leer o no leer, esa NO es la cuestión – día del libro


 
Las palabras, el lenguaje, facilitan el pensamiento, lo hacen más fluido, abstracto y reflexivo, nos comunican con los demás. Los genes de nuestros padres nos capacitan para el lenguaje, su idioma nos transmite nuestra herencia cultural.
La escritura transmite la información. La lectura da acceso a todo el conocimiento que nos precede, desencadena procesos mentales y evoca emociones. Todo el cerebro participa en estas tareas, pues si leer requiere la coordinación de los sistemas visual y auditivo, escribir incorpora además a los circuitos de la manipulación.
Un libro es un objeto bello y una lectura bien escogida un acto de belleza…

sigue...

memoria, memorias, fin de año


 
Nuestro cerebro es un prodigio de la adaptación. Probablemente el cerebro humano es el órgano de la naturaleza mejor dotado para adaptarse a su entorno y adaptar el entorno a sus necesidades.
Adaptarse exige un aprendizaje y para aprender hay que recordar. Aunque nuestra capacidad de aprender es innata, nuestros aprendizajes no. Los aprendizajes son el fruto de la continua interacción entre nuestras capacidades y nuestro entorno, modifican las conexiones y la estructura íntima de nuestro cerebro y desde el momento en que nacemos estamos ya aprendiendo, aunque no lo recordemos.
Aprendemos de nuestras experiencias, que sobre todo surgen de nuestra relación con los demás. Porque en cierto modo los demás nos construyen y forman parte de cada uno de nosotros, como cada uno forma parte de aquellos con los que se relaciona.
En su continua adaptación el cerebro necesita olvidar. Recuerda sólo aquello que le emociona, que le es útil o le hace falta en su día día…

sigue...

lenguaje y mente

lenguaje-y-mente-wittgenstein
 
El cerebro humano es un órgano extraordinariamente complejo cuyo funcionamiento nos asombra e intriga.
Cómo es posible que de un entramado de neuronas y otras células surja una personalidad, una manera de estar en el mundo, un mundo propio. ¿Cómo las señales físico-químicas de las sinapsis se transforman en ideas? ¿Cómo emerge la mente? Este sigue siendo un gran misterio para la neurociencia y para la comprensión del ser humano.
El estudio del neurodesarrollo humano es sin duda clave para comprender mejor esta transformación del cerebro en mente.
Nacemos con nuestras capacidades sin desarrollar. La comunicación y el lenguaje aún no están presentes en los primeros años de nuestra vida, de los que no recordamos nada….

sigue...

el pensamiento en el autismo

el misterio del autismo

El autismo es un trastorno que afecta al desarrollo cerebralneurodesarrollo– alterando la adquisición de las habilidades que facilitan la comunicación y la interacción social.
cognición en el autismoA menudo las reacciones de las personas con autismo provocan desconcierto y parecen muy extrañas. Es frecuente encontrar rabietas y conductas desbordantes que son una reacción frente a la frustración y que resultan incomprensibles para los que les rodean.
Por otra parte causa asombro encontrar aptitudes extraordinarias –por ejemplo en matemáticas, dibujo o pintura– en personas que tienen enormes dificultades comunicativas y sociales.
Al hablar sobre autismo y neurodiversidad, decía que el autismo es desconcertante porque permite intuir lo más profundo del funcionamiento cerebral humano. La neurociencia intenta explicar cuales son las alteraciones cerebrales y los procesos mentales que subyacen a la sintomatología del autismo.
Estamos lejos de saber cuales son las causas del autismo, aunque sospechamos que hay una herencia genética, pero empezamos a conocer mejor como son las alteraciones que esas causas producen en el cerebro.
En esta, y en las próximas entradas, vamos a intentar explicar qué sucede en el cerebro de la persona con autismo.
Para empezar hablaré de

los procesos mentales en el autismo.

sigue...

Feliz 2016, un año bisiesto

El tiempo es una medida humana.

Una medida que además nos obsesiona, ¡y mucho!
Feliz 2016¿Existe el tiempo sin alguien que lo observe? Es relativo –como bien explicó Einstein– y la forma de medirlo no es constante, ni entre culturas ni en la historia.
El tiempo se nos escapa, y cuantos intentos hacemos por detenerlo o precisarlo resultan en una necesidad de ajuste porque, aunque nos obsesiona, no podemos medirlo más que con nuestra imperfecta mente.

sigue...
A %d blogueros les gusta esto: