposición genética, epilepsia primaria o idiopática, y la que es debida a otra enfermedad que lesiona el cerebro alterando su funcionamiento normal, epilepsia secundaria.

Se estima que alrededor del 5-10% de la población va a sufrir una crisis en algún momento de su vida. Muchas de estas crisis tendrán una causa aguda y no volverán a repetirse si no se repite la causa (fiebre, golpes en la cabeza, falta de oxígeno, deshidratación, etc.). Pero hasta el 20% volverán a presentar crisis, es decir, va a desarrollar una epilepsia presentando crisis recurrentes y no únicas. El diagnóstico de epilepsia se basa en la repetición de las crisis.

La mayoría de casos de epilepsia aparecen en las edades extremas de la vida, durante la infancia y en personas mayores de 70 años. Épocas en las que el cerebro es más vulnerable a la enfermedad y las conexiones entre las distintas estructuras cerebrales sufren cambios profundos. En la infancia, por el extraordinario crecimiento cerebral que acontece, creando nuevos circuitos que posibilitan el aprendizaje. En los ancianos por la progresiva desaparición de estos circuitos.

Diagnóstico de la epilepsia

Como ya hemos dicho, el diagnóstico de la epilepsia es clínico y se basa en la repetición de las crisis.

Especialmente en la infancia, las crisis no siempre son fáciles de identificar y además sus características dependerán de la edad del paciente, de modo que ciertos tipos de crisis sólo se presentan a determinadas edades. El tipo más conocido, por su espectacularidad, son las motoras generalizadas, que cursan con pérdida de conocimiento y sacudidas de todo el cuerpo. Pero las crisis no siempre son tan evidentes. Ante todo episodio involuntario, de aparición brusca, duración breve (segundos o minutos) y cese espontáneo que se repite en el tiempo y cuyas características son siempre muy parecidas, debemos sospechar una epilepsia y consultar con un neurólogo infantil.

Puesto que el diagnóstico es clínico, una historia clínica completa y organizada y especialmente  la descripción detallada de las crisis es la herramienta diagnóstica más potente. Si el niño tiene edad suficiente y está consciente durante el episodio, es importante que nos relate él mismo lo que ha sucedido. Debemos pedir a los que han presenciado la crisis que nos la describan minuciosamente. Si se puede, y especialmente en niños pequeños, conviene grabar las crisis en vídeo (con la cámara del teléfono móvil) y mostrárselas al neurólogo en el momento de la consulta.

Es muy importante diferenciar la epilepsia de otras causas de crisis. Las convulsiones febriles, los espasmos del llanto, los terrores nocturnos, el sonambulismo son causas benignas que deben tenerse en cuenta en el diagnóstico diferencial de la epilepsia. Aproximadamente 1 de cada 5 consultas por convulsión tiene un diagnóstico distinto al de epilepsia.

Para completar el diagnóstico, se realizará un electroencefalograma (EEG) y a veces una resonancia magnética cerebral. En algunos tipos de epilepsia, estará indicado un estudio genético específico.

Tratamiento de la epilepsia

Dependiendo del tipo de epilepsia, de la edad del paciente y del resultado de las pruebas complementarias se escogerá el fármaco antiepiléptico más adecuado para cada caso y se mantendrá un mínimo de 2-3 años antes de valorar la posibilidad de retirarlo. Tres de cada cuatro niños tendrá un buen control de las crisis con el tratamiento farmacológico adecuado.

En las epilepsias secundarias, tendrá que hacerse un buen estudio de la causa con el fin de eliminarla si es posible.

Pronóstico de la epilepsia

Dependerá de la edad de aparición de la epilepsia, de si se trata de una epilepsia secundaria o genética, de la rapidez con que se inicia el tratamiento y de su eficacia.

En general, la mayoría de las epilepsias de la infancia son benignas y tienen un pronóstico excelente si se diagnostican y tratan correctamente por un especialista experimentado en epilepsia infantil. La mayoría de niños con epilepsia llevan una vida normal, no necesitan escolarización especial ni tienen dificultades en sus aprendizajes. Pueden y deben realizar las mismas actividades que sus iguales y debe exigírseles el mismo esfuerzo y rendimiento.

Cuatro de cada cinco niños con epilepsia tendrá una remisión completa de la enfermedad al llegar a la edad adulta.

↬  20.octubre.2019 © mj mas

_______________________________________<sobre esta información>

Bibliografía:

  • R. García-Ramos. FEEN: Informe sociosantario FEEN sobre la epilepsia en España. Vol. 26. Núm. 09. Noviembre 2011.
  • T Durá Travé. Incidencia de la epilepsia infantil. Vol. 67. Núm. 01. Julio 2007.
  • Clasificación y terminología de las epilepsias.
  • Epilepsias y síndromes epilépticos del preescolar y del escolar. Protocolos de la AEP 2008.

Relacionados:

Dibujo: Tang Yau Hoong en Flickr

A %d blogueros les gusta esto: